Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 17/08/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María José Cordero
12/11/2015

La diestra y la siniestra

Todo en la vida tiene sus pros y sus contras. Excederse en algo beneficioso puede llegar a ser perjudicial. El punto de equilibrio es como un puente apoyado en un pilar, en el lugar exacto, para que no se tambalee o se desmorone en mil pedazos toda una estructura.

 

Si aplicamos todo esto a la Educación, a los consabidos “deberes” de nuestros colegiales, tenemos que ir con sumo cuidado para no traspasar la línea que convierte un dominio o destreza, en una angustia, en falta de tiempo hasta para sonreír.

 

Existe una forma, del todo extraña entre algunos docentes, que atiborran a los alumnos con un sinfín de tareas para hacer en casa, en muchos casos, en un tiempo inexistente. La jactancia de algunos profesores de que cuantos más deberes uno es mejor maestro, el más duro, con el que es más difícil aprobar, no es garantía de alumnos más preparados; muchos memorizan pero no sienten, no hacen suya la materia porque no se les trasmite de forma apasionada, vírica, es decir: por contagio.

 

Si el docente no es un apasionado de lo que enseña, ¡apaga y vámonos! Algunos se escudan en “los deberes” para enmascarar su falta de apego a la enseñanza, que la utilizan como un medio de vida; pero no les da vida.

 

Con esto no quiero decir que no haya que trabajar las materias de forma individual, interactiva, incluso dentro del aula: el profesor explica y manda a sus alumnos hacer, in situ, un ejercicio para saber cuál es el grado de comprensión de lo explicado. No lo deja para el día siguiente; otro ejercicio más para llevar a casa, a modo de reflexión, y sería más que suficiente. Si a esto le sumamos otras 7 u 8 asignaturas más por curso, ya estamos pasando de la diestra a la siniestra, o mejor dicho: a lo siniestro. Al sin fin de tareas interminable que roban la infancia de los niños y les obligan a relacionarse sólo con su ‘tablet’, en los escasos tiempos que les quedan libres.

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress