Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 21/09/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
21/12/2015

Antonio Serrano dimite como presidente de la gestora por profundas desavenencias con Victorina Alonso y el PSOE

Guardar en Mis Noticias.

[Img #19693]

 

Nueve meses después de que fuera disuelta la Agrupación Socialista de Astorga, Antonio Serrano García, el presidente de la gestora que está pilotando el proceso para dotar de una nueva estructura al Partido Socialista en la ciudad, ha presentado su dimisión. La carta de renuncia a seguir encabezándolo la presentó el 30 de noviembre.

 

Aunque según Serrano el motivo principal de su dimisión son sus responsabilidades profesionales, lo cierto es que se va "porque había cosas con las que no estaba de acuerdo. Lo que en principio era una cuestión de un par de meses se iba a alargar más de un año". La gestora que presidió finalizó su mandato el 30 de junio pero al no resolverse la situación "quedó prorrogada de facto", ha señalado. Según fuentes consultadas, el PSOE de Astorga continuará en este régimen de interinidad al menos hasta el próximo mes de junio, cuando se hayan celebrado los congresos en cascada de los próximos meses, comenzará el de la federal al que seguirán el autonómico y el provincial para elegir a los secretarios generales que conducirán este momento difícil del PSOE en esta nueva etapa en la que el bipartidismo ha pasado a la historia.

 

Polémicas afiliaciones

Los desacuerdos también afectaban a la manera como se está intentando reflotar la agrupación, "afiliando a todo el mundo posible, a cualquier persona, hasta el momento de presentar la candidatura" para la Secretaría Local, "no me parece una estrategia elegante ni limpia", ha asegurado Antonio Serrano que de haber continuado al frente debería haber firmado las nuevas adhesiones.

 

Esta estrategia "es una artimaña política" para que Victorina Alonso "se haga con el control de la agrupación", ha explicado Ángeles Rubio, secretaria de Organización hasta que en el pasado mes de marzo la ejecutiva provincial disolvió la agrupación, después del doloroso parto de la candidatura del PSOE a las elecciones municipales, que se llevó por delante a la primera agrupación socialista que se estableció en la provincia allá por la primavera del año 1897. Ángeles Rubio, miembro del sector del PSOE en el que se encuentran Juan José Alonso Perandones, Luis Álvarez o Joaquín Carro, entre otros, ha manifestado que "seguiremos ahí como militantes, no nos vamos a ir, somos socialistas y puede afiliar a toda Astorga, traerlos de fuera, hacer lo que crea conveniente, porque no nos vamos a ir".

 

Victorina Alonso se defiende afirmando que "estamos hablando con simpatizantes que se han dirigido a nosotros o que en algún momento han colaborado, para invitarles a que se afilien. Desde el primer momento hemos tratado de recomponer el PSOE. No se está haciendo nada fuera de la legalidad, tratamos de haya gente que luche por las ideas socialistas".

 

Enfrentamiento entre las dos corrientes

El enfrentamiento entre las dos corrientes, hasta el momento (por lo que parece) irreconciliables, ha sido otro de los motivos por los que Antonio Serrano se ha desvinculado de la gestora. "Algunas cosas se han hecho muy mal en Astorga, no me gustaron los escritos" enviados a los medios de comunicación por Victorina Alonso y Mercedes G. Rojo después de las elecciones municipales, en los que se evidenció públicamente las posiciones irreconciliables entre los dos sectores. Serrano que ha intentado canalizar la gestación de la nueva etapa del PSOE astorgano hacia el acuerdo y la unión se queja de que "cuando he intentado hablar con todo el mundo, se me ha desanimado a hacerlo. La única forma de remontar es que sea capaz de aunar las dos corrientes".

 

A Astorga Redacción le constan los acercamientos de Antonio Serrano, al menos en tres ocasiones, al sector que mantuvo al Partido Socialista al frente del Ayuntamiento de Astorga durante más de dos décadas, pero la imposibilidad de un acercamiento le ha llevado a 'tirar la toalla'.

 

Victorina Alonso cree que "el camino de la concordia y unidad es el mejor", entiende que "más vale un acuerdo aunque no sea perfecto que una guerra". No obstante, prefiere ser cauta y esperar a "ver qué pasa y qué se decide".

 

Más abandonos

La lentitud con la que se está resolviendo tanto la convocatoria de una asamblea que dote de una nueva ejecutiva a la agrupación, como la resolución del expediente abierto a los militantes del sector no oficial, han provocado el desencanto no sólo de Antonio Serrano sino también de un nutrido grupo de simpatizantes que se presentaron en la candidatura liderada por Victorina Alonso a las elecciones del mes de mayo. Junto con quien fuera el presidente de la gestora han abandonado, al menos, cinco candidatos. Según fuentes consultadas, la puntilla a la desgana de continuar colaborando con el PSOE se desencadenó en la última reunión mantenida con el secretario provincial, Tino Rodríguez, a finales de noviembre, antes de que Serrano presentara su dimisión, "algunos estamos hartos de que no se solucione" el expediente, que en el caso de Julio Ramos y Juan José Simón podrían acabar en expulsión por romper la disciplina de voto en uno de los últimos plenos de la pasada legislatura, cuando las relaciones entre los miembros del equipo de gobierno eran muy tensas. En aquella reunión con Tino Rodríguez algunos espeaban que después de ocho meses se resolviera pero no fue así, alguno de los presentes abandonó la reunión antes de que finalizara.

 

Según Victorina Alonso, las normas del partido son estrictas, "los expedientes se tienen que resolver por los cauces reglamentarios y por quien corresponda". La ex alcaldesa ha aclarado que todo el proceso se desarrolla con lentitud porque "el partido ha estado volcado trabajando en las elecciones".

 

La dimisión de Antonio Serrano no afecta, según Victorina Alonso, a la gestora. Mercedes González Rojo y María Martínez forman parte de la dirección y son ellas quienes están al frente en estos momento tomando las decisiones, principalmente, económicas, de esta 'ejecutiva' de transición.

 

"Nos han hurtado tres asambleas"

Desde el sector no oficial, Ángeles Rubio ha precisado que "nos han hurtado tres asambleas", la de la elección de la candidatura al Ayuntamiento de Astorga, la del cese de la gestora y el nombramiento de la nueva ejecutiva "que debería haberse hecho a los tres meses" de la disolución, y la tercera asamblea debía haberse celebrado en el momento de proponer a los candidatos a las elecciones generales del 20-D, "nos consta que no hay intención de convocar nada y de mantenernos al margen". Rubio se queja de no haber conocido unos métodos tan "dictatoriales" como los que pone en práctica la actual ejecutiva provincial, quien tiene la responsablidad de acelerar el proceso. El malestar que vienen larvando desde el 6 de marzo de 2015, momento en que la ejecutiva provincial toma las riendas de la agrupación a través de la constitución de una comisión gestora lleva a Ángeles Rubio a señalar que "incumplen todas las normas internas, si hasta el presidente de la gestora dimite ¿qué podemos hacer los militantes, en qué partido estamos?", ha concluido.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress