Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 28/05/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Mercedes G. Rojo
9/03/2016

Manuela Rejas. Su último juego de ilusionista, desaparecer un 8 de marzo

MANUELA REJAS. SU ÚLTIMO JUEGO DE ILUSIONISTA, DESAPARECER UN 8 DE MARZO

El pasado día 6 de marzo, se cumplieron 6 años de la muerte de Manuela Rejas, una mujer cuya biografía debería serimprescindible conocer, especialmente entre quienes permanentemente se quejan de la vida y sus circunstancias. Su  existencia fue un constante juego de ilusionismo a través del cual se zafó muchas veces de la muerte que la acechaba desde su nacimiento. Hasta que el último juego le salió mal y fue ésta quien consiguió, por fin, engañarla a ella. Manuela nació libre de corazón y de espíritu, y así vivió y así murió a pesar de las terribles circunstancias que la rodearon, muchas de las cuales dejó plasmadas en sus escritos, como los relatos recogidos en su libro '15 historias en carne viva'.

 

Conocí a esta increíble mujer por casualidad, en Veguellina. No tenía un carácter exactamente fácil, pero conectamos enseguida y pronto nos unió una buena amistad, a través de la cual pude conocerla mejor y descubrir muchas cosas sobre la vida, sobre la suya, y sobre la vida en general. Me dejó una profunda huella que he intentado plasmar varias veces en escritos realizados sobre ella.

 

Hace un par de meses, en un encuentro poético con Manuela Bodas, quien como yo la tenía como amiga, surgió un pequeño homenaje a su memoria. En ese momento yo le dediqué un poema, de mis primeros tiempos, el primero con el que fui galardonada. Entonces yo estaba aún muy lejos de conocerla, pero le encajaba como anillo al dedo.  Manuela pasó una parte importante de su vida trabajando en el circo, donde hizo de todo, incluso de payasa. Y  cuando la conocí en Veguellina continuaba intentando hacer reír a “sus viejitos” de la residencia de ancianos todos los días, por encima de sus padecimientos personales.

 

Como el payaso de mi poema, ella escondía penas, “sus penas”, tras carcajadas. Las penas de su enfermedad que sabía que antes o después la abocarían a la muerte pero ante la que no se resignaba, las penas del Parkinson de su marido, compañero fiel con el que compartió circo, familia y vida. Así que consideré oportuno, en aquel pequeño homenaje, dedicarle aquel poema que nunca llegué a compartir con ella en vida.

 

Hoy han pasado seis años, pero parecen toda una vida sin ella, a pesar del poco tiempo que pudimos compartir juntas. Un tiempo en el que me demostró la importancia del coraje y las ganas de vivir y de luchar contra las injusticias. Manuela, a pesar de fallecer el 6 de marzo, nos dejó definitivamente el 8 de marzo de 2010, cuando sus cenizas – como siempre había deseado y así dejó escrito – fueron a encontrarse con el mar tras ser esparcidas sobre el río Órbigo, el río que la enamoró para siempre y que hizo que viviera el final de su destino en Veguellina de Órbigo.

 

No podía ser de otra manera, pues ella fue siempre una luchadora, trabajadora incansable que luchó por la consecución de sus sueños y que denunció las injusticias sufrió por las mujeres.

 

Ella formó parte de uno de los múltiples homenajes que otras mujeres de Astorga, auspiciadas por la entonces Concejalía de Igualdad, le rindieron, como llamada de atención para el resto de que solo luchando por nuestros sueños y por nuestros derechos podremos llegar a conseguirlos, de verdad, algún día.

 

¡Va por ti, Manuela Rejas!

 

…Es un payaso que esconde/ tristezas tras carcajadas,/ quien hace olvidar al mundo/ que, en vez de cantar, lloraba...// La noche está apagando/ las estrellas de su cara,/ y una sonrisa se borra/d e una máscara pintada...// ... Con angustias de otras vidas,/ nuestras penas ya se calman.  

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress