Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 12/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María José Cordero
4/04/2016

Afórame otra vez

¡Memos, que sois unos memos! Todo os lo tragáis. Esta panda de amiguetes que nos hemos colado en los partidos políticos para nuestros negocios particulares, para enriquecernos cuanto antes, es un auténtico chollo.

 

Además, como nosotros aprobamos las leyes, pues vamos y aprobamos una que nos afora ante el riesgo de que nos pillen con las manos en la masa. Jajaja…¡Qué risa, es que me parto!


Me han nombrado consejero de un banco y un listillo, de los de altos vuelos, ha ingeniado una estrategia que nos va a hacer ganar dinero a mogollón. ¡Qué tío más grande! Primero abrimos unas cuentas de inversión con un interés rentable para los accionistas, luego las quebramos todas y nos llevamos la pasta. ¡Genial! ¡Pero nos la llevamos a Suiza, que ahí está más segura!


Además, con el dinero de las inversiones públicas… ¡ojito! que yo no soy de los que ve pasar la pasta y me quedo cual momio sin trincar nada; con eso, 'tenemos chollo p’a rato'.  Además, cada vez que vemos 'carnaza' cantamos eso de  “Devórame otra vez”, pero con la letra cambiada, ya me entiendes. ¡Qué risas pasamos! De todas formas, a una mala, si nos cogen, estamos un tiempito a la sombra, pero de devolver… ¡aquí no se devuelve ni la bilis!
Las empresas están a nuestros pies porque si no hay parné para nosotros, no hay trabajo para ellas, ¡y todos tan contentos!


Cuando termine la legislatura ya le he comentado a mi jefe de partido que tiene que recolocarme en algo, pues con el trabajo que tenía antes, me quedo en la miseria… ¿Quién mantiene el nivel de vida? Eso no puede ser.

 

Pero 'ná', no hay peligro, para eso están los puestos de consejeros, asesores, o el Senado, en donde moran los dinosaurios de la política española con relajo absoluto y una buena paga, mas retribuciones varias.


¡Esta vida es de traca! Los de a pié ¡que se aguanten! Nosotros somos diferentes, ellos a currar que tienen que levantar el país y que ni rechisten, como se salgan del tiesto… ¡multa al canto y a la cárcel! Que es donde tienen que estar todos esos zarrapastrosos.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress