Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 17/10/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tomás Valle Villalibre
18/04/2016

Manolo Tena (la voz rota)

El reloj de la suerte marca la profecía / deseo, angustia, sangre y desamor / Mi vida llena y mi alma vacía / Yo soy el público y el único actor"

 

Manolo Tena tenía 64 años y un cáncer de hígado que se lo llevó en silencio, un silencio similar al que había mantenido durante los últimos siete años y con el éxito de su nuevo trabajo, Casualidades, recién sacado de su chistera de mago. Un disco dedicado a sus “verdaderos” amigos y a los que le ayudaron sin condiciones cuando muchos solo deseaban hacer leña del árbol caído. Había dejado atrás su infierno y su deseo era alcanzar el respeto de la gente, ser una persona más y convivir con la enfermedad y sus problemas, pero sin meter ruido. “Si te marchabas de viaje y alguien nombra al innombrable / mejor deshaces tu equipaje / Tocar madera…”

 

Hace pocas fechas vi en una cadena de televisión su último proyecto “A mi manera”, en el que compartía protagonismo con Antonio Carmona, Sole Giménez, Nacho García Vega, Mikel Erentxun, Marta Sánchez y David de María. Un documental producido por su hermano Rafa, que siempre creyó en él y que ha sido parte importante en estos dos últimos trabajos. Manolo Tena decía de sí mismo que no había tenido nunca mucha autoestima, que siempre había sido un tipo acomplejado y tímido. Era ahora cuando empezaba a aceptar que como todo el mundo, tenía altas y bajas pasiones, virtudes y defectos. El calvario de las drogas había quedado atrás, estaba en recuperación y loco por vivir. “Cuando nadie creía en mí, apareció mi hermano, que me ha hecho creer en mí a pesar de mí”. Se consideraba el superviviente de un grupo de amigos y compañeros que habían transitado por un camino similar que solo ellos entendían y que había sido una fatalidad, refiriéndose a Antonio Vega, Enrique Urquijo, Antonio Flores y Juan de la Rosa. “Quiero ser mar sólo consigo espuma / quiero avanzar solo consigo espuma / sin ti no puedo por qué no me ayudas / todo se vuelven dudas”.

Eran mediados de los setenta y principios de los ochenta. La Movida Madrileña hizo que emergieran grupos como Leño, Coz, Topo, Kaka de Luxe, Tequila, Asfalto y Cucharada, del que Manolo Tena era la voz y tocaba el bajo. Comenzó a sonar Social Peligrosidad, su canción más significativa que arremetía contra una ley de vagos y maleantes heredada del franquismo, que perseguía y metía en el mismo saco a los drogadictos, las putas y maricones, con otras gentes de mal vivir. La trasgresión de su letra hizo que este tema se prohibiera en la radio de entonces. "Pablo El Trapero es un homosexual / le gustan los tíos como a ti la libertad / un día la ley le mandó enchironar / diciendo que era un peligro social...". Tuve la suerte de asistir a varios conciertos de Cucharada, algunos de ellos en La Bañeza. Inolvidables conciertos de veinticuatro horas en los que tocaban varios grupos y ellos solían ser de los asiduos en cartel. Eran tiempos de Rock y Rollo en los que todos vivíamos los conciertos con ansia de libertad.

Se fue Manolo Tena, el cantante/poeta maldito, pero nos quedarán sus grandes temas: TOCAR MADERA, SANGRE ESPAÑOLA, ESTA NOCHE ALARMA, FUEGO EN LA PIEL o FRIO, entre otras. “Grito los nombres pero nadie responde / perdí el camino de vuelta al hogar / sé que estoy yendo pero no sé hacia dónde / busco el principio y sólo encuentro el final”.

 

Descansa en paz, Manolo Tena

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress