Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 12/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
20/04/2016

Fue como un sueño. Recuerdo de la II República, sus logros y sus tropiezos. Jornadas del 15 al 17

Por MIGUEL GARCÍA BAÑALES /

 

[Img #21532]

 

El viernes 15 de abril a las 8.35 empezó la conferencia en la Ergástula. El tema a exponer consistía en homenajear la II República y explicar por qué fue un sueño que nunca existió y quién fue el culpable de que no se cumpliera.

 

El objetivo principal de la conferencia era derribar esos tópicos que tanto han calado en el tiempo. Que la República no tenía legitimidad. Que lo único importante que hizo ésta fue solamente la educación. Que el país estaba muy excitado por las continuas huelgas y asesinatos. Que la culpa de su fracaso se debió a las izquierdas. Que el Frente Popular era un Frente revolucionario. Que después de las elecciones del 36 el Frente Popular quería tomar el país.

 

En el año 1931, al marcharse el Rey, el Gobierno que había pedirá urgentemente la entrada de un gobierno provisional. Se harán unas elecciones legislativas, en las que el pueblo votará una inmensa mayoría republicana. Se confeccionará una constitución votada también por una mayoría aplastante. Y  a continuación se nombró el primer Presidente de la República. Su legitimidad era plena.

 

Los avances en educación fueron impresionantes, pero también en los derechos de la mujer. También en la sanidad, que ya por fin depende del Estado, y por fin también comienza la prevención de enfermedades y la preocupación por el control de alimentos, también atiende el ámbito familiar, los domicilios...Y también sobre todo la legislación laboral que protegía al jornalero del campo que hasta entonces estaba muy desprotegido. Se amplió mucho los derechos del trabajador en general: los seguros de enfermedad, de accidente, de paro forzoso,..., las vacaciones de siete días, el derecho a la huelga. No sólo lo hicieron bien en la educación.

 

La violencia social. En el primer período 1931-1933 se parte de unos salarios muy bajos y de una represión fuertísima sobre los trabajadores.  Estos, a pesar de tener reconocidos unos derechos nuevos, tendrán que luchar por ellos con las huelgas ya que los empresarios se resisten a concederlos, es decir, a cumplirlos. La excepción, la CNT, que no se atenía a la legislación. Incluso se dirá que los grandes movimientos revolucionarios que se produjeron por ésta estaban pagados por la oligarquía. La UGT se mantendrá dentro de la legislación y los dos incidentes más graves con ella no serán por culpa de la UGT, sino por la Guardia Civil. La mayoría de las huelgas eran legales.

 

[Img #21533]

 

La izquierda no tuvo la culpa, a pesar de los grandes errores que cometió. La revolución del 34 fue un fracaso, un gran aberrante fracaso. El Gobierno con sus medidas la debilitó, la provocó cuando quiso y la derrotó. Lo que quedó fue una gran represión, encarcelamientos masivos, asesinatos, torturas,... A partir de ese momento la tranquilidad laboral fue completa, era lo que pretendía el Gobierno y la izquierda no se dio cuenta, no sabía que su fuerza estaba en la democracia.

 

El Frente Popular no era revolucionario, lo crea Martínez Barrio del centroderecha republicano ante la persecución de Azaña por la derecha republicana y tradicional. Su finalidad será: recuperar los derechos que se perdían, recuperar la actividad sindical castrada y la amnistía por los sucesos del 34.

 

El Frente Popular no quería tomar el país ni se preparaba un movimiento comunista. La sublevación militar se fue fraguando desde 1931, dos intentos de golpe de Estado ese año, un golpe en 1932, otro preparado en 1933, un intento en 1934, otros dos en 1935. Un intento de secuestro y de asesinato de Azaña tres veces. Seguiríamos y seguiríamos, hicieron tantas cosas contra la República, se ensañaron tanto con ella, tanto...

 

Diseñé la conferencia de modo fraccionado, con textos independientes, para que el texto fuera leído a dos voces. En los intervalos relatos de Oscar González y Sol Gómez, canciones populares leídas y poemas por Mirian Chana y Toñi Reinares y canciones por Carlos Huerta.

 

El texto leído a dos voces, la de Sol y la mía. Simultáneamente se proyectaron fotografías con un texto explicativo y la entrada de los textos iba acompañada de canciones que daban título a los mismos.

 

Y aunque terminó a las 22 horas como estaba previsto hube de suprimir algunos textos e intervenciones, cuestión ésta sobre la que pedí disculpas públicas. El gran dilema de mis conferencias es: si la hago ligera no convence, se diluye, ya que los tópicos que se trasmitieron son muy potentes y han calado en el tiempo. Si la argumento demasiado tal vez se vuelva densa.

 

El último apartado fue la exposición de fotografías sucesivas de represaliados de Valderas y de Astorga acompañadas de la música de “Fue como un sueño”. Las últimas fotos un pequeño homenaje a Antidio, el padre de Sol, un ejemplo contra el olvido. Al padre de Antidio le quebraron el sueño  en las tapias del cementerio de Astorga al ser fusilado. En una carta de despedida emotivamente se consideraba a sí mismo “un mártir por la libertad”. Por lo que a continuación Carlos nos cantó el “Himno a la libertad” de Labordeta, era su deseo, soñó con ello, como todos.

 

[Img #21534]

 

Valderas y Astorga en temas de Memoria están muy vinculadas, le llamo “hermanadas”. Esto procede de la relación del Ateneo con Sol  y la de Sol con el Ateneo. El otro día me comentaban: ¡Hay que ver esta familia, siempre están todos en todos los actos que se organizan! Su compromiso con la Memoria es muy elocuente de su lucha contra el olvido. Su batalla, la suya, la han ganado. Siguen ayudando y reconfortando a los que están en ella, que aún siguen en ella.

 

Para mí significan mucho Valderas y Astorga, he rehabilitado personas de las dos, me siento muy vinculado a Valderas. Lo que pasó en este pueblo es muy pedagógico para entender como fue la época republicana. Por eso en la conferencia compartí sus historias.

 

Finalicé con que el sueño en Astorga acabó cuando a los militares de aquí, que habían prometido no sublevarse hasta tres veces, les dijeron desde León por teléfono: ¡Fútbol, fútbol! Con estas palabras se sublevaron y el sueño, el ansiado sueño, se esfumó. Un viento helado y tétrico se lo llevó y ese viento seguiría en el tiempo azotando y azotando.

 

Despidió Abel Aparicio, organizador del acto, que presentó la conferencia también. Todos los que colaboraron lo hicieron fantásticamente bien. Mis felicitaciones.

 

El 17 por la mañana acto de recuerdo en el cementerio. Nunca había estado. Fue precioso. El tiempo sin piedad descargó el agua justo al comenzar, pero no hizo desmerecer nada el acto, al revés ganó en intensidad, incrementó la nostalgia, nos meció los sentimientos entre retazos de alegría por el olvido roto una vez más y de tristeza al recordar tantos sueños desgajados. De allí no se movió nadie.

 

Presentó Abel, organizador del acto. La bandera de la II República en un mástil como en la conferencia, con gran dignidad. Símbolo de los sueños de los casi quinientos republicanos cuyos restos están en el osario, espacio que ocupa el panteón digno y austero

 

Se leyó un verso de Miguel Hernández por Carlos de la Juventudes Comunistas.

 

Se tocó el himno de Riego símbolo de las muchas y diferentes ideologías de los que están allí. En el grupo musical Cristina, Pepín, Javier, Toñín, Paco y Gabriel.

 

[Img #21535]

 

A continuación habló Carmen Valderrey, empezó con: “Hoy nos encontramos aquí con un doble objetivo: recordar a quienes con gran respeto y cariño no queremos borrar de nuestra memoria y olvidar todo aquello que nunca debió suceder”. Apuntó: “no olvidar que la mujer fue represaliada dos veces”, como así fue. Terminó con Miguel Henández: “Entre las flores te fuiste. Entre las flores me quedo”. En las flores que pusimos después estabámos todos.

 

Siguió el acto con la lectura a dos voces de la relación nominal de fallecidos de Astorga y los nombres de los fusilados de Valderas en la tapia del cementerio. Las voces, de Abel y Cristina. Javier Rodera tañía el triángulo a cada cambio de fecha de fallecimiento y lugar. A continuación se leían los nombres. Entendí mejor lo de la lluvia, que se preguntaba Perandones en su blog, eran las lágrimas, las lágrimas de los familiares derramadas en el tiempo. Los tañidos del triángulo eran los gritos de los nombrados, que clamaban por salir del olvido. Lo pensé al recordar que la persona que estaba a mi lado empezó a llorar, lloró todo el tiempo, asentía con la cabeza las circunstancias que escuchaba similares a la suya.

 

Dos personas más a mi lado al escuchar el nombre de su abuelo, Bienvenido, se derrotaron, como Susana en el acto de Valderas, que emotivo fue.

 

[Img #21537]

 

A continuación la ofrenda de flores. Carmen por el Ateneo puso un centro. Sol Gómez Arteaga, nieta de José Gómez Chamorro, Carlos Pérez Martín, nieto de Bienvenido Martín Yuste, José Manuel Vilameá Curiel, sobrino de Eugenio  Curiel Curiel, lo pusieron juntos en el panteón, los colores del centro la bandera republicana. Mi recuerdo estaba allí, el osario lo conocí antes de que fuera panteón y dije que no era digno. En mi recuerdo estaban además todos los que he rehabilitado. El general Cabrera, el alcalde Carro, el médico Cortés, el maestro Gerardo, el sacerdote catedrático Bernardo, la modista Balbina, estaban todos,  además de todos mis generales y almirantes que también pinté sus nombres con los demás en San Marcos en septiembre. Los puse a todos.

 

Tocó oración Pepín. Silencio. Se buscaba una pieza que recogiera oración y silencio, lo que se merecen.

 

Habló Sol, como siempre, potencia de sentimiento, estilete de la ternura, como aguja que cose el recuerdo, que entra en todos. Su abuelo, sus bisabuelos, su padre,...

 

Habló José Manuel, entrecortado, casi llorando, sentimientos plenos, catarsis pura y dura, su tío Eugenio, su madre, su abuela...

 

Sol, José Manuel, los respeto tanto, dos estilos, dos vidas, dos maneras de vivir el recuerdo, unidos.

 

Alternativa iba la música del grupo musical. Tocaron  “Funeral of Queen Mary, “Trompa en fa”, “A las barricadas”.

Despedida de Abel, se acabó, el año que viene más, y más.

 

Dejó de llover, dejamos de llorar.

 

Que no, no me olvido de ti Arcadio, espero que el año que viene estés en la ofrenda de las flores por tu abuelo y, si se hace bien, estarán más. Espero también que se le haga un homenaje al Alcalde Carro, a Cortés, a Gerardo, a Balbina, a los que yo llamo socialistas menores, es decir, a todos.

 

En fin, este es el recuerdo a unas jornadas llenas de sentimientos, alegría y tristeza, que quise compartir con vosotros.

 

A los que compartís estos un abrazo fuerte, a los que no, como dice el Tao, otro también.

 

[Img #21536]

 

Mi recuerdo a Paco, el padre de Toño y Ernesto. Nos vimos cuando le pusieron el paseo al General Cabrera, año 2008. ¡Qué alegría teníamos, por fin se empezaba! Cuantas charlas en la terraza de la gasolinera, hasta aquel día que te dormías. Estés donde estés, un abrazo.

 

Otro dilema. ¿Que hace un 'monárquico' como yo ensalzando la República? Es fácil de entender. Antes que un sistema, que una política, están las personas, verdad, las personas, siempre las personas. La vida es un juego, que hay que saber jugar, ¡verdad señora reina de los mares!

 

Hoy: ¡Salud y República! Mañana, igual también.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress