Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 20/09/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
9/05/2016

Preocupación por los ríos y los campos de cultivo

Guardar en Mis Noticias.

Con las lluvias sin dar tregua, los ríos y los campos de cultivo no están para bromas. La Confederación Hidrográfica del Duero prevé que los ríos de nuestras comarcas -situadas en el oeste de la provincia- mantengan sus caudales elevados, por encima de los niveles de alerta en algunos casos. Así que habrá que estar atentos a la evolución del Tuerto, el Órbigo y los principales cauces de la zona.

 

Por otra parte, la CHD avisa que si se mantienen los elevados caudales de entrada a los embalses, se podrán incrementar, si fuera necesario, los desembalses preventivos de algunos pantanos.

 

En cuanto a los campos de cultivo, este lunes las organizaciones agrarias han dado la voz de alarma ante la imposibilidad de realizar las siembras con las fincas anegadas.

 

Ugal-UPA califica de "caótica y preocupante" la situación del campo en la provincia, por ello, reclama la declaración de especial excepción para determinadas áreas, principalmente del sur de la provincia. El sindicato pide que se revisen los rendimientos netos por los que los agricultores tienen que pagar y que en este año se dejen a cero, además de reclamar la refinanciación de los préstamos solicitados por los agricultores para invertir en modernización y que se aplique una moratoria de un año, teniendo en cueta -dijo- que se trata de un colectivo que presenta un índice mínimo de impagos. También reclamó a la Junta "cierta flexibilidad" para dejar más tierras en barbecho sin que los titulares pierdan los beneficios de la Política Agraria Común (PAC).

 

A Asaja también le preocupa la difícil situación que atraviesan las explotaciones de cultivos en regadío por el retraso en las siembras debido a la temporada de lluvias. En el mejor de los escenarios, la mayor parte del maíz no estará sembrado antes de finales de mayo, lo que supone al menos cuarenta y cinco días de retraso con respecto a una campaña normal, y ocasionará una reducción en los rendimientos de al menos el 25 por ciento. La remolacha tiene una situación todavía peor, pues las lluvias irrumpieron cuando se había sembrado un 40 por ciento de las 5.500 hectáreas previstas, de las cuales una buena parte no han nacido o lo han hecho de forma deficiente, y para las que no se han sembrado, si el agricultor decide sembrar, la expectativa de cosecha será muy reducida. "La situación climática es desoladora para la agricultura de regadío de la provincia, a la que se dedican unas 80.000 hectáreas de cultivos de primavera (maíz, remolacha, alubias, patatas), que son las que tienen problemas". Por el contrario, la primavera lluviosa está siendo beneficiosa para la agricultura de secano, en particular para unas 105.000 hectáreas de cereal, y para los pastos y forrajes (vezas, alfalfa y proteaginosas)

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress