Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 19/10/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sol Gómez Arteaga
5/07/2016

Vacaciones

[Img #22805]

 

 

Tiempo de estío, tiempo de calor que aplana, tiempo de días más largos y de luz más intensa y amarilla, tiempo de galbana, tiempo de siestas con las persianas bajadas a cal y canto, tiempo de sombras recortadas en la pared de enfrente, tiempo de cielos azules y   algodonosas nubes y, a veces, como hoy, de tormentas, tiempo de viajes y maletas, tiempo de playa, tiempo de brisa marina que acaricia la piel y la dora, tiempo de castillos de arena, tiempo de paseos en bici, tiempo de excursiones al aire libre, tiempo de sombreros y sombrillas, tiempo de tinto de verano, tiempo de refrescos y de gazpacho y de cerezas y de ensaladilla y de café con hielo, tiempo de ropa de algodón, más ligera, tiempo de esparcirse, tiempo de solazarse, tiempo de tiempo suspendido, tiempo de grandes tomos y lecturas pospuestas, tiempo de recolección de la cosecha, tiempo de festejos y santorales y pregones, fuegos artificiales incluidos, en muchos de los pueblos de la geografía española, tiempo de paisajes ocres, tiempo de efímeras puestas de sol al atardecer, tiempo de encuentros, tiempo de conversaciones interminables en la puerta de casa al oscurecido, tiempo de reencuentros, tiempo de conversaciones interminables en una terraza, bajo una farola, tiempo de vacación, tiempo de vacaciones, tiempo de vacacionarnos, que no es otra cosa que vaciarnos de algunas de las actividades que venimos realizando habitualmente para luego, pasado ese tiempo que siempre resulta breve, volvernos a llenar. 


La infinidad de actividades que hacemos diariamente hace que vivamos como seres escindidos, fragmentados, esquizoides. Una viñeta de Forges que estuvo pinchada en un corcho del despacho durante años, en la que una mujer que además de mujer era ama de casa, trabajadora, planchadora, cocinera, enfermera, cuidadora, psicóloga, niñera, administradora, confidente, árbitro, maestra, madre, hermana, tía, amante, esposa, y no sé cuántas cosas más, ilustraba muy bien esta situación. Es por esto que necesitamos como el comer hacer un alto en nuestra máquina también escindida, somos mente y somos cuerpo, para una vez reseteados volver a la rutina de los afanes y los días.  


Como para colores son los gustos, ese parón o vacío hay quien elige llenarlo con nuevos y efímeros -la cosa no da para más- proyectos: un viaje exótico a exóticos rincones fuera de uno mismo -escalar el Everest, descender un precipicio, navegar cinco mares en veintiocho días-, y quien, muy al contrario, prefiere instalarse en la molicie, en la paz, en la des-pre-ocupación, en la calma más chicha. 


Pero vaciarse de verdad, darle la vuelta a la mochila de la rutina diaria y sacudirse las pelusas, no es fácil, habida cuenta de que desempeñamos roles de los que ni en vacaciones podemos desligarnos, -no podemos, siguiendo la viñeta de Forges, dejar de ser madres o esposas por unos días-, y habida cuenta también de que muchas veces dejamos tareas pendientes justo para estas fechas. Yo una vez lo hice, aparqué la actividad que durante años vengo arrastrando como una prolongación de mí persona, y sentí que disfrutaba de unas genuinas vacaciones. Recuerdo que fue saludable, que volví como nueva, con las pilas cargadas, y hasta rendí más y mejor. Creo que este año lo intentaré de nuevo y les animo a ustedes a que también lo hagan, a que se vacíen y se vacacionen bien. Pues es lo sano y lo justo y lo necesario y es, en definitiva, nuestro deber con nosotros mismos. Además, pasan tan pronto, que parece, pero no, ufff…, menos mal, que al término de este artículo estuvieran dando ya sus últimos coletazos. 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress