Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 24/05/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María José Cordero
5/07/2016

La Democracia tecnológica

Y digo yo, que visto lo visto, el nivel de vida y la riqueza de la mayoría de nuestros políticos, tendríamos que pensar en racionalizar la Democracia, darle un carácter más utilitario, más eficaz, más austero, ahorrativo y ejemplarizante.

 

Pues bien, ¿Para qué tenemos la tecnología? Según, nuestros avispados políticos: para nada. Tenemos que echar unas papeletas en una urna, ¡durante todo un día!; después, esas papeletas, se cuentan una por una; tienen que enviarse a la junta electoral de distrito, (andando con el sobre, o en coche), y de ahí a la Junta Electoral Central. Un intrincado recorrido que, sospechosamente, no es del todo seguro. Es, como la píldora anticonceptiva, a veces falla.

 

Y lo tenemos facilísimo, ahorraríamos de todo, hasta políticos, porque, en realidad, sólo necesitaríamos una docena, más o menos, que se elegirían entre las personas más preparadas en cada una de las áreas de la vida que nuestro Estado necesita desarrollar: el más listo en economía, el más reputado en agroalimentaria; el más renombrado en el clima, o en cultura, o en justicia, o en educación,  etc., etc. Después con un simple toque de móvil… ¿Para qué tanto “guasap”, tanto twiter, tanto facebook, y tanto de todo eso?  Sencillo, sencillo, pulsando una tecla, envías, a través de tu número personal, tu apoyo o no, a cada idea, que el gobierno de “los mejores”, exponga a nuestro pueblo. ¡No habría ni que moverse de casa! ¡No habría que aguantar los discursos de nadie! Sabiendo que, la mayoría mienten,  son pura patraña… ¡No habría que gastar tanto dinero público ni despilfarrar en la parafernalia de las Elecciones! Seríamos, no cabe duda, más prácticos. ¡Ahorraríamos mogollón! Tendríamos de sobra para pagar las pensiones.

 

Y lo mismo se podría hacer con la impartición de la Justicia: kilo y medio de corrupción, a equis millones de euros robado, hace un total de… ¡15 años a la sombra! Se le da al botoncito del móvil… ¡Y ya está! Por tantos euros en Suiza o en Panamá…a  mes de cárcel el euro sustraído, y así sucesivamente. No hace falta dilatar el asunto tanto. El Sr. Juez, desde su casa, hace  la suma y ¡en 5 minutos despacha el caso! Una llamadita al comisario de zona para que trinque al delincuente y asunto concluido.


Rapidez, velocidad, tecnología. A considerar. El futuro nos espera.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress