Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 21/07/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
BBC
14/08/2016

¿Por qué desaparecen las abejas?

La crisis económica ha allanado el camino para la inserción de jóvenes al sector de la miel como una actividad complementaria a la renta principal de sus economías, una circunstancia clave para el mantenimiento de este tipo de ganadería que aporta riqueza y vida para las áreas rurales

[Img #23705]

 

Es cierto que cada vez hay menos abejas, pero su causa probablemente no es la del cambio climático u otras muchas que hemos podido escuchar. La causa principal de la desaparición de estos insectos es la del envejecimiento de los apicultores.

 

Antiguamente eran muchas las personas que tenían unas colmenas para su propio consumo, sobre todo en Maragatería, que era una buena tierra productora de miel de brezo. Actualmente, son pocos los que siguen teniendo una docena de colmenas para autoabastecerse, pero aún son menos los que se dedican profesionalmente a la apicultura.

 

Respecto a los que han optado por la recolección de miel como profesión, suelen ser más jóvenes que los anteriores y, como es lógico, son capaces de obtener más miel por colmena que un aficionado. Desde la Asociación Leonesa de Apicultores comentan que es aquí donde comienza a haber problemas, ya que los aficionados suelen bajar bastante más los precios, lo que supone que la familia que viva de la miel obtendrá menos beneficios, ya que no le queda otra opción que adaptarse a los bajos precios de mercado.

 

Los nuevos apicultores

 

Desde la Asociación Leonesa de Apicultores han notado un fuerte crecimiento de jóvenes apicultores desde que empezó la crisis, pero en su mayoría se trata de jóvenes con pocas colmenas que comienzan por afición y para obtener un dinero extra.

 

De los 470 socios con los que cuenta el colectivo, aproximadamente un 30 % son jóvenes. “También tenemos el caso contrario, ha habido algunos que lo han tomado como profesión y ahora viven de ello, pero son muy pocos”, apunta el secretario de la asociación, Antonio Panera.

 

[Img #23706]

 

Víctor Blanco, de Lagunas de Somoza, es uno de estos casos. Viendo el negocio familiar iniciado por su padre y abuelos, y después de haber vivido toda la vida rodeado de abejas, con 18 años abandonó sus estudios de Bachiller para aprender todo lo necesario. Fue un año más tarde cuando cogió las riendas del negocio familiar.

 

La mayoría de los jóvenes entrevistados comentan que están de acuerdo en la desaparición de las abejas, “están desapareciendo por nuestra culpa, solo unos pocos se preocupan por ellas” apunta el productor maragato, “también el daño de los pesticidas y los sulfatos que se usan en los cultivos cercanos les afectan mucho”.

 

Los apicultores más expertos

 

También coinciden en la desaparición de las abejas por la falta de profesionalidad, tanto de los más mayores como de los más jóvenes. “Hay muchas veces que te piden consejos sobre enfermedades, pero después ves que hacen lo contrario de lo que les has dicho, así que se le acaba muriendo la colmena”, señala.

 

Las zonas más productivas

 

Las áreas que más miel producen son las de montaña, ya que abunda más el roble, el brezo, la encina, etc. mientras que las menos productivas son las zonas de campo.

 

En una zona de montaña en un año normal es probable que un apicultor saque una media de unos 20 kilos por colmena, siempre y cuando ésta haya estado bien atendida y no haya sufrido ninguna enfermedad.

 

También hay que destacar la importancia que tienen las colmenas en el medio rural, ya que además de poder mantener a una familia, se crean otro tipo de beneficios en los pueblos, como puede ser el alquiler de fincas a un particular o a una junta Vvcinal, así como la contratación de jóvenes que ayuden a los apicultores expertos. Además de ofrecer un trabajo, les enseñan un oficio que no se puede aprender de otra manera que en el colmenar.

 

Una novedad en la apicultura es internet. Recientemente se ha incorporado a la red la venta de colmenas e incluso de reinas, con las cuales un apicultor puede enjambrar sus colmenas para aumentar la plantilla. Estas reinas suelen venir de las zonas más cálidas de España, lo que implica que, por las condiciones climatológicas, van más adelantadas que las de León.

 

[Img #23704]

 

 

Curiosidades

 

  • Las abejas son los animales con el sistema comunicativo más desarrollado después de los hombres: en función de la sombra que realizan sus movimientos, indican en qué dirección se encuentra la fuente de alimentación y a qué distancia aproximada se encuentra

 

  • La reina solamente copula una vez, y guarda los espermatozoos en una especie de bolsa en el interior de su abdomen durante toda su vida, que puede ser de hasta 5 años

 

  • La reina es capaz de decidir si fecunda o no los huevos con los espermatozoos almacenados. Si los fecunda saldrán crías femeninas y si no los fecunda saldrán zánganos

 

  • Los huevos fecundados evolucionarán en dos tipos de abejas según la alimentación. Si se alimentan de miel y polen nacerán obreras, mientras que si se alimentan de jalea real saldrán reina

 

  • La fecundación de la reina tiene que hacerse en los primeros 20 días de vida, si no quedará virgen para siempre, lo que supone que solo pondrá zánganos, extinguiéndose así la colmena

 

  • Los zánganos que fecunden a la reina deben ser de otra colmena, evitando así los riesgos de consanguinidad

 

  • La reina puede poner de 2.000 a 5.000 huevos al día

 

  • Las abejas son muy limpias: son capaces de aguantar sus deyecciones durante todo el invierno. Al comenzar la primavera realizan el vuelo de 'purificación', que les sirve para asearse

 

  • Si el apicultor les ofrece la lámina de cera ya estampada, tardan 10 veces menos en prepararlo para depositar la miel

 

  • Las abejas estiran los panales, dejando una zona de paso entre panal y panal de dos obreras

 

  • Las obreras en época de recolección de miel viven unos 50 días, mientras que en invierno viven 4 o 5 meses

 

  • Un kilo de miel supone unos 50.000 vuelos
Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress