Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 17/08/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eloy Rubio
24/09/2016

De la madrasa a los libros y pupitres individuales

Invitada por la Asociación Musas y la Asociación Cultural Rey Ordoño I, Isabel Cantón Mayo presentó mediante una conferencia su nuevo libro sobre las escuelas y los maestros de La Cepeda. Fue un paseo por esa escuela "rural y pobre", tal y como la calificó la conferenciante.

[Img #24504]


El paseo estuvo ordenado por las tipologías de las escuelas que vino a coincidir con la cronología. Las más antiguas, las denominó 'Escuelas Pastoriles', las que suceden a estas, 'Escuelas Campesinas o Agrícolas' y las más actuales, 'Escuelas Monásticas'.


Las escuelas más antiguas de La Cepeda fueron construidas con los dineros de los ayuntamientos o de la junta vecinal que se tratase, casi en hacendera, siendo todas ellas escuelas unitarias o mixtas y cada una de ellas ‘a su hacer’, pues hasta 1920 no hubo normativa estatal y esta no se exigió hasta los años 50  del siglo pasado.


El paseo transcurrió por los 46 pueblos y los cinco ayuntamientos de La Cepeda.


Sobre las ‘Escuelas Pastoriles’, se detuvo en las de La Silva de 1890, Montealegre 1896, Manzanal del Puerto, Brimeda, Castro de Cepeda, Sueros, Porqueros y Magaz de Cepeda.


La escuela de Castro de Cepeda, por poner un ejemplo, tenía los aperos propios de una casa de campo, pues los maestros tenían que acompañar su labor con las tareas del campo si querían llegar al sustento. La de Brimeda, de 1900 no poseía pupitres y se parecía a las madrasas coránicas, en su disposición para el estudio y en su metodología salmódica y repetitiva. En la de Manzanal del Puerto una estructura sencilla con dos aulas, se destaca la leñera. Una estufa alimentada por hacendera se descubre en la escuela de Magaz de Cepeda. La escuela de Porqueros de 1912 reproduce el modelo del aprisco, de una majada de ovejas; los niños salmodiaban su memoria. La enseñanza era frontal en todas ellas y común para todas las edades, todos con el mismo libro  y distintos niveles de profundización. El maestro o la maestra eran de extracción social muy baja.

 

 

[Img #24503]

 

Las ‘Escuelas Campesinas’, a partir de los años 40, son denominadas así por su semejanza con la casa campesina, construidas en piedra, de una sola planta con pequeñas ventanas, habitualmente de dos aulas con pupitres bipersonales. Posee ya algunos recursos: tinteros, pizarra y pizarrín, enciclopedia Álvarez, pesas y medidas.


Isabel Cantón Mayo paseó al público asistente por todas ellas, Villameca,1965; Tabladas,1935; Morriondo, 1940, con documentación sobre los maestros desde 1934; Cogorderos, 1940 con la típica estructura en 'ele' y donde también “hubo casas alquiladas para escuelas”; Carneros, 1920; Villar, en Barrios de Nistoso de 1935, con dos aulas en la planta baja y vivienda para los maestros arriba. Hizo mención también a Oliegos, el pueblo sumergido cuya ‘Escuela Pastoril’ data de 1914 y por último la de Corús, “una escuela medio pastoril" construida en plena Guerra Civil.


Por último el paseo nos obligó a dar una tercera vuelta por la Cepeda a través de las que denomina ‘Escuelas Monásticas’: Donillas, 1952; Ferreras,1954; Brañuelas y la de Sueros de Cepeda.


Se trata de grupos escolares con tres o más unidades que disponen de viviendas para los maestros, donde las clases se imparten ya por cursos, con libros diferentes para cada uno. El diseño del edificio es realizado por el Ministerio de Educación, con amplísimos ventanales hacia el frío. Por poner un ejemplo, “la de Brañuelas de 1986 cuenta con un grupo escolar, tres aulas, servicios, por la influencia de las tendencias higienistas, leñera y carbonera; posee un piso superior con otras dos aulas y biblioteca. Brañuelas tenía además otra escuela en la estación, con dos aulas y biblioteca, vestíbulo y despacho de dirección", explicó Isabel Cantón.

 

Los materiales de construcción de las escuelas son los propios de cada zona, siendo en la Cepeda Baja tierra y tapial, mientras que en La Cepeda Alta la pizarra y la piedra. Los primeros edificios eran como chozas de pastor (La Silva y Montealegre) En el segundo grupo que imita la casa campesina, la disposición es la de esta: “Puerta, en medio el pasillo y a los lados las aulas.” A partir de los años 50 disponen de aseos. Las últimas construcciones, que ya son grupos escolares, son homogéneas, siguiendo los patrones del MEC.

 

 

[Img #24505]


Finalizó, Isabel Cantón Mayo, su conferencia hablando de los alumnos y de los maestros, de la disposición de unos y otros en las aulas que ha ido variando y de la poca valoración que los niños tenían como personas.

 

Destacó por último la valía y labor de un buen puñado de maestras y de maestros.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress