Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 26/07/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Aidan Mcnamara
12/10/2016

La Calle Feroz y el infantilismo voraz

[Img #24817]

 

 

 

Narrar nos hace humanos, o nos hace incrédulos -el lector puede seguir con los ejemplos- pero la estupidez pare la frustración. Las catedrales son la evidencia de la historia más popular de la Historia. Sin embargo esa historia sólo alimenta la imaginación. Y  el progreso no mata el instinto pero sí nos facilita examinarlo. Somos más inteligentes  que antaño pero ello no nos hace más sabios. La vida es hacer. Contarla puede instruirnos para que reflexionemos pero aprendemos implicándonos. Los medios de comunicación ¿qué hacen con la conjetura? ¿Construir un templo de sueños? ¿Detener la vida con palabras?

 

Voy al grano para que nadie me acuse de una hipocresía obvia. Voy a hacer, dar. No sólo escribir, que es la cosa más fácil del mundo si uno ya tiene los garbanzos. Daré una idea, un plan de acción. Propongo que los medios de comunicación boicoteen a los políticos hasta que  tengan algo concreto que ofrecer. Malgastar el tiempo del ciudadano durante horas con reportajes sobre el verbo ‘postular’ y luego sobre su espejo- ‘no postular’- es una tomadura de pelo porque no hay nada que informar y sólo un necio puede creer que los informativos tengan algo de sustancia más allá de las posturas mansas de los reporteros ante unos egos atroces y unas voluntades inútiles.

 

Y para que conste que no me olvido de La Calle Ingenua, digo que seguir a un individuo por los surcos de una granja dedicada al cultivo de espárragos nos sobra. Fritos ya estamos. Mejor cambiar de canal y ver Barrio Sésamo. Pasemos de ellos y de su agobio en funciones y de sus opositores jadeantes. Propongo que los telediarios  les traten como a un buen médico. Usted va al médico un lunes, por ejemplo y ¡suerte! no sale en pantalla sino en carne y hueso. Le dice a usted amablemente tras tomar la muestra que vuelva el viernes - soy optimista- para ver y hablar los dos de los  resultados o el informe o el protocolo a seguir. ¿Qué va a hacer usted? ¿Montar una cámara delante de su puerta todos los días con un/a joven/a con rostro serio y micrófono como arma simbólica (hay tecnología  más avanzada, de hecho, hay micro-micros de solapa, pero son menos fálicos, más clitoridianos y por lo tanto todavía marginalizados en los medios convencionales, pero esta siempre va delante de las artes que tienen que absorberla) para que nos cuente la gran novedad de que aún no ha salido el doctor?

 

El periodismo sicofan/ático es un cuento banal y sofocante; mata el de verdad, el que investiga el circo y no lo monta. Es la labor discreta del laboratorio del sistema: la muestra en sí es cosa de niños. Y las esperas bobas nos hacen menos pacientes y más enfermos. Que se ignore a los políticos algunos días laborables: Ya está bien de funciones.

 

Nos vemos en quince... sin tarjetas.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress