Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 11/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
31/10/2016

Carta abierta al diputado de ERC Rufián

Por Alfonso Martínez, ex militante, concejal, juntero y diputado del PSE-PSOE (1978-2010) en el País Vasco, hoy afincado en la Ribera del Órbigo

Sr. Diputado:

 

Siento la necesidad imperiosa de decirle aquello que sale de mi corazón y de mi mente en relación con sus manifestaciones de el sábado en el Congreso de los diputados cuando, en mi opinión vertió insultos al PSOE, que mi conciencia ni me permite ignorar y que solo consigo explicar, nunca justificar, por las siguientes tres razones:

 

1ª- Una es su ignorancia respecto de lo que ha sido desde hace más de siglo y cuarto la historia de un partido como el PSOE, organización que desde su fundación por Pablo Iglesias ha dejado muchos muertos, y no fallecidos de muerte natural, en el camino, deportados, exiliados forzosos, aislamiento social y criminalizados ellos y sus familias por defender los valores de la libertad, la democracia, la justicia, víctima del totalitarismo, de la dictadura, pero cuyo esfuerzo y sacrificio ha posibilitado que usted subiera a la tribuna del Congreso para poder expresar sus opiniones política con toda libertad e impunidad. Gracias a ellos y no las reflexiones que usted haya hecho leyendo ensayos sobre doctrinas políticas y escuchando consignas mitineras, eso bien debiera de saberlo usted por sus orígenes como hijo y nieto de andaluces de Jaén y Granada y de familia de izquierdas.

 

Cuando usted nació, tuvo la fortuna de hacerlo cuando ya en España se había reinstaurado la democracia gracias a ese sacrifico del PSOE y de otras formaciones políticas y sindicales, que dejaron en los tiempos desgraciados de la dictadura de Franco las tierras de España mojadas con la sangre de muchos de sus integrantes, antes de que su señora mamá de usted empezara a cambiarle los pañales.

 

Sus comentarios a mí no me ofenden personalmente más allá de lo que supone constatar su baja categoría humana y política; pero sí me siento ofendido y mucho porque usted ha insultado a miles y miles de socialistas que se quedaron en el camino para que hoy, un hijo de la democracia por ellos conquistada, les insulte desde el órgano que representa la soberanía popular, por lo que su comportamiento me parece despreciable y rufianesco.

 

2ª- Cuando usted nació, ya hacía 7 años que el dictador había muerto y cuando usted empezó a participar en la vida política, ya el parido de la democracia estaba en la mitad de la segunda parte, por lo que ya políticamente poco podía aportar en defensa de esos valores de libertad, justicia y solidaridad, así que actúe como si acabara de descubrirlos y necesitara publicitarlos al olvidadizo e ignorante pueblo español. El Mediterráneo, Sr. Rufián ya estaba descubierto hacía tiempo. La democracia ya existía antes de que usted supiera siquiera lo que significa esa palabra.

 

3ª- Visto su breve pero intenso y ascendente recorrido político (2013 plataforma de castellanohablantes en favor de la independencia de Cataluña hasta el 2015 Desde mayo de 2015 a octubre de ese año Secretario Nacional de la A.N.C. y desde ese mes como cabeza de lista de ERC) es explicable su comportamiento, nunca justificable, por su necesidad de seguir ascendiendo políticamente a velocidad de vértigo yendo, la necesidad de destacar, de merecer titulares, de parecer más papista que el Papa en sus manifestaciones, más allá de los límites de la educación y, sobre todo, del respeto a todos aquellos que se quedaron en el camino por usted. Ni siquiera la necesidad de medrar, Sr. Rufián, puede justificar los insultos a la historia de un partido sin cuya participación en el pasado hoy, probablemente, estaría usted bien calladito en su casa por miedo a que una opinión discrepante con la del Régimen lo llevara la cárcel o al destierro, o formando parte del mismo Régimen.

 

Estas tres razones, son, en mi opinión las que explican su comportamiento del sábado, y no se lo digo como afiliado o militante del PSOE, cuyas filas dejé voluntariamente desde los tiempos de Rubalcaba, cuando no puede negar la evidencia del giro al centro del que durante 38 años fue mi parido y por el que di todo lo que pude exponiendo hasta mi propia vida. Se las digo por el respeto que me merecen aquellos socialistas de primera fila que tuve el honor y el orgullo de conocer como Ramón Rubial, Eduardo López, Txiki Benegas, José Antonio Aguiriano, Juanito Iglesias, José Antonio Maturana, Enrique Casas, Raúl Luaces, etc. etc. la mayor parte de los cuales no pueden contestar sus insultos por haber fallecido unos, asesinados otros, atribuyéndome su representación para decirle a usted, que se dice de izquierdas, que para serlo, antes que nada, hay que ser educado y respetuoso.

 

Por otro lado entiendo su enfado con la actuación de la gestora actual del PSOE, pues yo tampoco comparto su actuación, a la que considero ilegítima pues no es estatutaria y que no representa a la militancia del PSOE. Y no me quedo corto al manifestar mis opiniones al respecto, pero siempre lejos del insulto. Si usted quiere manifestar ese enfado, personalice, Sr. Rufian. Descalifique políticamente a Hernando, a Javier Fernández, a Susana Díaz, etc. si le apetece y seguramente yo compartiré tal descalificación, pero no insulte a un partido de 137 años que ha hecho por usted, antes incluso de que naciera, lo que usted jamás podrá hacer por España ni por Cataluña.

 

Sr. Rufian: El respeto es la base de la convivencia. No lo olvide si quiere seguir creciendo tanto política como personalmente.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress