Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 27/05/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María José Cordero
16/11/2016

La blanca huella del ánade

 

[Img #25454]

 

 

De un azul intenso, el cielo en primavera ardía cual paleta de un pintor impresionista. Ligeras nubes, deshilachadas, como melenas jóvenes al viento, peinaban un cielo mecido en una densa quietud.


Subidos en el altozano próximo al pequeño lago, observábamos el horizonte con la mirada absorta: sol, agua, cielo, nubes…silencio. Huir del ruido había sido uno de los objetivos principales del viaje, perdernos en un paraje en donde la belleza nos amparaba y degustar la pureza del lugar, la naturaleza meciéndose tranquila en su propio soliloquio, mientras, nosotros, meros viajeros en tránsito a la nada, contemplábamos la aurora brillar con una luz diferente, más luminosa, más penetrante, más intensa.


Del plácido lago, de vez en cuando, alzaban el vuelo unos inquietos y revoltosos patos que parecían competir en no sé qué juego infantil,  y giraban sobre la superficie acuosa posándose más tarde, nuevamente, sobre ella. Nos complacían seguir sus vuelos y el equilibro de la frenada sobre el agua; el batir de sus alas; los intensos sonidos que salían de sus gargantas, como bocinas de viejos “chévrolets” averiados; la mansedumbre de la familiar reunión que mantenían entre todos cuando flotaban sobre el agua…


¿Qué se dirían? ¿De qué hablaban?


A veces, alcanzaban tanta altura que parecían engancharse en los hilos de las nubes pasajeras y huidizas, enredándolas en sus cuellos como livianas bufandas de una lana apenas tejida. Llegó un momento en que no supimos, a ciencia cierta, si las nubes eran ellas o realmente podrían ser las huellas que los patos, en sus vuelos desenfrenados, revueltos y gruparios, emprendían,  pertinazmente, cada cierto tiempo. Los ánades, como un Boeing 747, jugaban a pilotar las naves de las nubes: naves-nubes; nubes-naves; y ellos, pilotos adiestrados, dejaban la blanca estela de su motor imaginario sobre la superficie azul e inabarcable del firmamento. 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress