Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 26/06/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Laura de la Torre
23/11/2016

La hipocresía no es precisamente símbolo de democracia

[Img #25590]

 

Cuando una persona representa un cargo público se enfrenta, lógicamente, a la opinión pública; ya sea para bien o para mal.

 

La circunstancia que legitima esa opinión es, precisamente, que esos cargos públicos representan una responsabilidad que ahonda dentro de los diferentes ámbitos de la vida de la población española. Esa responsabilidad queda más que de sobra fundamentada, en el poder de decisión que se les concede y se paga con creces con los elevados sueldos que existen dentro del sector de la representación pública.

 

En este sentido, a lo largo del día, hemos estado viendo constantemente el cinismo de muchos esos cargos de representación pública de nuestro país. Es indudable que se muestre el pésame y el respeto hacia una persona fallecida, pero de ahí a que repentinamente y a causa de la muerte, cambien las tornas y se alabe a esa persona de gran honestidad y bondad con los demás cuando no hace ni 15 días era expulsada de su propio partido, ese por el que tanto había hecho, hay un trecho.

 

La campaña de derribo contra Rita Barberá no ha venido de la mano ni de la oposición ni de los medios de comunicación, sino de sus propios compañeros de partido que hace dos días renegaban de ella por su implicación en el importante caso de corrupción valenciano. No siendo para menos, al fin y al cabo, no podemos olvidar que la única culpable de esta campaña ha sido la propia senadora. La cual, aún presumiendo su inocencia como derecho que le es inherente, nadie puede defender que se le haya envuelto en esas tramas de corrupción de manera obligada o que alguien le haya puesto una pistola en la sien para que desviase capital público para su propio beneficio y el de su partido, tampoco lo olvidemos. Cada cual ha de ser consecuente y hacer frente a las situaciones que sobrevienen a las decisiones tomadas. En la política no es tan importante como se entra, sino como se sale de ella.

 

Y, al final ocurre una vez más, el Partido Popular consigue que se hable más en los medios de la no asistencia de algunos miembros del Congreso de los Diputados al minuto de silencio celebrado en la mañana de este miércoles en memoria de la que fuera alcaldesa de Valencia durante más de dos décadas, que de que ellos mismos fueron quienes minutos después votaron en contra de la subida del salario mínimo interprofesional de los españoles a propuesta de sus contrarios.

 

Que alguien me explique por qué es mayor falta de respeto lo primero que lo segundo.

 

El respeto va más allá de convertir a una persona de "indeseada" a mártir de la noche a la mañana por el motivo único de su defunción.

 

Señorías, la hipocresía tampoco es precisamente símbolo de democracia.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress