Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 29/06/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Astorga Redacción
22/12/2016

El regreso a la naturaleza selvática

La Ergástula astorgana acogía este miércoles la presentación del nuevo libro de Andrés Martínez Oria 'Flor de saúco'. A la mesa se sentaron Rafael García Fuertes, presidente del Centro de Estudios Astorganos Marcelo Macías; Javier Huerta Calvo, catedrático de literatura española de la Universidad Complutense de Madrid; y Andrés Martínez Oria autor del libro.

 

[Img #26130]

 

El Centro de Estudios Astorganos Marcelo Macías y el Instituto de Estudios Bercianos coeditan este viaje por la comarca de los Ancares del que Javier Huerta destacó que se trata de un libro "grande y hermoso, en una edición muy cuidada y magnífica". Un libro de viajes “a la vuelta de la esquina”; ahí mismo, a los Ancares, del que aventuró el parentesco, reconocido por el autor, con el ‘Viaje a la Alcarria’ de Camilo José Cela; también encontró parentescos con  el ‘Bosquejo de un viaje a una provincia de interior’ de Enrique Gil y Carrasco y con la retranca y el humor y el ‘erotismo diocesano’ de Antonio Pereira.

 

Para el presentador, 'Flor de saúco' es rico en referencias a Virgilio e implícitamente a Antonio Colinas en su reivindicación del campo frente a la ciudad salvaje; también a José María Merino en su relato ’El desertor’. En el libro se puede encontrar a Panero a través de esa “reivindicación de la tierra pequeña y pobre, no como exaltación costumbrista, sino como reflejo del universo”; asoma también por este escrito Ramón Carnicer, con su modélico libro ’Donde las Hurdes se llaman Cabrera’.

 

“Leyendo este libro se aprende buen castellano, buen gallego y buen leonés”, dijo esto por la riqueza de vocablos, que obligaba a consultar palabras en el diccionario.

 

Terminó Huerta afirmando que ”la obra de Andrés debería de tener una proyección que actualmente no tiene. Estamos ante uno de los mejores libros de viajes que hoy se pueden escribir, en una prosa extraordinaria.”

 

 

[Img #26131]

 

 

Por su parte, Andrés Martínez Oria, definió ‘Flor de sauco’  como un relato de un viaje de cinco días por los Ancares, en el momento del solsticio de verano, por San Juan, “un tiempo mágico”. “Es el momento más feraz de la naturaleza y yo me he quedado corto porque no he sabido contar todo lo que la naturaleza me transmitió a mí.”

 

Aseguró el escritor que “el momento en el que yo salí de Burbia, en el camino a Suarbol, antes del amanecer y oyendo los ruidos del bosque; bramar a los rebecos, a los gamos, oír las aves rapaces, fue un momento de pleno sentimiento, sin palabras.” Es el momento en el que florece el saúco que posee un valor simbólico: “Una planta a la que se le atribuyen cualidades mágicas, sanatorias: se ponía en las cuadras de los animales para preservarlos del mal, incluso se llegaba a poner sobre los difuntos, para alejar los mosquitos y las moscas.”

 

El título hace alusión a todo eso. En el libro hay dos elementos clave. Por un lado estaría el paisaje, un paisaje espléndido, de soledad, de alta montaña; por otro lado, estarían los humanos, los hombres y mujeres con los que se iba encontrando. Mientras el paisaje era espléndido, el paisanaje era escuálido, menguante y cada vez más escaso: “Frente a ese paisaje en estado salvaje esta población está en continuo retroceso, como si la naturaleza estuviera avanzando peligrosamente y desplazando lo poco que queda de humano. Un regreso a la naturaleza selvática.”

 

También señaló que hubo un momento en que los personajes que iban apareciendo eran personajes de novela, pero que no dejaban de ser reales, solo que una vez en el papel, sufrían una extraña transformación que los hacía irreales, novelescos.

 

[Img #26129]

 

Recordó emotivamente algunas vivencias acaecidas en el contacto con esas gentes, de los que dijo que habían sido de los momentos de mayor plenitud en su vida.

 

Para finalizar, Martínez Oria desveló que había recibido recientemente en el correo un mensaje de 'Green Peace', que pedía que en esta vorágine de consumo navideña se tuviera un pequeño gesto de respeto para con el medio natural, y que se regalasen vivencias en lugar de cosas materiales. “Me gustaría" -señaló al público asistente- "que esto de hoy fuera una vivencia que les sirviera como regalo de navidades y nada más, que lo pasen muy bien.”

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress