Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Pureza Vega Fernández
15/01/2017
Tesoros nuevos y viejos en la prensa astorgana (III)

Las guerrillas de la telegrafía en la prensa astorgana de comienzos del XX

Hoy nos detendremos en el periódico clerical La Luz de Astorga, el de más largo recorrido que tuvo Astorga, pues echó el cierre en 1975. En sus comienzos tuvo que habérselas con otros dos grandes: El Faro de Astorga y El Pensamiento Astorgano; los codazos empezaron siendo ideológicos, pero también de índole profesional; el prurito de ser los primeros genera una guerra sin cuartel por distribuir los telegramas que pudieran llegar entre número y número, ya que estas publicaciones fueron a lo sumo trisemanales.

 

[Img #26590]

 

 

 

En la primera mitad del S XX, la prensa astorgana era tan importante como la de León. Lo cierto es que los periódicos de Astorga no eran diarios, pero la expansión de los suscriptores era tan amplia como la de los periódicos leoneses. 


Los lectores de la prensa astorgana son sus diocesanos, son por ello más localistas que los de León, solían ser trisemanales, semanales y en más raros casos quincenales.


El contenido de estas publicaciones variaría desde la política de partidos, al de la defensa de los ideales religiosos. Pero dentro de esta amplia escala convivían periódicos antiepiscopales, prensa panfletaria, publicaciones humorísticas y hasta revistas galantes. Lo mismo se informa de García Prieto, ministro de la Gobernación, que de “un enano que ha sido visto por las calles de la ciudad” o de la extraña huelga realizada por el coro de los niños de la Catedral.


Volviendo a La Luz de Astorga donde la habíamos dejado, al punto de su nacimiento, en marzo de 1892, por obra y gracia de Bonifacio Goy, aunque va a ser Domingo Fidalgo Mata, quien lo publique los jueves como semanario. En este momento se declaraba: “Semanario moral, noticiero y de intereses materiales”.


Ya en el Nº 52 del 2 de marzo de 1893, ha pasado a salir los sábados y se autojustifica como “semanario católico de intereses regionales”, con una última página de publicidad y con 800 suscriptores de abono, siendo el precio de suscripción en toda España de 1,50 ptas al trimestre.


Tres números más adelante, en el nº 55, el del 25 de marzo de 1893 anuncia que se hace cargo del periódico una ‘Junta de redacción’. Esta Junta, manifiesta el siguiente ideario: “1º No se hace solidaria de la marcha anteriormente seguida por este periódico; 2º Servirá fielmente las enseñanzas de la Iglesia; 3º En política no levantará ni defenderá otra bandera que la bandera de la política cristiana. En el orden meramente político le serán indiferentes las formas de gobierno y los partidos militantes; 4º No quiere faltar a persona alguna, respetará la vida privada; 5º Admite colaboraciones etc, con tal de que vengan firmadas, publicadas bajo la responsabilidad de los autores. Con derecho a publicar extractos etc, sin devolver los originales". Lo firma el jefe de redacción.


La nueva ‘Junta de redacción’ estaba compuesta por Francisco Álvarez, Francisco González Herrero, Luis A. Morente, Eduardo Aragón, y Miguel Adellac.


La  correspondencia literaria habría de ser enviada a nombre de su director, en Rúa Antigua nº 20. Las cuestiones administrativas a la Imprenta Fidalgo, en la misma dirección.

 
Serán colaboradores asiduos en aquellos momentos fundacionales Antolín López Pelaez y Máximo Carrera.

 

Había una gran variabilidad en los precios de suscripción, bien porque fluctuase el precio del papel, bien por cambios en la periodicidad. Por ejemplo, el sábado 3 de marzo de 1894, en el nº 104, que ahora es bisemanal, miércoles y sábados, los precios de suscripción eran los siguientes:


Astorga, un mes…0,75 ptas
Fuera de Astorga, trimestre…2,50 ptas
Fuera de Astorga, suscripción anual…9 ptas.


En este mismo número anunciaban servicio telegráfico desde Madrid y máxima atención a la política europea a cargo de García Fernández.


En 1986 conocemos los precios de la publicidad:


1ª plana, 40 céntimos cada línea.
3ª plana, 20 céntimos cada línea.
4ª plana, 10 céntimos cada línea.


La esquelas de defunción se cotizan más alto. Se cobran en 1ª plana 10 ptas, mientras que en 4ª plana se cobran 5 ptas.


En estos precios los suscriptores tendrán una rebaja del 50% y se anuncian también rebajas si es temporada (No creo que se refiriera a ninguna temporada de la muerte, ni sé si había cosa tal).

 

 

[Img #26591]

 

 


Las secciones de La Luz de Astorga van a sufrir importantes mutaciones a lo largo de esos primeros años. 


Así en el nº 55 de 1893, se recoge un artículo de Clarín, además de mantener y alimentar una polémica con ‘La Verdad’, junto con una sección de ‘Impresiones y Curiosidades’, otra más de Variedades, Critiquillas, Notas Bibliográficas y media plana de publicidad en la última página.


En septiembre de 1897 las secciones han variado, siendo: Primera página: ‘Información de La Luz’. Segunda página: Ecos de la diócesis y la provincia, siendo la tercera página ‘De la península y el extranjero’. Recordemos que reservaba la cuarta página para la publicidad.


En 1897, en su año V, en el nº 297, se anuncia un nuevo ‘Consejo de redacción’: “Daremos a la luz toda la variedad posible”. Oficiaba como censor eclesiástico D. Ricardo Sabugo Blanco; y se edita ya en la ‘Imprenta católica de La Luz, seminario 3’.


En el nº 324, por Pascua de Resurrección, se advertía que: “Por descanso dado ayer y anteayer a los cajistas de nuestra imprenta, no publicamos hoy más que una hoja de La Luz, pero aumentamos su tamaño”, se trataba de una manera de compensar la mengua informativa con una sábana más enorme sin tener que abaratar las suscripciones.


Observamos ya una guerra por la urgencia, hacen gala de ella, La Luz y El Heraldo, más adelante El Faro y El Pensamiento, sin olvidar a Región Maragata, cacarean sus servicios de telegrafía y vocean la diversidad de corresponsales.


Leemos en La Luz, del 31 de mayo de 1899 que debido al retraso de los despachos telegráficos: “publicaremos una hoja extraordinaria de cuantos telegramas importantes nos envíe la Agencia Mencheta, en los días que no correspondan a los señalados con La Luz.”


Otra prueba más de la importancia dada a este servicio es en La Luz del 7 de junio de 1898,  nº 572: “A la hora de entrar nuestro periódico a prensa no hemos recibido los telegramas de costumbre. Si recibiéramos alguno interesante lo recibiríais entonces en el aparador del señor Pallarés.”


Más adelante en 1923 La Luz hará gala en sus páginas de haber sido el único periódico de Astorga que dio la noticia del traspaso de poderes de Alfonso XIII al General Primo de Rivera. Este telegrama le costó la friolera de 77 pesetas.


El 30 de abril de 1898, nº543, La Luz anuncia que “en vista de las graves cirscunstancias por (las) que atraviesa la nación y teniendo en cuenta la cantidad que hay en todos los españoles de saber noticias de la guerra, desde el próximo lunes publicaremos diariamente La Luz.”


Es en el nº 544, del 2 de mayo cuando comienza como diario y así se publicará hasta el nº 568, del 31 de mayo de 1898 en el que vuelve a ser trisemanal.

 

 

[Img #26589]

 


Un anuncio curioso en el vaivén de su periodicidad. Es en el nº 734, del 11 de febrero de 1899:


Los martes, generalmente, nos ocurre esto, debido a que el grande despacho en este Establecimiento en días feriales impide la escrupulosa corrección que requiere todo trabajo tipográfico.
En vista de esto, el Consejo de Redacción ha acordado variar los días de la publicación de La Luz; así que en vez de los martes, jueves y sábados, en que (se) venía publicando, en lo sucesivo serán los lunes, miércoles y viernes; sin perjuicio de publicar también la hoja extraordinaria, como acostumbramos, cuantos hechos sensacionales ocurran en días en que no ve La Luz nuestro periódico.” En el nº 736, del 15 de febrero de 1899, comenzará a publicarse La Luz, los lunes, miércoles y viernes.
"

 

Otra nota curiosa acerca de los altibajos de este periódico naciente es que en los números 717 y 718, del 7 y del 9 de enero respectivamente, tan solo saldrá una página: “Por falta de tiempo material para la confección del número de hoy y a que seguro que nuestros lectores lo agradecerán, hemos acordado distribuir los trabajos, publicando hoy solamente una hoja y el lunes otra.”


En el nº 836 , del lunes 8 de octubre de 1899 vuelve a haber un cambio a mayor formato con modificaciones gráficas en la cabecera.


La hoja literaria de La Luz de Astorga comienza a publicarse en octubre de 1899. Saldrá el día 30 o 31 de cada mes y colaboran en ella el Padre Blanco y Nicesio Fidalgo.


El último número de La Luz de Astorga, del siglo XIX fue el 871, del viernes 29 de diciembre de 1899.


De ahí al eclipse del 28 de mayo, lunes de 1900, donde La Luz escribe telegráficamente. “Cristales ahumados. Observados desde la muralla sur. 3,50 de la tarde máximo” tendremos que contar la aventura del semanario festivo-literario que “se desliza los domingos”, El Céfiro.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress