Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 18/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Mercedes Unzeta Gullón
19/01/2017

¿Qué manipulan desde el cielo?

 

[Img #26677]

[Img #26678]

[Img #26679]

 


Hoy es 15 de enero. Ha amanecido un cielo azul celeste (valga la redundancia) limpio, claro de una transparencia que daba gusto verle. Un día de esos que parece que la naturaleza está bendecida por los dioses. Un día tan límpido que la luminosidad resalta los colores de la naturaleza y le da una intensa alegría a la poca vegetación que en invierno resiste las heladas. Verdaderamente estos días rurales despiertan una gran sensación de felicidad.


Días cristalinos como este invitan a salir del recogimiento invernal de las cuatro paredes de las casas para disfrutar de este exterior que parece que nos rejuvenece el espíritu.


Cerca de las 10h. de la mañana decido ir a dar un paseo con mi perro, dirijo la mirada al cielo para disfrutar de ese diáfano vacío celeste y, con sorpresa, veo que ahora está completamente rayado en blanco. Más de diez aviones habían pasado, en ese inmenso campo azul, dejando una estela blanca que poco a poco iba ensanchándose. En cinco minutos vi salir, ocho aviones más, uno detrás de otro, navegando en paralelo, expulsando una especie de nube que iba dilatándose sin interrupción, como si estuvieran participando en una carrera espacial. A las 11h. de la mañana el cielo aparecía completamente surcado en blanco. A las 12h. esas persistentes estelas blancas se habían unido consiguiendo una densa y extensa nube que tapaba completamente el cielo y, naturalmente, el Sol. Como si hubieran extendido sobre nuestras cabezas un denso toldo de un algodón grisáceo lleno de polvo. En dos horas se había acabado el cielo azul, el Sol, y un frío raro, como de nevera, invadió el ambiente.


A las seis de la tarde volvía a aparecer el firmamento llamado cielo con su azul celeste. Toda esa espesura pastosa que nos habían echado sobre nuestras cabezas aquellos aviones se había deshecho, había ido descendiendo, nos la habíamos tragado: las plantas, la tierra y nosotros en nuestras respiraciones.


Estos aviones salen todos del mismo punto de partida y se dirigen a un mismo punto de llegada. Desde mi posición, a cuatro kilómetros de Astorga, me da la impresión de que los aviones salen de algún punto tirando hacia el noreste, es decir hacia Burgos o Jaca o qué se yo, y se pierden hacia el noroeste, quizás hacia Portugal. Y digo salen porque no es la primera vez que lo veo. Este 12 de diciembre registré exactamente lo mismo. 
¿Qué es esto? ¿Qué pasa? ¿Quién manipula nuestro cielo y con qué finalidad?  Se trata de los famosos chemtrails.


Evidentemente no son líneas comerciales. No tenemos ese concurrido espacio aéreo en nuestra comarca, ni los aviones comerciales dejan esas densas estelas que van fraguando hasta 'opacear' densamente el cielo. 


Hace tiempo que se viene denunciando esta contaminación intencionada del cielo. Se tiene registrado que empezaron en Europa en los años 80. Científicos y no científicos, internacionales y nacionales, denuncian, hablan y exponen sus teorías. Por supuesto la respuesta institucional es una callada por respuesta.


Resultados de mucha investigación y análisis parece que certifican que los productos químicos que esparcen estos aviones en la atmósfera son fundamentalmente bario, aluminio y estroncio. Productos que acaban incorporados en el aire que respiramos. Estudios científicos demuestran que el exceso de aluminio en el cuerpo humano infiere directamente  en la memoria y por tanto en el desarrollo de la enfermedad de Alzehimer 
Los americanos ¡siempre los americanos! parece que están detrás de todo lo que pasa en el Mundo, y casi siempre poco bueno.


Dicen los investigadores de este tema, naturalmente siempre internacionales, que la armada americana y la C.I.A. tienen un proyecto hasta el  2025 para llegar al control absoluto del clima; este sería uno de los muchos métodos sofisticados que emplean para conseguirlo. También se habla de un programa secreto cuya finalidad, a través del control del clima, es reducir la población mundial. Otro interesante punto es el de propiciar enfermedades crónicas con las que las poderosas industrias farmacéuticas aseguren ad infinitum su imperio.

 

Esfuerzos todos dirigidos a un último fin: Un Nuevo Orden Mundial.


Parece ciencia ficción, pero después de tantos inverosímiles que creímos mentiras y van desvelándose puritita verdad como que los EEUU estaban detrás de desestabilizar el norte de África bajo el eufemismo de las primaveras árabes, detrás del asesinato de su propio embajador para invadir Libia, detrás del atentado del 11S para invadir Irak, y… seguir sería interminable, en resumen, detrás de los grandes engaños mundiales, podríamos empezar a creernos este grandísimo cuento. ¿Qué otra cosa si no?


Por si acaso los días que aparezca el cielo rayado en blanco como una antigua plantilla de caligrafía, mejor no salir de casa.


O témpora o mores.

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress