Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 27/05/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
27/01/2017

El obispo se muestra satisfecho con los cambios en su primer año de mandato a pesar de las "resistencias"

[Img #26825]

 

Un año después de la toma de posesión como obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez continúa adelante con los profundos cambios que está imprimiendo en la diócesis a pesar de las "resistencias". El prelado ha mostrado su satisfacción con las medidas que están introduciendo aire fresco en todos los estamentos del Obispado, desde la curia con el nuevo estatuto y el nombramiento de los tres vicarios (general, para El Bierzo y para la zona de Astorga), hasta la agrupación de parroquias, "que está todavía en mantillas y hay que realizar una labor de mentalización", o las celebraciones sin sacerdotes, una solución en la que Juan Antonio Menéndez seguirá profundizando con el diaconado permanente de personas casadas, es decir, dando protagonismo a seglares formados.

 

Ante el avance de la despoblación en la diócesis y el abandono del patrimonio eclesiástico en los pueblos, el prelado implicará a los seglares en la vigilancia de monumentos y piezas de arte de valor para su mantenimiento. A pesar del momento crítico que se está viviendo en la Iglesia por falta de vocaciones y el desapego de la sociedad a la Iglesia, Juan Antonio Menéndez se mostró optimista porque "Europa está cambiando a pasos agigantados" con la llegada de inmigrantes, "será diferente, distingo, pero no podemos mirar para atrás como estatuas de sal". 

 

El obispo ha celebrado este viernes con los periodistas la festividad de San Francisco de Sales, el patrón de los profesionales de los medios de comunicación, en un desayuno en el que dio a conocer el mensaje del Papa de que "las malas noticias se imponen de tal manera que nos pueden provocar situaciones de angustia, desesperación y desesperanza", indicó Juan Antonio Menéndez, quien indicó la necesidad de "las 'gafas' de la muerte de Jesús para encontrar en un acontecimiento dramático la esperanza para las sociedades". La lectura del mensaje no es otra que darse cuenta de que aún en las guerras que se libran hoy en el mundo, como la de Siria, "en medio de tanto dolor existe un río de solidaridad, de afecto y perseverancia de personas buenas".

 

El prelado también avanzó a los periodistas que en 2017 se abrirá en la casa anexa al Santuario de Fátima la Casa de la Misericordia que será atendida por religiosas de una congragación religiosa sin implantación en Astorga. En esta casa atenderán a todas las personas que necesitan ser escuchadas como parados, personas solas, etc. Además la intención es reabrir el santuario durante todo el día para exponer al Santísimo y que las personas que lo deseen puedan entrar a rezar.

 

Sobre el ex ecónomo de la diócesis, Ángel Lucio Vallejo, el obispo aseguró que "no hay nada nuevo" y manifestó estar "en contacto permanente con él", aunque aseguró que no sabe cuándo volverá ni la función que le encomendará.

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress