Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 22/09/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Marcos Carrascal Castillo (@M_CarrascalC)
9/02/2017

Autonomismo en León

 

[Img #27124]

 


En 1977, trece decretos-leyes sientan los cimientos del Estado de Autonomías. Cada una de las normas creaba un ente preautonómico: Galicia, Asturias, País Vasco, Aragón, Cataluña, Valencia, Murcia, Castilla y León, Castilla-la Mancha, Andalucía, Extremadura, Baleares y Canarias. La Constitución, posteriormente, no petrificará el mantenimiento de esta administración. En cambio, mostrará varias vertientes para alcanzar la autonomía. Posteriormente vendrían el artículo 151 y el café para todos. De esta forma, el mapa español quedaría configurado con dieciséis comunidades autónomas, dos ciudades autónomas (Ceuta y Melilla) y una comunidad foral (Navarra).


En 1833, el mapa español reconocía a las regiones de Galicia, Asturias, Vascongadas, Navarra, Aragón, Cataluña, Valencia, Murcia (a la que se le agrega la provincia de Albacete), Andalucía, Extremadura, Baleares, Canarias, Castilla la Nueva, Castilla la Vieja (con Cantabria y La Rioja) y León. A excepción de la última, todas las regiones se han mantenido, aun con alguna que otra modificación.


Entre los dos retratos de España esbozados, brilla una gran diferencia. ¿Por qué hay provincias que nunca tuvieron conato siquiera de autonomía y hoy se constituyen como comunidades autónomas? ¿Y por qué a la región que ayer fue el reino del que manó España no se le respeta la autonomía?


Hay muchos argumentos para que León, Zamora y Salamanca se separen de Valladolid. También hay otros tantos para que continúen unidos. Sin embargo, un nada despreciable número de leoneses —entendido el gentilicio como el referido a la región leonesa— se siente que no fue preguntado cuando toda España respondía. Hace unos años, el grupo autonomista UPL pretendía realizar un referéndum no vinculante en la provincia de León para conocer el deseo de desconectar con Valladolid o de proseguir juntos. Entre sus apoyos, se contaron al último alcalde socialista de León. Según mi profesora de Derecho Administrativo, este referéndum, lejos de ser ilegal, está sostenido a lo largo del Título VIII de la Constitución.


Cuando planteo esta posible salida a la cuestión leonesa, se me responde señalándoseme a Cataluña. El referéndum secesionista, o de autodeterminación, o de… —el nombre se me antoja indiferente— no está amparado por la Constitución ni por ninguna ley que surta efectos en el Estado español. En cambio, el referéndum leonés, como hemos visto, sí encontraría su escudo en la Constitución. Asimismo, y sobre todo, el referéndum catalán va contra España. La dirección de sus balas puede ser legítima en un plano ético o en pro de la mayoría social catalana, pero es objetivo que, al conjunto de España, le perjudicaría que Cataluña se separara. En cambio, el referéndum de León va a favor de España. El estado centralista que pretenden Santiago Abascal y sus adláteres puede derivarse en una ofensiva contra España.


Soy patriota, no de pulseras rojas y gualdas y no me emociono con el himno. Soy patriota porque quiero que permanezcan las diputaciones provinciales —nunca exentas de mejoras— que ayuden a los pueblos. Soy patriota porque quiero una España en la que podamos convivir todos y todas, andaluces y catalanes, castellanos y leoneses. Soy patriota porque prefiero que la gente exprese sus anhelos en el marco de la legalidad. Soy patriota porque quiero que los que estuvieron callados puedan hablar. Soy patriota porque pienso en mi pueblo, en Salamanca, y sé que no se puede interponer un dique entre éste y Madrid. Soy patriota porque me gusta escuchar ‘País Valenciá’ o ‘Països Catalans’ si su gente se identifica más. Soy patriota porque creo que los españoles pueden elevar su voz. Soy patriota porque creo en un estado descentralizado. Soy patriota porque creo en la Constitución, no sólo en el artículo 2, sino también en los denostados artículos 40, 41, 128, 137…


Hemos de pensar cómo forjar un nuevo debate en nuestra región y, en un ambiente de democracia y de respeto, decidir libremente el futuro. Decidir sin sufrir insinuaciones de españolistas de Españistán y no españoles de España. Decidir una respuesta para la mayoría social.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress