Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 20/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
13/02/2017

Investigadores de la ULE estudian el alto índice de cáncer gástrico en el Páramo y el Órbigo

Un equipo de investigadores dirigido por el catedrático de Fisiología de la Universidad de León, Julio Prieto, estudia la alta incidencia de cáncer gástrico en el Páramo, el Órbigo y la Sobarriba. El médico natural del Páramo propuso a la ULE investigar la posible relación del consumo de agua con esos casos de cáncer, y gracias al apoyo económico de la Mancomunidad de Municipios del Páramo y de la Comunidad de Regantes, el equipo analiza, en ratones, la incidencia del consumo de agua con diferentes niveles de nitratos en sus órganos vitales a lo largo de 30 meses.

[Img #27201]

 

Siete investigadores y becarios del Grupo de Investigación BIOLFAR, además de médicos de los servicios de Gastroenterología y de Anatomía Patológica del Hospital de León, trabajan en el INBIOMED, el Instituto de Biomedicina de la ULE, desde abril de 2016 con el objetivo, explica Prieto, “de ver si el consumo continuado de agua con una determinada concentración de nitratos puede llegar a desencadenar cáncer gástrico”, se trabaja con animales de experimentación y “luego si los resultados son óptimos habría que extrapolarlo a humano”, pero, hace hicnapié en que “siempre hay un salto que dar hasta el experimento clínico”, según declaró a Agronews.

 

Durante 30 meses -que es una vida completa para los ratones-, estos animales ingieren agua con distintos contenidos de nitratos. Hasta el momento, se ha tomado muestra de plasma a los tres meses y se ha sacrificado parte de los animales a los seis meses, de ellos han obtenido muestras de  intestino, estómago, riñones y bazo, para en un posterior análisis “porque puede que la influencia sea en otros cánceres y no solo el gástrico que es el que nos ha llevado al estudio”, expone el investigador.

 

En estas muestras a los seis meses no se esperaban “grandes lesiones” puesto que no es mucho el tiempo de ingesta, de hecho, no han apreciado “ninguna lesión macroscópica”, pero sí han visto que las características del hígado y los riñones en los habían tomado nitrato eran diferentes a los que no habían ingerido ese mineral. Una vez que se tomen las muestras después de un año de ingesta, el equipo de Anatomía Patológica estudiará “si está o no apareciendo una patología”, pero lo harán con las dos muestras -la de 6 meses y un año- para “no tener un solo dato aíslado”. En cualquier caso, incide Prieto, “no se podrá decir que los resultados sean extrapolables a humanos, pero sí pueden dar alguna alerta”. Los siguientes sacrificios se harán a los 18, 24 y 30 meses.

 

Análisis de agua de  pozos

 

El agua debe tener unos límites de nitrato de 50mg por litro como máximo, el estudio también conlleva analizar las captaciones del agua de la traída y “solo uno en un momento determinado uno dio por encima y se lo hicimos saber a la Mancomunidad”.  Y ¿cuál es la relación de los nitratos con el cáncer? los nitratos que van en el agua cuando están  nuestro organismo se transforman en nitritos y se unen a proteínas y aparecen nitrosaminas que tienen efecto cancerígeno. Con esta investigación, “lo que se plantea es un estudio acumulativo, 30 meses es casi toda la vida de un ratón. El beber un vaso de agua no es problema, sí puede ser el hacerlo durante toda la vida”.

 

La investigación conlleva también el estudio del agua de la traída y de los pozos de huerta que, al ser más superficiales, pueden contener más niveles de nitratos, esas muestras no se han tomado aún, aunque sí se ha estudiado las hojas de lechuga y los niveles de nitrato estaban “dentro de la normalidad”.

 

El investigador responsable del proyecto concluye que en el desarrollo del proyecto se tendrá presente el cumplimiento estricto de las normas éticas de la Investigación en todos sus aspectos “y en todo caso los resultados deben de ser tratados con la máxima confidencialidad y anonimato con el fin de evitar cualquier tipo de alarma social”.  Incide en mandar un “mensaje de tranquilidad absoluta a los habitantes del Páramo”

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress