Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 24/04/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
18/02/2017

Las víctimas reclaman que los curas que abusaron sexualmente sean "perseguidos y juzgados"

En la manifestación que recorrió las calles de Astorga anunciaron que no se van a quedar quietos hasta que se reabran los casos, "nuestro deseo y el de todas las personas de bien es que como delito no prescriba, que sus autores sean denunciados por las víctimas y perseguidos y juzgados por la justicia", para ello piden que "la sociedad y la opinión pública no miren hacia otro lado"

[Img #27271]

 

El aguacero que caía sin piedad a las 12 horas de este sábado, no impidió que los excompañeros de las víctimas de abusos sexuales en el Colegio Juan XXIII de Puebla de Sanabria y el Seminario Menor de La Bañeza hayan recorrido las calles de Astorga, para decir que "quienes sufrieron los abusos sexuales siendo niños quieren justicia real" contra los curas que abusaron y también contra los sacerdotes y profesores que los encubrieron.

 

Con una pancarta donde se leía 'todos lo vivimos, ellos lo encubrieron, todos somos víctimas', el grupo de exalumnos ha manifestado con contundencia: "tolerancia cero con la pederastia", indicando que no les basta con la condena eclesiástica de un año retirando del ejercicio pastoral al sacerdote José Manuel Ramos Gordón, reconocido por el Vaticano como uno de los curas que abusó de, al menos, dos hermanos gemelos en el Colegio Juan XXIII de Puebla de Sanabria, "no es suficiente, tanto para el que lo causó como para quienes sabían lo que pasaba y lo han encubierto".

 

Quienes este sábado han protagonizado una protesta sin precedentes en España, quieren que los casos salgan de los tribunales eclesiásticos y sean juzgados por la justicia ordinaria, la civil. "Queremos que ni un solo caso quede sin castigo, pero un castigo que satisfaga a las víctimas, no como ha ocurrido hasta ahora", señalaron en el comunicado que leyeron los portavoces de las víctimas, entre ellos no se encontraba ninguno de aquellos que sufrieron "en silencio" las vejaciones. "Esto no se queda aquí, esto es la punta del iceberg, que se den cuenta lo que han hecho durante muchos años y que han callado, cuando se les contó hace 28 años deberían haberlo comunicado a las autoridades eclesiásticas, judiciales y policiales. Tanta culpa tienen quienes lo cometieron como quienes lo encubrieron y no hicieron nada", en clara alusión a uno de los que apuntan como encubridor, Francisco Javier Redondo de Paz, hoy vicario de la zona de El Bierzo.

 

[Img #27272]

 

Los compañeros de F.L., una de las tres víctimas que han denunciado ante el Vaticano los abusos sexuales cometidos por José Manuel Ramos Gordón, leyeron el texto escrito por F.L en el que, en primer lugar, daba las "gracias por salir a la calle y ayudar a conocer que las víctimas de abusos sexuales no estamos solos, que basta ya de tantas mentiras". 

 

Emocionados, los amigos de la víctima transmitieron en su nombre que "estoy cansado de escuchar que la Iglesia comprende mi dolor y que pide humildemente perdón, dudo que entiendan lo que es sentir que profanen tu niñez, sin importarle lo más mínimo ver llorar a unos niños pidiendo que aquello parase sin que nadie hiciera nada, sólo dejando una estela de dolor y una herida que jamás cicatrizará en ninguno de nosotros y en quien lo haya sufrido o lo esté sufriendo".

 

F.L. reclamó que "esta aberración hay que frenarla y que la infancia es sólo una, nadie tiene derecho a destrozarla gratuitamente. Por mi hermano, por quienes se atrevieron a decirlo y por aquellos que aún lo sufren en soledad, quiero que la tolerancia cero sea real no sólo una frase más".

 

De momento hay tres denuncias, la que pesa sobre José Manuel Ramos Gordón, una más conocida esta semana sobre otro sacerdote que presuntamente abusó de otro niño hace más de 30 años que hoy es párroco en la zona gallega de la diócesis de Astorga, "hay una tercera, y va a ver más", aseguraba uno de los portavoces, quienes relataron que "por las noches pasábamos terror, porque todos sabíamos lo que pasaba, nadie lo contaba pero todos sabíamos lo que pasaba. El miedo era por saber a quien le iba tocar esa noche. Ese hombre no tenía ningún reparo en hacer sufrir" a niños que entonces tenían 10 y 13 años. 

 

Los exalumnos que se han manifestado en Astorga han confirmado que se reunirán el 28 de febrero con el obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, para exigirle "justicia". Piden que se llegue hasta el final en la investigación anunciada por el Obispado tanto en el colegio Juan XXIII de Puebla de Sanabria como en el seminario de La Bañeza y "que el paso del tiempo no sea la sombra donde se escondan estos seres sin escrúpulos y sin dignidad".

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress