Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 22/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Pureza Vega Fernández
26/02/2017
TESOROS NUEVOS Y VIEJOS EN LA PRENSA ASTORGANA (7)

La Luz de Astorga entre dos eclipses

La Luz de Astorga de Nicesio Fidalgo, tiene una andadura larga, muy larga, y habrá que narrarla pasito a pasito, de sol a sol, de eclipse en eclipse, en sus confrontaciones epocales con los periódicos rivales de cada momento. La más larga y titánica rivalidad comienza justo en está primera década y será su oponente El Pensamiento Astorgano de Magín Revillo, y desembocará en el cierre definitivo de ambos a finales de los años setenta. Luego comienza una nueva historia.

 

[Img #27398]

 

 

Mientras La Lid -que fue la vía de la máscara que adoptó El Ideal por una temporadita-, El Faro astorgano y La Luz seguían su andadura. Y El Pensamiento Astorgano en estas estaba a punto de romper sus aguas. 

 

Fue La Luz la que se hizo eco del eclipse del lunes 28 de mayo de 1900, en escueta mención, como si en ello se proclamaran sol y luz, frente a quienes pasajeramente vinieron a hacerle sombra, como si dijese que quien tal pudiera hacérsela no había nacido todavía.


Así en su año IX, del martes dos de agosto de 1900, en el nº 872, La Luz hace gala de sus puntos de suscripción en Astorga, Bembibre, Ponferrada, Villafranca, El Barco de Valdeorras, La Bañeza y Benavente. Enseña su poderío frente a ‘periodicuchos’ como El Heraldo, anunciando a bombo y platillo su flamante servicio postal y sus corresponsalías: Corresponsal en París; A. Saissy. Corresponsal en Madrid; ‘Mencheta’.


En aquel tiempo La Luz sacaba a la luz a modo de folletón por entregas, en formato 30,5 x 47,5, cuatro páginas, a cuatro columnas, El señor de Bembibre. Disponía de una sección noticiera -paralela a la ‘Rápida noticiera’ de El Ideal-, titulada: ‘Ecos de la diócesis y provincia. Servicio especial de La Luz’.


El siete de noviembre de 1900 La Luz de Astorga no pudo publicarse, fue una de las escasas ocasiones en las que el periódico de 'Fidalgo' desde su fundación en marzo de 1892 hasta su cierre el 13 de abril de 1976 no lo hizo. El periódico autoproclamado ‘el más católico’ de Astorga, y ya es decir, con autocensura eclesiástica; el ‘apesebrado’, que en ocasiones se acogía a censura militar, era suspendido por el alcalde D. Paulino Alonso Lorenzana, debido a un follón callejero a las puertas de la redacción. “Suspendido por orden de la autoridad”, reza el titular, “de que no se apercibió de los gritos sub-versivos (sic) dados según se dice ante la redacción del mismo en la mañana del domingo último, porque en otro caso, se hubiera apresurado a protestar de tales manifestaciones contrarias a las instituciones vigentes, haciendo a la vez nueva declaración de que La Luz no es periódico carlista.”


El Alcalde,  Paulino Alonso Lorenzana, debido al silencio impuesto a La Luz, que no le permite justificarse ante los lectores del mismo, se justificaba en El Heraldo Astorgano del 9 de noviembre de 1900: “Se ha suspendido la publicación de La Luz de Astorga. Sentimos el percance.” Hubo otras ausencias en estos primeros años, así la Hoja Literaria de La Luz no fue publicada en el mes de febrero de 1900.


También el número del 30 de diciembre de 1900 se repartirá el 31. Más grave fue la suspensión por parte del Alcalde Sr. Lorenzana, el 30 de enero de 1901, por “lo del cabo de serenos.” Ese nº 1039  se tira con una sola hoja (dos páginas) y con la trampilla y pataleta de que la otra hoja se sustituye por la hoja literaria: en la primera va el texto y en la segunda se incorpora la publicidad.


El 14 de febrero de 1901 publica La Luz la “Carta enviada al ministro de la gobernación”: “Me diga  si el Alcalde de esta ciudad tiene atribuciones para suspender el periódico cuando se le antoje y fundada no más que en la suspensión de garantías, en cuyo caso o dejaré de publicar el periódico o solamente aparecerán en él los asuntos que no disgusten al Alcalde.”


Habría aún una tercera ‘alcaldada’ aparecida en el citado número del 14 de febrero en la que se pide desde la alcaldía “que el periódico justifique las cuentas de la suscripción hecha por el periódico en 1897 a favor de los repatriados de ultramar.” Responderá La Luz que están liquidados desde el 15 de enero de 1898.

 

[Img #27400]

 


Es sintomática la permanente intervención de los ediles en aquel momento. Cuando no podían domar a la opinión pública tiraban de multas y sanciones, buscando propiciar el cierre definitivo, como ya acababa de suceder con El Heraldo y como a punto está de ocurrirle a El Ideal. La libertad de prensa aunque cacareada nunca ha dejado de ser molesta a quien se instala en el poder, incluso si se trata de una población de 8000 habitantes tal cual era la de Astorga por el 1900; y si bien antes se afrontaba ‘la molestia del tábano’ con la arbitrariedad del cierre o la multa, hoy en día se utiliza el dinero de la publicidad institucional de manera selectiva como forma de ejercer presión sobre el sentido de la información. La pretensión última de tal abuso es la misma de antes; aunque el resultado hoy en día pudiera salir por la culata (véase la sentencia a favor de I. León, en sus reclamaciones a la Diputación de León).


Los dolores de cabeza de 'La Luz' no se reducían a las ‘alcaldadas’ de turno, sino que adoptaban máscaras diversas, así la querella contra La Luz de Astorga por parte de El Heraldo Astorgano, en la que se aduce que Paulino P. Monteserín, padre del pintor, contador de fondos municipales, es corresponsal; y no lo era desde dos días antes de la campaña. Esta denuncia se debe a las incompatibilidades proclamadas para atajar la manipulación informativa, en un periodo de nuestra historia en el que las cabeceras se fundaban por motivos electorales fácilmente identificables.


Esta información aparecía en el nº 1253 y sabemos del fallo a favor de La Luz por el 1294 del año 1902. Año en que La Luz anuncia sus precios especiales para la clase obrera.


El 6 de diciembre de 1908, La Luz de Astorga sale titulando: “Manifestación en Astorga”, dando cuenta de la protesta contra el Ayuntamiento por la venta del ‘vivero municipal’. Se relata el transcurso de la manifestación desde el seminario hasta la Plaza Mayor y que no paró de gritar  “Abajo el Alcalde”, gritos que arreciaron a las puertas del consistorio.


Esta publicación informativa tuvo como consecuencia el procesamiento de los directores de El Faro Astorgano y de La Luz de Astorga. Eran también aquellos tiempos malos para la libertad informativa. Sabemos cuál fue el resultado de ese procesamiento por una notita extraída de El Faro Astorgano, en febrero de 1909: “A nuestro colega La Luz de Astorga le han sido impuestas 300 pesetas de multa en el juicio seguido contra él a instancia del Alcalde de esta ciudad.” No sabemos lo bien librado que quedaría el Faro Astorgano, cosa que él se guarda muy bien de decir, en el juicio unísono que se siguió contra su información sobre la manifestación contra el vivero municipal.


Los precios de La Luz variaban año a año dependiendo de la carestía del papel e incluso del número de suscriptores. A partir del 1º de enero de 1902 La Luz se abarata, y se justifica por el incremento de las suscripciones, tanta honradez daría hoy en día que pensar. El precio era de 5 céntimos por el número suelto. Los precios variaban según el periodo de suscripción y si esta era para Astorga o tuviera que utilizar el correo postal.
Por aquel entonces La Luz recoge noticias de Región de León, El Porvenir, El Correo de Zamora y el Carbayón de Oviedo.

 

 

[Img #27399]

 

 

Algunas efemérides y anécdotas en La Luz de Astorga durante la primera década del siglo XX:


En el nº 1071 correspondiente al mes de abril de 1901 da cuenta del nombramiento como gobernador del Banco de España a D. Pío Gullón.


El 20 de mayo de 1901 se produjo una reyerta en la Plaza Mayor con varios heridos leves.


El 9 de mayo de 1902 aparece publicada la esquela de Prieto de Castro, “fundador de varios importantes periódicos de la Isla de Cuba”. Como acompañamiento de esta esquela, colaboraciones de Marcelo Macías, Antolín López Peláez y Clemente Bravo.


Por el número del 7 de diciembre de 1903 sabemos de la representación “el próximo domingo en la Sociedad La Amistad” de la comedia en tres actos “’Los hijos artificiales’, cuya acción se desarrolla en Astorga.”


La Luz había hecho público el fallecimiento de D. Francisco Justel, párroco de Valcabado, un difunto artificial, antecedente de ‘El difunto Matías Pascal’. No era verdad. Con este motivo en el nº 96 de El Faro del 27 de enero de 1904 se lee: “El mejor día el flamante papelucho por su afán inmoderado de aparecer como exclusivo acaparador de noticias eclesiásticas, es capaz de mandar al otro barrio a algunos de los párrocos y sacerdotes que no están suscritos a tal papel.” 


Otra necrológica importante para La Luz, fue la del  13 de abril de 1904. Era la de Domingo Fidalgo de la Mata, “fundador de La Luz”, fallecido en Madrid el 9 de abril: “Del padre de nuestro querido director solo queda el recuerdo de sus entusiasmos por la causa carlista, los cuantiosos desembolsos que le costó durante la última guerra civil y los destierros y sinsabores que por ella sufrió.”


No cabía duda a estas alturas de que estabamos ante un periódico muy, pero que muy conservador que participa partidariamente en las reyertas de fin de siglo entre conservadores, defensores ultramontanos de la religión católica, y liberales (El Faro Astorgano) a los que habrían de añadirse, en la levítica Astorga, el ala anticlerical (El Ideal, La Lid, El Ideal 2ª época).

 

Es curiosa pero muy ilustrativa la referencia que hace El Ideal, 24 de mayo de 1905, a la postura de La Luz sobre los fastos del Nobel a Echegaray: "La Luz de Astorga  no está conforme y protesta del homenaje estruendoso hecho al Sr, Echegaray, por España entera, y a propósito de acto de tanta resonancia llama al Sr. Ehegaray 'político revolucionario' y 'dramaturgo extravagante'."

"Esto de los homenajes a la ciencia, al saber y al talento, no les agrada mucho a ciertas gentes, lo grande, lo sublime, lo que más enaltece a la persona es el escapulario colgado al cuello y con él asistir a los triduos, 'cuatriduos' y demás exhibiciones carco-religiosas."


Tenemos noticia de que el eclipse de sol del 30 de agosto de 1905 fue seguido por cerca de 2000 espectadores. Los eclipses y los cometas marcaban a fin de siglo más que el acaecer político. Tras cada eclipse el gritar del gallo quebraba la tina de oscuridad y La Luz resplandecía más y más. Así de vuelta de este eclipse, El Ideal, perpetuo competidor de La Luz, fue suspendido por el juzgado de instrucción, inutilizándole los moldes y confiscando los ejemplares del número correspondiente al 20 de agosto. Era su director Antonio A. Alonso, “espiritual, diáfano, cervantino y batallador" y por encima de todo un animal periodístico; y por ello salió por encima de la ley y de la orden gubernativa, en ausencia de moldes y contra toda confiscación, otro número más en Astorga. El  454 del 25 de agosto de 1905. No le queda otro remedio que irse, como Toribio, a publicar sus escritos a otra parte. Aún se tirarían dos números más en Ponferrada, el último el 6 de septiembre de 1905.

 

 

[Img #27401]

 


Unas cuantas hojas extraordinarias de La Luz se añadieron en el transcurso de esta primera década del siglo. Tenemos noticia de las siguientes:


Hoja extraordinaria sobre el concurso de la diócesis. Sábado 25 de abril de 1903. Trata sobre el conflicto de los obispos y el traslado del Obispo de Segovia a Victoria. 


El 29 de agosto de 1904 se publica un especial dedicado al Padre Blanco García, autor de una magna y excelente ‘Historia de la Literatura Española en Siglo XIX’, que incorpora también la literatura hispanoamericana, país a país. El Ideal da noticia de que ese 29 de agosto se organizó una procesión cívica con objeto de descubrir la lápida colocada en la casa en que naciera el P. Blanco.


El 9 de mayo de 1904, en el nº 1539 se incorpora una sección de amenidades.


En La Luz del 30 de septiembre de 1904, nº 1599 se inicia una sección de consultas titulada. “Bufete de Consultas”, que solo apareció una vez.


La luz de Astorga airea cada poco los nuevos corresponsales que incorpora, en esta ocasión lo hace con los de el Bierzo, en su ánimo de ir más allá de la raya de las comarcas astorganas: Corresponsales en Bembibre; José Luis Fernández. En Villafranca; Luis López Reguera. Y un nuevo colaborador; Miguel Peñaflor.

 

A comienzos de la segunda década La Luz y toda la prensa astorgana verán esclarecidas sus posiciones respectivas: El Faro Astorgano, de tendencia liberal. El pensamiento Astorgano cuyo primer número se ponía en la calle el 4 de febrero de 1904, trisemanario católico, contando con todas las bendiciones episcopales de rigor. Y La Luz de Astorga.


Hubo por estas fechas otras publicaciones de más corta duración, El Evangelio en Astorga salió por vez primera el 10 de agosto de 1906, ya “antes de cumplirse el mes el diputado Luis Luengo presenta querella criminal en el juzgado contra su director”. Se trataba, según cuenta José Antonio Carro Celada “de un periódico combativo y antiepiscopal, que levantaba ampollas entre los conservadores astorganos.”


Otras publicaciones efímeras pero sustanciosas fueron El Regional de Francisco Bescós y Paulino Alonso Fernández de Arellano, periódico conservador pero peleón, lo que lleva a la detención e incomunicación de su primer director, Bescós, en unas cuantas ocasiones. Es un periódico que a tenor de las suspensiones adopta diversas máscaras, como la de El Adalid, tras la primera prohibición de su publicación.
Fueron las más de las veces publicaciones nacidas al fragor de las reyertas electorales. Así El Progreso, del partido liberal dura lo que dura el enfrentamiento electoral, lo mismo sucederá con su contrincante conservador, La Verdad.


A comienzos de la década siguiente el 3 de enero de 1916, va a nacer una cuarta publicación que será referente frente a las tres indicadas en Astorga: Región Maragata.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress