Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 28/07/2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Reportaje gráfico: Jesús GG y Eloy Rubio
5/03/2017

Totems, mitos y ritos carnavalescos

La Piñata de Astorga se ha topado este domingo con la riqueza antropológica y etnográfica de los carnavales rurales del noroeste peninsular. El tiempo desagradable impidió que los antruejos despidieran al invierno con sus músicas y colores en las calles de la ciudad, teniendo que guarecerse en la sala deportiva de Rectivía 

[Img #27599]

 

El pabellón deportivo ubicado en el arrabal astorgano se pobló de totems, personajes mitológicos, símbolos y ritos transformados en figuras de carnaval. Siete grupos de antruejos de León, Salamanca y Galicia participaron en el I Encuentro Cultural y de Tradiciones Carnavalescas, que ha venido a enriquecer a la Piñata hundiéndola en las raíces de la cultura popular. 

 

El Toro, el Hombre del Saco, la Vieya, el Guirrio, la Tarara o el temido Pellejo demostraron su artimañas para asustar, tiznar o fertilizar al numeroso público que se congregó para contemplar unas tradiciones recuperadas en los pueblos regados por el Órbigo desde su nacimiento hasta casi su desembocadura, en La Cabrera, la comarca orensana de Valdeorras y de la Sierra de Francia salmantina.  

 

Por el centro de la sala deportiva de Rectivía fueron armando de las suyas los Toros, Guirrios y Antruejos de Velilla de la Reina (León), las Maragatas y Patahenos de La Alberca (Salamanca), los ​Jurrus y Castrones de Alija del Infantado, el Antruejo de Carrizo de la Rivera, los Campaneirus de La Cuesta (La Cabrera), los Guirrios y Antruejos de Cimanes del Tejar, y el Folión de A Veiga (Orense). 

 

Los asistentes descubrieron que El Maragato y La Maragata enriquecieron el carnaval de La Alberca gracias al flujo de ideas y mercancías que propició la Vía de la Plata. Estas dos figuras perfectamente identificables por el atuendo que emula el traje típico de Maragatería, compartieron el centro del pabellón deportivo con los Patahenos, que no son otra cosa que muchachos embutidos en sacos llenos de heno que son volteados con palos y 'forcas' utilizados para labrar la tierra.

 

[Img #27595][Img #27596][Img #27597]

 

 

Los de A Veiga (Orense) entraron en el recinto retumbando con los bombos y tambores del Folión, y las carreras de los Charrelos con sus grandes sombreros de colores llamativos, donde no faltan figuras alegóricas como el toro, y sus máscaras esperpénticas y calaveras.

 

[Img #27598][Img #27600][Img #27601][Img #27602]

 

 

De Velilla de la Reina, Carrizo de la Ribera y Cimanes del Tejar llegaron los guirrios ataviados como para una danza de paloteo, pero enmascarados y con cencerros por detrás de  la cintura, con cresta de abanico multicolor de serpiente emplumada, para zurrar al respetable. Después cada antruejo aportó sus peculiaridades como la Tarara o el Pellejo de Carrizo, la Ulogia y el Hombre del Saco de Cimanes, y la batalla entre Toros y Guirrios de Velilla, donde el guirrio como no queriendo secuestró a una moza y sujetándola por la cintura la pasó por encima de la cornamenta del astado.

 

[Img #27603][Img #27604][Img #27605][Img #27606][Img #27607][Img #27608]

 

 

De Alija del Infantado arribaron los Jurrus con sus máscaras diabólicas, bien barbadas, con los dientes fieros y afilados de las tenazas con las que amedrentan a quien ose interponerse en su camino. Un carnaval cuyos orígenes hay que buscarlos en el siglo VIII antes de Jesucristo, en las luchas por la supervivencia, por el monte, el río y la caza.

 

[Img #27609][Img #27610]

 

 

Los Campaneirus de La Cuesta vinieron a Astorga con sus 'mázcaras' de piel, el Toro como símbolo de fertilidad y fuerza, la entrañable deidad leonesa encarnada en la Vieya, y los Galanes y las Galanas en los que los sexos se intercambian los atuendos y las funciones en los bailes.

 

[Img #27613][Img #27614]

 

Astorga ha acogido todas estas "reminiscencias, probablemente, de antiguos cultos en pro de la supervivencia y conservación de la especie, justo cuando el sol se aproxima a su equinoccio de primavera y la naturaleza despierta de su letargo invernal", como ha indicado en diferentes artículos el investigador leonés David Gustavo López, "cuyos rituales se tradujeron en bailes de máscaras que pueden estar relacionados con cultos animistas y totémicos, destinados reclamar la acción benefactora del tótem, sea un animal u otro ser animado, en el que el grupo social cree tener sus ancestros".

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress