Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 28/03/2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
10/03/2017

CSIF exige soluciones para la oficina del Ecyl ante la falta de "garantías de seguridad para los trabajadores y los usuarios”

El sindicato denuncia las “graves deficiencias” de la oficina del Ecyl de Astorga, en la que -además- se lleva sufriendo un persistente olor a gasoil desde hace más de un mes, que incluso ha obligado al cierre de la oficina durante varios días, sin que se haya resuelto el problema.

[Img #27727]

 

La Oficina del Ecyl de Astorga sigue en el disparadero. El sindicato CSIF ha hecho público que el motivo del cierre durante dos semanas se debió al "persistente y fuerte olor a gasoil" que comenzó el 5 de febrero. Este martes 7 de marzo se volvió a abrir al público pero ante la persistencia de "las graves deficiencias, el miércoles y el jueves se ha vuelto a realizar ese tratamiento de choque, sin respetar el periodo de ventilación, con las consiguientes molestias y sin las suficientes garantías de seguridad para los trabajadores y usuarios”. En opinión de CSIF, la situación es tan caótica, que diversos usuarios han presentado reclamaciones por las nefastas condiciones de la oficina”.

 

Al sindicato le consta que el Ayuntamiento de Astorga optó por sellar los depósitos de gasoil del Colegio Público Blanco de Cela, pero "al persistir el problema se decidió trasladar a los empleados públicos del SEPE durante una semana a las oficinas en La Bañeza y León, con el consiguiente trastorno para los trabajadores y usuarios”. El viernes 3 de marzo, el ECYL, que es el responsable del mantenimiento de la oficina, realizó un tratamiento de choque, “con una purificación del espacio con ozono, que se realizó fuera de las oficinas, en las escaleras, mientras las oficinas permanecían cerradas, por lo que difícilmente se pudo solucionar el problema”, apunta CSIF.

 

El CSIF lamenta que el olor de gasoil, que no se ha podido evitar hasta ahora, "es un problema más que se añade a otras deficiencias, como la falta de espacio de la oficina, en la que los empleados no pueden trabajar con comodidad, ni pueden atender correctamente a los usuarios", la inexistencia de una zona de espera, teniendo que utilizar los usuarios el rellano de la escalera para esperar a ser atendidos.

 

La organización sindical denuncia que las oficinas no disponen de acceso a minusválidos, y algunos usuarios que acuden con sus hijos deben dejar la silla del niño en el vestíbulo de la planta baja, tampoco disponen de una salida de emergencias, las instalaciones eléctrica e informática son deficientes, existe escasa luz artificial, la ventilación es inadecuada, y existen de goteras en el techo. Además, CSIF critica que la oficina dispone de dos baños, pero que uno de ellos esta inutilizado usándose como trastero.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress