Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 28/05/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eloy Rubio Carro
12/03/2017
ENTREVISTA / Manuela Cabero Morán, vicepresidenta y delegada de emergencias de Cruz Roja Española

"Es un deber moral ineludible que los desafortunados sepan que no están solos"

La vicepresidenta de Cruz Roja Española, Manuela Cabero Morán, protagonizó este fin de semana ‘Conversaciones sin Red’ en Veguellina de Órbigo lanzando un SOS por los refugiados en Grecia, el último de sus viajes solidarios que le han llevado por medio mundo. Cabero Morán, invitada por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo fue entrevistada por Tomás Néstor Martínez en un formato de conversaciones que se vienen realizando en Veguellina mes a mes desde el último septiembre. Con esta entrevista queda finalizada la serie hasta el nuevo curso.

 

[Img #27792]

 

El juego en esta ocasión no podía ser una tentativa de ejercicios contorsionistas, pues Tomás Néstor Martínez estaba frente a Manuela Cabero Morán, una reputada piloto y no precisamente de vuelo acrobático, aunque también lo hubiera practicado. ¿Qué puede hacer un maestro del títere si sabe que su alumna ocasional es la número uno o dos de España en el ‘Ocho Vertical’ o en ‘Imperial Tombé’. Tal vez solo pueda a distancia prudencial del suelo, seguir las instrucciones y el rebufo de la entrevistada y planear dentro de las propias capacidades. No existe red por el momento para los viajes internacionales y más cuando estos vuelos suceden en países en guerra o en los lugares humanamente más inhóspitos del planeta.

 

 

Naranjo en maceta, ¡qué triste es tu suerte! 

 

 

Comenzó Tomás con una pregunta casi poética. Pareciera que íbamos a asistir a un forcejeo de acrobacias incomposibles entre sí, tierra y aíre, volapiés y rizos; solo echaríamos de menos las fantasías acuáticas, pero estas podrían venir de la musicalidad del juego que surge del choque de dos conciencias inesperadas, del toma y daca, de la gracia aérea del títere de altura, de una altura inmensa.

 

 

Tomás Néstor: ¿Este año los limoneros  y los naranjos en Atenas se helaron, o se te helaron? ¿Es eso símbolo de algo? ¿Se podría trasladar a la situación que están pasando allí todos los migrantes que llegan?

 

Manuela Cabero Morán: El invierno ha sido muy duro, hasta nevar al nivel del mar, pero pude seguir comiendo naranjas de mi propia casa. La realidad es que en los dos campos que gestiona la Cruz Roja los refugiados vivían en contenedores y tenían calefacción. No sucede lo mismo con los refugiados que entraron en Grecia antes del acuerdo entre Europa y Turquía, los cuales estarían dispuestos a regresar a Siria en cuanto se parase la guerra.

 

 

Pareciera que Tomás Néstor iba a cambiarle el pie, no fue así. Súbito entendimos el paralelismo entre proyecto y vida y el otro paralelismo que no más comenzar la entrevista vino a suceder, el de Tomás y Manuela; alabeos, cabeceos y guiñadas realizados a la par, para ir entrando en materia y en el espíritu. Ambos en buena forma física y control mental. Abróchense los cinturones.

 

 

Tú en principio ibas para arquitecta y entonces dejaste los planos y aquellos materiales, para participar y ayudar a levantar el Edificio de la Solidaridad Internacional, tanto en Cruz Roja Internacional como en la Media Luna Roja que quizás posea más valor que los edificios que podrías haber hecho. ¿No?

 

He intentado poner mi granito de arena. Lo mismo que a veces hace la Cruz Roja, pongo por caso Bagdad, en la invasión de Irak, en 2003, habíamos podido tratar tan solo a 59 pacientes, pero estuvimos ahí. Un deber ineludible y valiosísimo, pues los afectados no perdían la esperanza, se daban cuenta de que alguien en alguna otra zona del mundo los tiene en cuenta, que saben que existen y que les importan.

 

 

[Img #27793]

 

 

Se veía que el vuelo iba de altura, rozando ya lo inmaterial, nos dábamos cuenta de que las grandes palabras a veces son ‘dichas’ y mascadas en su pulpa sin perder un ápice de sentido.

Tomás hizo un giro para iniciar un Medio Ocho comenzando por un Barreno, si fuera en tierra diríamos que incitó a su interlocutora a un cambio de pie, a un traspié. Soltándole a bocajarro:

 

 

¿Debió de ser también un grande apuro en Valverde Enrique cuando la señora Germana tuvo aquel cólico? ¿Vaya susto no?

 

¡Pero como sabes tú esto, Néstor! Pues claro, recién acabada la carrera de medicina, me presento en Valverde Enrique con mi colchoncito y mi mesa, a pasar consulta con cuatro chismes…y me llama una señora mayor, mi primer paciente, se llamaba Germana, yo más asustada que ella. Ella ya sabía que tenía un cólico renal, yo recién salida de la facultad no sabía ni pinchar, pero la señora Germana me dice, nada, nada, aquí en la vena ponga usted esa goma, tenía de todo, el ‘Baraljin’ , todo. Esa fue mi primera paciente. ¿Cómo sabes tú esto Néstor?

 

 

Porque me han dicho que me informe porque en caso contrario me despiden de Conversaciones sin Red. Luego fuiste a Talavera de la Reina y según llegas ves la plaza llena de chiquillos y dijiste: ¡Ay Dios mío, todos para mí!

 

¿Quién te ha contado todo eso? Dejé Valverde de Enrique y me fui a un pueblo, Puente del Arzobispo, y llego en pleno invierno y cuando bajo del autobús con mis maleticas y veo una cantidad de chiquillos en la calle, lo que tú dices; si hubiera tenido un coche me hubiera dado la vuelta para casa. Me digo: ¿Soy yo la responsable de estas criaturas? ¡Pues van apañaos los pobres! 

 

 

Era ya cosa de vuelos mayores, de ponerse a prueba con Gs positivos y negativos, en los negativos, la sangre se viene a la cabeza, la cara enrojece y los ojos se dilatan, algo como lo que ocurre en el terror pánico. En última estancia, el estancamiento de la sangre en el cerebro puede producir la pérdida de la conciencia, de la sensibilidad. Un cuchillo en la cabeza, un golpe seco de machete que la rebane. “Sin embargo, el efecto sobre el cuerpo humano dependerá de cada individuo”.

 

 

 

Toneles y ángulos de 45: La guerra de Hutus y Tutsies.

 

 

Pero poco a poco fuiste superando eso y muchísimo más. Llegamos al año 1994 en el que estalla la guerra entre Hutus y Tutsies, y tú dijiste, para allá. Y entonces te dijeron Médicos del Mundo…

 

Con Médicos del Mundo fuimos otra médica y yo a la Guerra de Bosnia.

 

 

Mi trabajo, dices tú, es un deber moral ineludible para que los desafortunados del mundo sepan que no están solos. ¿Genial, no?

 

No sé por qué eso está escrito, lo acabo de decir yo en esta charla. No puedes tenerlo ahí escrito.

 

 

Magia. Mira en Veguellina suceden multitud de milagros que no voy a desvelar, porque entonces dejan de ser milagros  y pierden de algún modo la iniciativa. Pero aquí cada año pasan cosas maravillosas.

 

No lo he dudado nunca. Cuando yo le contaba a mis amigos lo que hacíamos en Veguellina …Me decían: ¡Tu pueblo parece Las Vegas!… supongo que de cuarenta años para acá habréis adelantado muchísimo.

 

 

[Img #27795]

 

 

Cuéntanos tu experiencia cuando ves la devastación enorme que hay en Kosovo, en Mostar, que además es una guerra civil, eso por un lado, y por el otro, que los europeos, me refiero a los ‘mandamases’, como no había petróleo ni gas natural ni nada, pues miran para otro lado. Además de los desmanes que ahí se cometieron.

 

Sí, eso es lo peor. Familias rotas, separadas, y una violencia que afecta de manera diferente, hasta corroer por dentro a cada miembro de la familia. Es la guerra total e incurable.

 

 

Y allí fue donde aquellas enfermeras te dijeron, en la guerra también se vive, y se pintaban, se maquillaban.

 

Me enseñaron muchísimo. ¡Ahí está amigo! ¡Eso sí que es!

 

 

O sea que todos debiéramos en algún momento de la vida no pasar por la guerra, pero sí por situaciones o visitas a lugares donde… En esto coincido contigo, a mí las mayores lecciones de moral me las han dado en el tercer mundo… Sería bueno pasar aunque solo fuera un mes ayudando en esos lugares…

 

Sí, sin duda alguna, por ejemplo ver la situación de Sierra Leona, ver cómo vive la gente, la gente que tiene buen nivel. La otra ni te lo imaginas.

 

 

En 2013 llegas a Irak, ¡Vaya panorama, en Bagdad!

 

Ahí lo lamentable era ver la mala planificación que se había realizado para una postguerra inmediata. Ver como la gente saqueaba los museos, la cuna de la humanidad y todos sus bienes culturales sin que ninguno de los ejércitos pusiera coto a ello. El saqueo de los hospitales, la escasez de medicinas. Al final el Ejército Norteamericano sí nos proporcionó a unas cuantas ONGs toda la medicación que necesitábamos. La situación se fue haciendo más peligrosa hasta el punto que los tres equipos médicos nos tuvimos que ir y solo se quedó el Comité Internacional de la Cruz Roja, porque no podía garantizar la mínima seguridad entre la gente. Ahí pasé yo una vez miedo atravesando todo Bagdad en una noche de toque de queda…

 

 

Comprobada la buena forma física y mental que permite soportar los cambios bruscos de aceleración en las peripecias, Tomás convertido en examinador de la memoria de Manuela, quiso probar la resistencia de la aceleración positiva, cuando la sangre se retrae en las piernas, se refugia en los pies, en las puntas de los dedos de los pies, dejando al cerebro desasistido de riego y de oxígeno, y la visión será visión o desaparición, como fue con las armas de destrucción masiva. “Aunque en todo momento se mantuviera la conciencia o la autoconciencia; o no.”

 

 

[Img #27794]

 

 

Las guerras olvidadas de África. Casi como un Ocho Vertical, pero todavía no. Uso de las escafandras.

 

 

¿Qué hay de las guerras olvidadas de África, por ejemplo Yemen, en Nigeria , en Mali?

 

En Nigeria y en Mali es terrible y otra zona mucho peor ahora mismo  es Sudán del Sur en donde se prevé una hambruna pues debido a que los grupos armados nos lo impedirán, no vamos a poder hacerle frente. Cruz Roja Española tiene un delegado en Sudán del Sur.

 

 

Y además hay que pagar un precio por introducir los alimentos. A cada grupo que se encuentra por el camino, toma para ti y déjame pasar, toma para ti…

 

Eso lo aprendimos en Somalia, adónde tu llegabas con un barco entero de alimentos y si los querías llevar al norte de Somalia se los tenías que vender para que fueran contigo. Te acompañaban hasta el límite de su jurisdicción donde te cogían otros Señores de la Guerra hasta que llegabas al destino. En esa situación ni se puede ni se debe trabajar.

 

 

¿En El Salvador te tocó el terremoto?

 

En el Salvador no hicimos gran trabajo. Se hundió y cubrió todo un pueblo y no hubo muchos heridos de ahí, pero los que hubo los atendimos.

 

 

Senegal, Sierra Leona, la historia del évola. ¿Tú te creías cuando leías las noticias en Europa todo lo que se decía? ¿Era mejor, peor o tú te decías: no saben de lo que hablan…?

 

Pensaba primero que alguien tenía que echar una mano ahí. La primera que llegó fue Cruz Roja Española, a trabajar en unas condiciones imposibles y ahí vimos la necesidad de hacer un hospital que fuera específico para pacientes de évola. En agosto de 2014 estaba hecho el hospital, luego hicimos el hospital de Cono y yo realicé dos misiones como médico; una  en 2014 en muy malas condiciones, íbamos vestidas de buzo, pero los pacientes nos reconocían, pues hablábamos con ellos, llevábamos a la vista nuestros nombres. En la segunda misión del évola, en el hospital de Kenema fui la única médica española. No puedes asumir jamás que la mortalidad de tus pacientes supere con mucho el 50% y no solo es eso; ese bichito invisible acaba con la economía de toda una región.

 

 

Casi que sobraba la escafandra, pero por delicadeza y prevención hubieron de usarla para la última prueba, la más arriesgada , el Ocho Vertical. Casi que Tomás Néstor no se atrevía a pedírle que la hiciera. Por supuesto en esta él no la iba a seguir, no estaba preparado todavía. En la acrobacia se soportan fuerzas de -5,2 Gs y de súbito se pasa a una fuerza contraria de +5,2 Gs.  La variación en menos de 10 segundos de 10Gs no deja que el corazón se vaya adaptando al cambio y reduzca el ritmo. Con un menor aporte de oxígeno al cerebro puede producirse la inconsciencia. En estas condiciones birlar a un tiempo la acometida de la aviación de Bashar al Assad y los pepinazos del Isis. ¡Ahí es nada! .“La resistencia del piloto a las aceleraciones en vuelo aumenta con una buena forma física y con las muchas horas de entrenamiento.”

 

 

[Img #27796]

 

 

Siria y los refugiados. El papelón de Europa. El Ocho Vertical sin red ni escafandra.

 

 

Vaya papel lo de Siria…

 

Lo de Siria es impresentable, Europa tiene que hacer frente a los propios compromisos que firmó durante los convenios de Ginebra y ha firmado por dos ocasiones un protocolo de refugiados. Mínimo, mínimo, es intentar mirar si esas personas son susceptibles de asilo. No podemos dejar ocho millones de personas, sin contar los desplazados…

 

 

Y qué sientes cuando se bombardean hospitales, la población civil, no se respeta a los niños…

 

Yo llevo en Cruz Roja Española el programa 'Health Care In Danger', que significa, la asistencia sanitaria en peligro, y estamos anonadados. Yo he vivido estas situaciones en Bosnia hace 20 años. A mí me han dejado plantada en lo que hoy es, en honor a los soldados españoles, la Plaza de España en Mostar; a mí me han dejado plantada viniendo de la zona oeste, no me han dejado pasar la ambulancia, he tenido que bajar a un paciente bien grave y mandar a alguien a que pasara a la zona este para que me mandaran una ambulancia a recoger a ese paciente. Ahora mismo los médicos, las enfermeras, los conductores de ambulancia, los auxiliares de enfermería, los proveedores de material médico y los proveedores de medicina están siendo secuestrados, asesinados, condicionados, obligados a ir contra la ética médica… Este programa empezó para atender a los conflictos armados. El otro día en Kabul han entrado vestidos de sanitarios y se han cargado a 38 pacientes. A nosotros nos secuestraron a un español que trabajaba para Cruz Roja, y nos han matado a seis trabajadores. La cosa se ha intensificado de tal manera que alguien le tiene que poner coto…

 

 

Enumeró entonces Tomás una batería de conceptos, pero insistió sobre el de la imparcialidad:

 

¿Cómo manifestar en estas situaciones la neutralidad, la imparcialidad? o dicho de otro modo, ¿Se puede por un momento dejar de ser Cruz Roja y convertirse en cooperante y decir me pongo el mundo por montera?

 

No se debe, primero por el respeto que te merecen todas las víctimas. La imparcialidad es más fácil, pero el ser neutrales tiene más dificultades. Hay que ser cautos, pues luego tal vez tengas que negociar con ellos a favor de las víctimas.

 

Una vez comprobada la maestría vino la exhibición propiamente dicha, añadiendo datos, anécdotas que enfatizan las rutinas acrobáticas, incluso la decoración espectacular de los aviones, el humo colorido, banderolas, rizos, toneles, barrenas y ángulos de 45, la cautela con los poderosos, la enorme colaboración de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil españolas con la Cruz Roja Española desplazada; Sem Gobi, un niño de Sierra Leona que era impresionante como cuidaba a los niños que tenía a su lado; los objetivos del milenio, la vulnerabilidad de los españoles por la crisis y por la gestión de la crisis. La sabiduría de los afectados por las catástrofes que hay que tenerla en cuenta. En fin, el aterrizaje fue suave y sereno, nadie dijera que el pilotaje había pasado por altas y bruscas turbulencias, ejecutando dificultosas acrobacias de forma precisa, con una excelente orientación espacial que permitíió eludir las rafagas de viento y de marea. Dos grandes pilotos, maestra y aprendiz de los que se puede decir que aprendíamos a vivir.

 

 

[Img #27798]

 

 

Finalizada ya la entrevista, Manuela Cavero Morán, dijo con su gracejo y desparpajo de jovencita de Veguellina: “¿Pues sabes una cosa? ¡No eres tan terrible como yo pensaba!

 

O sea que te habías informado, respondió Tomás.

 

Hombre la cara la tienes empática. Pero huy, huy, huy, en mi pueblo, bromeaba Manuela, aquí me van a despellejar.

 

Y además, un nieto de Tomás Capitán, apostilló Tomás.

 

Yo no sabía que eras nieto de Tomás Capitán, pero yo digo, a mí este señor me va a brear. No es tan fiero el León como lo pintan, terminó diciendo Manuela Cabero Morán, vicepresidenta y delegada de emergencias de Cruz Roja Española.

 

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress