Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 22/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
M.C. / ileon.com
16/03/2017

“Miguel Ángel se relajó cuando encontramos el cadáver"

El agente al que el presunto asesino de la peregrina norteamericana confesó dónde se encontraba el cadáver, y las manos que nunca han aparecido, relata la detención de Miguel Ángel, su colaboración para encontrar el cuerpo y sus reacciones.

[Img #27879]

 

"Cuando encontramos el cuerpo, me sorprendió pero entiendo por mi experiencia, que Miguel Ángel se relajó, cambio su cara, se quitó un peso de encima. Fue como si pensara: 'hasta aquí he llegado, pero se acabó el calvario'. Es un gesto muy típico en personas que no son asesinos profesionales, el alivio, la necesidad de contarlo, de liberar el cargo de conciencia", ha relatado el primer agente que ha prestado declaración durante la cuarta jornada del juicio por el crimen de la peregrina Denise Pikka Thiem, un subinspector del Grupo de Desaparecidos y Homicidios de la Policía Judicial.

 

Una deducción que ha sido puesta en tela de juicio por el abogado de la defensa del presunto asesino, de la misma forma que ha dudado de la precisión del agente cuando ha denominado la llamada de 45 minutos, y única realizada desde el terminal de Miguel Ángel tras el asesinato de Denise. "Por mi experiencia es 'la llamada de descarga', se produce en una persona que mata a otra y que tiene una carga moral muy grande. Intenta hablar con alguien de su entorno, se produce en este tipo de casos. Se suele llamar a una persona en la que se confía y se necesita hablar con ella, de cualquier cosa, paro sentirse arropado, saber que piensa en él. No significa que cuente lo que ha hecho, pero sí hablar de algo para sentirse arropado", ha declarado el agente.

 

Estado de ansiedad 

 

Cuando Miguel Ángel Muñoz fue localizado y detenido, la Policía Nacional se trasladó a las dependencias de la localidad asturiana donde se encontraba el presunto asesino de Denise, tal y cómo ha declarado en respuestas a la fiscal el agente encargado de leerle los derechos y quien se hizo cargo del detenido hasta su traslado. "Intenté calmar su grado de ansiedad, es más interesante calmarlos por su seguridad y por la nuestra. Debido a su estado de nervios, me puse el contacto con mis superiores, y decidimos que el traslado se hiciera en helicóptero, para que fuese más corto".

 

Al llegar a León, después del traslado, el detenido confiesa al mismo agente que va a colaborar y decir dónde está el cuerpo de la peregrina norteamericana. "No lo escucha nadie más, es una confidencia. A raíz de ahí ordeno que nos trasladen a la Comisaría de Astorga, informo a viva voz de las manifestaciones de Miguel Ángel, de que quiere colaborar. La magistrada entendió que era procedente, nos dio su visto bueno para que nos trasladásemos al lugar".

 

Miguel Ángel conduce a la Policía al lugar inequívoco del cadáver

 

Los Policías Nacionales que acompañaron al presunto asesino de Denise hasta el cuerpo de la peregrina son de Madrid, no conocían el lugar, por lo que se dejaron guíar por Miguel Ángel Muñoz, según han declarado en la vista.

 

"Nos conduce al lugar inequívoco", ha sentenciado uno de los agentes. Según la descripción detallada de los policías, se desplazaron tres o cuatro kilómetros por una comarcal, y tras abandonarla toman un camino de tierra dos kilómetros más. Llegan a un punto en el que paran el coche y continúan a pie, según la misma declaración. La comitiva sigue caminando por medio del campo, toman un camino de tierra, suben una ladera por su lado izquierdo y la bajan por el lado derecho, y se toman con una valla de piedra muy larga. "Saltamos la valla, y a unos 15-20 metros, en una zona más boscosa, se percibía un olor a putrefacción. Él, Miguel Ángel Muñoz, nos dice que estaba por allí. Me adentro en la zona siguiendo el olor, hasta que encuentro un cuerpo humano en avanzado estado de descomposición", ha asegurado uno de los agentes.

 

Ni rastro de las manos de Denise

 

El subinspector del Grupo de Desaparecidos y Homicidios de la Policía Judicial ha declarado que solicitó la colaboración de Miguel Ángel Muñiz, concretamente el 18 de septiembre de 2015, cuando habló con su letrado, para tomar declaración a su cliente en la cárcel. El día 21 el agente mantuvo una declaración en la que Miguel Ángel Muñoz colaboró, y dijo dónde había escondido las manos. Según el policía dio la explicación para localizarlas, muy cerca de su casa. También contó que se las había cortado en el primer enterramiento del cuerpo, muy cercano a su casa, y para acordarse del sitio había puesto "dos piedrecitas pequeñitas". Con esas indicaciones se buscó el lugar, también en otra zona más amplia pero no se encontraron las manos.

 

Guerrilla zapatista y colombiana

 

Este jueves les ha tocado el turno de declarar a los agentes que estuvieron presentes en la localización del cadáver y la reconstrucción de los hechos, quienes han asegurado que son 2 kilómetros -algunos han declarado que 3 kilómetros a lo sumo- los que separan en línea recta la casa del presunto asesino del lugar del hallazgo del cuerpo.

 

Un miembro de la Policía Judicial del Grupo de Desaparecidos y Homicidios ha recordado durante su turno de respuestas a la fiscal del caso que, según las declaraciones del presunto asesino, y ya que estuvo vinculado con la guerrilla zapatista y con la guerrilla colombiana -tal y como también han confirmado familiares del detenido-, aprovechando "una noche sin luna", Miguel Ángel Muñoz desenterró el cuerpo de Denise Thiem para trasladarlo al lugar donde finalmente fue localizado gracias a su colaboración, a unos 5 kilómetros del lugar del primer enterramiento.

 

También ha explicado que se vistió de oscuro, "con pasamontañas y guantes y vestido totalmente de negro" para no ser descubierto y realizó su cometido "una noche sin luna" arrastrando el cadáver "dentro de una saca".

 

El agente también ha recordado detalladamente cómo el acusado del asesinato de Denise -que presuntamente había colocado algún punto de observación "como los que ponen los cazadores para no ser descubiertos por las presas"- le relató los hechos con mucha precisión, con observaciones de cómo el cadáver pesaba mucho más que un cuerpo vivo cuando lo trasladó.

    

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress