Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 21/08/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Mercedes G. Rojo
16/03/2017
ASTORGA Y SUS COMARCAS: DESCONOCIDO UNIVERSO DE CREADORAS

María José Cordero. Un torrente de música en las venas. (Val de San Lorenzo –Ponferrada)              

[Img #27881]

 

 

Quienes vivan y amen la cultura que se ha venido haciendo realidad en Astorga desde hace años, o en otros lugares emblemáticos como el Val de San Lorenzo a través de las continuas propuestas del CIT 'La Comunal', sería extraño que no conociesen de primera mano a Mª José Cordero. Maragata de ascendencia y actualidad,  con un apego especial a las tierras cubanas que la vieron nacer, y ciudadana del mundo por convicción y profesión, ha elegido vivir (y crear) a caballo entre Val de San Lorenzo, donde tiene casa y refugio, y Ponferrada, donde desarrolla la parte docente de su vida profesional en el Conservatorio Profesional 'Cristóbal Halffter', rodeada de la música que es su vida y de la literatura que también la acompaña en este camino. Sus continuas propuestas artísticas, su habitual presencia en diferentes tipos de actos la hacen presente  y protagonista ineludible de la vida cultural de nuestro entorno más próximo, sin entrar a considerar su importante presencia profesional en tantos ámbitos que en su enumeración se nos iría el espacio de este breve reportaje.

 

En relación con su arte Mª José se define como persona trabajadora y apasionada, continuamente implicada en proyectos ilusionantes, sin los cuales la vida tendría muy poco sentido. Aunque considera que la música es para ella totalmente “vocacional, casi una predestinación” con la que la unen fuertes lazos, también comenta que esta circunstancia es fruto de un cúmulo de casualidades. Si de pequeña su acercamiento a la misma, aún en tierras cubanas, fue a través de la danza, de vuelta a España, y en Astorga, el destino la unirá para siempre a la música, que ya no la abandonaría jamás, a través de las notas que intuitivamente, de oído, comenzó a arrancarle al piano “de esos con candelabros” que había en casa de su abuela Josefa. Luego vendrían sus primeras clases de piano con Sor Vicenta, en el colegio de la Milagrosa, el descubrimiento de los cantos y danzas maragatos en el Val de San Lorenzo, a través de su padre.

 

Se  podría decir, pues, que sus primeros pasos musicales están ligados a Astorga y a la Maragatería que ama y venera desde su infancia. Considera que el entorno puede influir en el desarrollo de todo artista pero más de treinta años en la enseñanza la han llevado también a comprobar que “la sensibilidad se educa y las pasiones fluyen, te sorprenden y luego son imprescindibles para vivir”, un recorrido vital en el que en ocasiones influye la casualidad y en otras muchas tener al lado un buen maestro que te inicie en la belleza  que nos rodea. En este sentido cree que una ciudad como Astorga, “con un gran potencial como ciudad pequeña, acogedora y con encanto, para erigirse en un enclave cultural interesante”, debería prestar más atención a las personas que desde la misma se dedican al arte, abriéndoles el abanico de sus posibilidades mediante una planificación racional de actividades en torno a proyectos de interés, aprovechando el buen caldo de cultivo propiciado por la existencia de una escuela de música y de un conservatorio. “Muchos niños y jóvenes estudiando música pueden dar mucho de sí en la ciudad. A lo mejor lo que falta es programar actos en los que se pueda participar de forma libre y abordando géneros distintos”, nos dice.

 

Volviendo a su relación con la música define ésta con una gran pasión: “es mi sístole y diástole, mi forma de respirar. La música, tanto la interpretación como la composición, me han enseñando muchas cosas para la vida, por ejemplo, la paciencia y la constancia, además del sacrificio para conseguir aquello por lo que uno sueña. Es mi lugar de meditación, de encontrarme con lo más profundo de mí que, incluso, desconozco…”  En cuanto a su estilo confiesa que cree en la expresión libre del arte, sin estereotipos ni clichés, “aunque no coincida con los cánones comerciales”. Reconoce que cuando escribe música lo hace a impulsos de lo que le gusta y siente, sin importarle si está dentro de una u otra tendencia. Y buena muestra de ello es la obra tan variada que puede mostrarnos, desde obras didácticas pensando en el acercamiento de los más jóvenes a la música, a piezas con profundas raíces en el folklore de la tierra,  música sefardí o composiciones de todo tipo para darle vida a poetas tan dispares como Leopoldo Panero, Juan Gelman, Antonio Gamoneda, …, en las que hasta las evocaciones musicales de su querida Cuba tienen cabida.

 

 

[Img #27883]

 

 

Con una amplia experiencia profesional en distintos ámbitos ligados a la música (creación, interpretación, docencia) opina que las mujeres tenemos que entrar codazos en cualquier ámbito profesional y creativo, incluido el mundo de la música, pareciendo que por el hecho de ser mujeres se nos exigiera el doble “hay que dar el triple salto mortal porque, si no es así, apenas se nos valora”. Esta realidad, en su ámbito, viene acrecentado  por el poco respeto  que en muchas ocasiones demuestra la sociedad hacia estos profesionales, más allá de su sexo, “cuando canto o toco para alguien, estoy haciendo un trabajo, y ese trabajo merece un respeto y el mejor respeto es el silencio, la escucha atenta. Y ya no hablemos de lo que algunos entienden por “cantar o tocar en público”… pura gratuidad…”

 

Tal vez del tiempo de estudiante universitaria en el que además de la carrera de música hizo periodismo, le viene también la pasión por las letras, que cultiva desde siempre reconociéndonos que para ella “el lenguaje de la música y el de la palabras son eso: lenguajes. Me gustan, me apasionan … conducen mi sensibilidad y me aportan mucho bienestar ¡qué más puedo pedir!” Fruto de esa otra pasión por la palabra está su primer libro que hace muy poco ha sido publicad, Violetas a los tejados, un libro de relatos donde la presencia de la música también es constante, al igual que lo es en algunos de los relatos publicados en los proyectos de Astorga Redacción en los que ha participado. Incluso  navega también por la poesía, como lo atestiguan algunos de los poemas con los que participó en los concursos de Voces de Mujer.

 

Le pedimos alguna idea para el futuro del Teatro Gullón, ese espacio tan emblemático en la historia de la cultura astorgana en lo que a las artes se refiere  y hace de nuevo alusión a la importancia de potenciar el arte y la cultura para el desarrollo de una ciudad como la nuestra, considerando además que el mismo debería convertirse en el dinamizador de la vida cultural de la ciudad, una vida que debería ser una conquista para la que es necesario “planificar, aglutinar ideas, proyectarlas, ejecutarlas, consultar a los artistas de todos los géneros que se mueven por la ciudad y su entorno…”, invitando a los políticos a recordar que la Cultura también es una industria muy potente de futuro e invitándoles a tomar ejemplos de ciudades como Granada o Segovia, por ejemplo.

 

Mujer inquieta, sabemos que siempre tiene varios proyectos entre las manos, propuestas que va madurando poco a poco hasta que encuentran el momento y el espacio adecuado para ver la luz. Al respecto nos dice “los tengo en fila india, pero no se deben desvelar por si se chafan y, entonces, puede que parezcan, más que un sueño, una altivez por mi parte”. De los ya pasados destaca  las obras didácticas escritas para niños, dos de ellas - proyectos de innovación educativa - premiadas por la Junta de Castilla y León. Como proyectos discográficos destaca los trabajos de música sefardí con SIRMA, apartado en el que destaca también una obra aún inédita sobre un poemario en esta lengua del poeta Juan Gelman. Y dos de sus últimos trabajos muy ligados a Astorga, en concreto a la poesía de Leopoldo Panero; el CD Leopoldianas. La música imaginaria de Leopoldo Panero y la cantata, también con letra del mismo poeta, La estancia vacía.

 

 

[Img #27882]

 

 

Concluyendo este acercamiento a Mª José Cordero quiero hacerlo de la mano de sus propias reflexiones en cuanto a lo que la cultura y el arte aportan a la sociedad frente a la opinión de los 'dirigentes necios' (¿o no tanto?) que, aprovechando cualquier momento de crisis, actúan eliminando todo lo que tiene que ver con 'cultura' o con 'filosofía', para que así la gente “no reflexione, no debata y trague con todo lo que ellos decidan”. Una consecuencia del materialismo que en vez de generar paz no hace sino incrementar la violencia social. Al respecto de estas reflexiones, nos regala dos de sus citas preferidas.  La primera es de Rob Riemen, un pensador holandés contemporáneo, que dice “La cultura como el amor, no posee la capacidad de exigir, no ofrece garantía y, sin embargo, son la única oportunidad que tenemos para conquistar y proteger nuestra dignidad humana”. La segunda cita, que hace suya en relación a su propia persona, es de Albert Einstein y dice refiriéndose a sí mismo “No tengo ningún talento especial. Sólo soy apasionadamente curioso”. Fruto de esa inquieta curiosidad, Mª José Cordero viene regalándonos en los últimos años con magníficos proyectos que, además del disfrute musical, nos han permitido ahondar en el conocimiento poético de determinados autores descubriendo en ellos nuevas perspectivas, como las anteriormente mencionadas obras sobre poemas de Leopoldo Panero quien en sus propia palabra “ocupa un lugar clave en mi vida, es una forma de conectar con mi infancia y juventud, con Astorga y, en definitiva, con los míos”. Así que desde aquí solo me queda desearle que mantenga vivo ese apasionamiento y que pronto nos sorprenda y deleite con nuevos trabajos musicales. Y, por supuesto, que aprendamos a valorar su trabajo y a descubrirlo y potenciarlo en la medida que se merece. 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress