Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 24/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Bruno Marcos
23/03/2017

Río de Onor

 

[Img #28023]

 

 

El viajero que en su automóvil pretenda pasar la frontera con Portugal más allá de Sanabria se encontrará atrapado por un embudo mágico al pasar a ‘Tras os montes’.

 

Se trata de un pueblo que parece de película, o de novela, demostrando que películas y novelas son de la realidad entregas. 

 

Y no sólo porque la carretera estrecha se estreche hasta plantarse las casas en medio del camino, obligando al coche a ir a paso de animal cansado, sino porque al pueblo lo parte la frontera por el medio para dejarlo un trozo portugués y otro de España.

 

Las casas, muy pequeñas, no carecen de nada, un porche, una puerta, una ventana y hasta un balcón, pero todo ello diminuto, como si ese pueblo de cuento de hadas, efectivamente, estuviera habitado por ellas o por niños sólo.

 

El río regala una cascada de pintura con sus embalses propicios para los baños veraniegos y hay una explanada, en su ribera izquierda, llena de huertos, por donde ver ir y venir al hortelano a laborar su despensa viva. Todo muy visible y a mano.  Y uno entiende perfectamente cómo el primer lugareño decidió quedarse a vivir allí, arriba el monte con la caza, la leña y las castañas, abajo el río con el agua, la bebida, el riego y la pesca.

 

No se le escapa a uno lo dura que debió ser la vida en esa aldea de tierras no muy ricas y mal comunicadas, pero algo especial de una convivencia rica transmite el pueblo.

 

Ya en Braganza el dueño del palacio restaurado que nos hospedó nos contó que Río de Onor ha sido visitado por lo más ilustres antropólogos y etnógrafos y que, en ese pueblo que pertenece a dos países, a pesar de las previsibles dificultades administrativas, se ha dado una organización social antiquísima y rara, basada en el colectivismo, en la solidaridad.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress