Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 30/05/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Samuel Yebra Pimentel
23/03/2017

Maldito parné del Ayuntamiento

 

[Img #28025]

(El cuadro ha sido realizado por el grupoo de Izquierda Unida con datos de la liquidación del presupuesto de 2016)

 

 

A la vista de los datos de las retribuciones del Ayuntamiento de Astorga a los medios de comunicación en el año 2016 y lo disparatado de las diferencias que se aprecian a simple vista, cabe preguntarse si estamos ante una nueva discriminación en el reparto de la publicidad institucional como la de la Diputación de León sobre el periódico iLeon.com, y por la cual ha sido recientemente condenada.


Salta a la vista la preferencia, el nepotismo de partido o el capitalismo de amiguetes que se practica en ‘la casa de todos los astorganos’, y a cara desvergonzada, en favor del grupo Noroeste en Red, la empresa propietaria de Diario de Astorga, cuyas retribuciones anuales sobrepasan los 20.000 euros. Compárense con los 1.504 que recibió en el mismo periodo Astorga Redacción, un periódico independiente con una audiencia muy similar.


Lo primero que viene a las mientes es qué tipo de periodismo practicarán unos y otros. Compruébese que el Diario de León, el de mayor tirada de la provincia recibe del Ayuntamiento de Astorga la mitad que su homónimo astorgano.

 

No voy a poner en duda que todos los medios de comunicación pretenden el bien de la ciudad, hacerlo significaría discriminación y juicio de intenciones. Juicios de intenciones que sí se realizan desde la Casona, cuando identifican lo bueno para Astorga con el parabién, no siempre justipreciado, al equipo de gobierno. Los filósofos dirían que este equipo de gobierno y el alcalde a la cabeza cometen un error categorial al realizar esas mezcolanzas tan a su favor. De ahí al Estado soy yo o a ‘Astorga somos nosotros’ no habría ni medio paso.


Otra cosa que viene sucediendo como consecuencia de este 'amigamiento' es la intervención indirecta del Ayuntamiento en el precio de la publicidad del mercado libre en las comarcas de Astorga, sobre todo en el caso de los medios digitales, pero no solamente. Con 20.000 y más euros como punto de partida, la libre competencia está sesgada en favor de un mercado intervenido y los beneficiados de la subvención se permiten hundir los precios muy por debajo de sus costes.


Tras la identificación que se hace entre Astorga y equipo del gobierno, lo bueno para Astorga será lo que redunde en ‘su propio beneficio’, en el beneficio de la camarilla y de los ‘aparatitos’ que la inspiran. Para entonces ya han quedado atrapados en esa especie de capillismo narcisista, que los cree  invulnerables y optimistas y donde cualquier diferencia o punto de vista se considera traición que habrá de hacerse pagar.


¿Pero no es así la esencia de la democracia? La aceptación e incorporación de las críticas a sus políticas, a sus hasta ahora erráticas políticas para el mejoramiento de una Astorga que a estas alturas ya se habría encumbrado inmejorable.


Astorga viene siendo mejorable, muy mejorable, aunque no lo serán ya estos políticos entrampados en la autocomplacencia, que se parapetan tras de una ‘prensa’ afecta y 'sobre-pagada' y que viven de la ficción inventada por y para ellos. Y por si no fuera suficiente, desde el erario público astorgano se les sufraga un gabinete de prensa para su solo servicio y no, no para el bien de esa Astorga que tanto les llena la boca. ¡Viva la Virgen y Santa mártir!


¿Será el bien de Astorga el bien de los astorganos/as o no? El circo lo estamos viendo a diario como en los tiempos de la abundancia. ¿Cuálas son las penas y las vaquitas?

 
¿Qué sucedería si, tan aficionados como dicen a la externalización de los servicios, el reparto de la tarta publicitaria lo hiciera una empresa con criterios objetivos? ¿Cuáles serían las tornas? Es fácil de saber cómo se haría y sin necesidad de contratar a nadie. El propio Ayuntamiento dispone, con que tuviera voluntad para ello, de procedimientos de equidad. Los que ocupan la capilla los conocen y aún así obran torticeramente, o ¿es que ninguno de nuestros ediles habría recibido la mínima formación ética en su académica vida? A alguno de ellos le hemos oído decir sin ningún reparo que “al enemigo ni agua”.


Para esa camarilla de ‘los buenos’ el periodismo independiente es una risotada (como la de Millán Astray) con la que querrían ahogarlo en su vaso de agua. “Un periódico libre es aquel que se muestra independiente de intereses y propiedades externos, en donde los redactores y opinantes no dependen en aquello que escriben de deseos e intereses que no sean los suyos propios.” Es algo más, mucho más el periodismo independiente, pero para empezar eso.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress