Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 24/09/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Luis Puerto
29/03/2017

Defendamos Europa

 

[Img #28154]

 


 

 En los últimos tiempos, desde distintos flancos y debido a distintos intereses, no dejan de lanzarse dardos y amenazas contra Europa. Y, cuando todo ello se hace, se está atentando fundamentalmente contra un proyecto civilizador que nuestro continente viene configurando desde los tiempos clásicos y medievales, y que se concretó, de modo decisivo, en los tiempos modernos, con todas las propuestas de la ilustración, de la revolución francesa, de los derechos humanos y civiles... y con la creación de un nuevo modo de vivir y convivir en sociedad, basado en los principios de dignidad, de tolerancia, de libertad, de fraternidad y de igualdad.

 

Ese es el proyecto civilizador de Europa, que sigue siendo un ideal para los seres humanos y para las distintas sociedades, respetando, claro está, los modos de ser de las distintas culturas y civilizaciones. Porque la idea de respeto hacia lo otro y hacia los otros forma también parte de la identidad europea y de su proyecto civilizador.

 

Por ello, las amenazas que sufre Europa, que son de muchos tipos (amenazas terroristas, la del “brexit”, la lanzada por los extremismos para-fascistas surgidos en distintos países del continente, la actitud  de la actual administración norteamericana, o los totalitarismos rusos, etc.), no son sino atentados contra ese faro civilizador del mundo que es, que sigue siendo Europa y lo mejor de su historia y de su cultura.

 

De ahí esa necesidad de defender Europa y todo su proyecto civilizador, que es el nuestro, el de todos; un proyecto civilizador que es el de los ciudadanos, que es la suma de la cultura clásica greco-latina, de las raíces cristianas, del humanismo renacentista, de los postulados de la ilustración, de los valores de la revolución francesa, de los ideales románticos, de los derechos del hombre y de la mujer, de los derechos civiles de todos y para todos, de esa actitud de acogida y abierta hacia los que huyen de hambrunas, terrores, guerras, indigencias...

 

¿Y nos parece poco? Es mucho, es lo máximo que nuestra civilización ha alcanzado y es lo que nos humaniza y nos hace a todos mejores, como individuos y como sociedades. De ahí la necesidad, en este momento histórico, de defender Europa y todo lo que significa.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress