Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 20/06/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SEMANA SANTA
Astorga Redacción
10/04/2017

"Salió el Ecce Homo a la calle, con el dogal del hombre a la garganta"

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #28421]

 

 

Tras la celebración de la misa en la iglesia de Piedralba, se cantó la Devoción de las Cinco Llagas, que termina con la siguiente estrofa: “Corona que el Rey Divino / tuvo puesta en su cabeza / ¡Ay, mi Dios, que los mortales / la traten con reverencia!..Alabado sea por siempre…

 

[Img #28419]

[Img #28420]

 

 

Salió entonces el Ecce Homo a la calle, con el dogal del hombre a la garganta, un Cristo contorsionado, atado de manos que apoya en una columnilla. Salió pujado por cuatro braceros a una noche espléndida y empezó a trepar monte arriba, parando cada poco al rumor de la hoguera que chirriaba como las noches de verano, y pensando en alto hasta dar voces de megáfono sobre los males y padecimientos de una juventud en crisis en medio de la crisis. 

 

El recorrido fue el habitual, a excepción de algún atajillo. Al llegar arriba se vio una ciudad con la catedral diáfana, pintada, como de ladrillo encarnado; se encendió entonces la quinta hoguera y se hizo reflexión, el mundo sigue andando de cabeza y no parece fácil ponerlo en pie. Así hasta las 14 estaciones, para entrar a la Capilla del Convento de Santa Clara. Las Clarisas recibieron a los cofrades y al público acompañante y levantaron acta de la entrega de la imagen.

 

 

[Img #28418]

[Img #28422]

 

 

Un Cristo desfigurado es el descrito por Julio Mariscal Montes en su soneto Ecce Homo, de su libro de 1958, 'Quinta palabra'. 

 

Ecce Homo

 

Así es como te quiero. Así, Dios mío:

con el dogal de 'Hombre' a la garganta.

Hombre que parte el pan y suda y canta

y va y viene a los álamos y al río.

 

Hombre de carne y hueso para el frío

guñol que nos combate y nos quebranta.

Arcilla de una vez para la planta

y el látigo del viento y del rocío.

 

Así señor, así es como te espero:

vencido por el fuerte, acorralado,

cara al hambre y al mundo que te hiere.

 

Carne para los perros del tempero,

piedra en que tropezar, luz y pecado:

hombre que solo nace y solo muere.

 

 

[Img #28425]

[Img #28423]

[Img #28424]

 

 

 

 

 

 

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress