Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 29/05/2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SEMANA SANTA
Astorga Redacción
13/04/2017

"Casi van a dormirse sus siluetas mojadas por el miedo de la noche"

 

[Img #28517]

[Img #28505]

 

 

Las noches de Semana Santa suelen ser frías, y recuerdo que mi madre o mi padre siempre me cogían las manos para darme calor. Era un frío que te iba calando hasta los huesos, poco a poco, curtiéndote la piel, mientras los tambores y las cornetas sonaban a lo lejos. Pero no importaba porque pronto aparecería el ángel ante un ramo de olivo con un cáliz en la mano, y quería comprobar si este año también los apóstoles Juan, Pedro y Santiago seguían dormidos. Eso es lo que pasaba con los Durmientes, como dicen que sucede a veces en la vida, que cuando más necesitado está el hombre, mayor es su desamparo. Cuando en la escuela el maestro nos presentó una lámina de uno de los mejores cuadros jamás pintados, La última Cena de Leonardo da Vinci, la escena me resultaba familiar: aquellos apóstoles que se mostraban sorprendidos ante el anuncio de Jesús de una traición, cada año pasaban ante mí sin tener tiempo suficiente para verles a todos la expresión de su cara, porque, verdaderamente, toda mi preocupación era identificar a Judas Iscariote, el traidor, ese traidor suicida que en otro paso echa un brazo sobre el hombro de Jesús mientras que con la otra mano sostiene fuertemente una bolsa de monedas. Cómo podía tener gente a su lado así, es como Pedro, que antes del canto del gallo niega ser amigo de Jesús hasta tres veces y que por esta desafección el Salvador llora a raudales. Sisebuto me lo explicó cuando le dije que yo nunca haría eso: “No te olvides de que Jesús es Dios, pero también es hombre, y nos quiere enseñar lo débiles que somos cuando por alguien nos vemos comprometidos; algún día lo entenderás mejor”.

 

Juan José Alonso Perandones. Pregón de la Semana Santa de 2012.

 

 

[Img #28510]

[Img #28509]

[Img #28511]

[Img #28512]

[Img #28513]

[Img #28516]

 

 


Seleccionamos para la Última Cena unos versos de ‘Cándida puerta’ (1960) del poeta Leopoldo Panero. El poema, dice José Antonio Carro Celada, “se centra en la cálida sensación de una tahona, donde un manso olor de pan invita a entrar, a tocar su puerta. En un momento dado, puesto que ‘amando es fácil ver’ el poeta presencia la Cena tras los cristales de la ventana, y escucha la voz del Señor, al tiempo que ve las siluetas de los apóstoles.”

 

 

(…)

 

Amando es fácil ver, y araño el frío
de la ventana, para estar adentro´,
alucinado el corazón de infancia, 
presenciando la Cena con mis ojos,
y escuchando, desnudas, a las voces
que aprueban al Señor, entre sus manos
que agrupan el sigilo de las mieses.

 

Atónito de harina está el cuchillo,
y rebosante de la vid el vaso,
y suspensas las voces de tus ojos.
…Casi van a dormirse, y se hacen lentas,
y se hacen más lejanas las palabras,
y parecen decir que suenan últimas,
y se vencen al vino sin raíces,
los párpados velados como islas;
los hombros, con la miel de los cabellos;
las manos arrugadas pero tensas:
hechas a manejar la recia barca
y la tirante piel del soplo agudo.

 

Casi van a dormirse sus siluetas
mojadas por el miedo de la noche:
Pedro, Santiago, Juan, Andrés y Lucas,
y todos los demás que aran las olas
y comen pan desnudo entre los peces;
casi van a dormirse aquí en mi hombro,
y en mi lengua amanece, y en mi carne,
la madera anticipa el peso manso
de la entregada voluntad nocturna,
como un nudo en el bosque se retuerce
doblegando la copa, y en mi alma,
Pedro , Santiago, Juan, desfilan todos
tras los vagos cristales empañados
que no consiente ver más que la sombra. (…)

 

 

[Img #28502]

[Img #28503]

[Img #28504]

[Img #28506]

[Img #28507]

[Img #28514]

[Img #28508]

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress