Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 23/07/2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SEMANA SANTA
Redacción
14/04/2017

"Va a terminar el último acto de la tragedia divina"

En la madrugada del Viernes Santo la Cofradía de la Santa Vera Cruz y Confalón protagoniza la silente procesión penitencial del enclavamiento. En el acto colabora la Cofradía de las Cinco Llagas. Después de realizar el voto de silencio hermanos portando el Cristo Yacente articulado se dirigen a la Capilla de San Esteban, para el acto del enclavamiento. La procesión concluía con el reparto de la 'bola' de la Semana Santa astorgana a todos los Hermanos participantes. Completamos la crónica con un texto del pregón de Antonio Ojanguren y un poema de Salvador Espriu.

[Img #28561]

 

 

La crucifixión (El quinto puñal)

 

Le queda a la Virgen probablemente el puñal más doloroso, el más desgarrador y penetrante. Son las dos de la madrugada. La Vera Cruz que ha cruzado el jardín de sombras alargadas, enfila la muralla de dos en dos cofrades, perfectamente ordenados por los guías. Van tapados hasta el mentón. El color de las capuchas, el escapulario negro estampado con la cruz heráldica, el morado de los verdugos y las túnicas , el cíngulo dorado como los ribetes del estandarte, contrastan con el verde del ‘rompón’ del ‘corredor’, que abre el silencio con la esquila –el becerro- y angula las señales; con el verde de la cruz, desnuda aún, rugosa como un pino sin pulir; con el verde, en fin, de los faroles, que calientan la noche fría del Teleno como si estuviera a dos metros y medio de los tambores, que tocan serios y concisos. Van a la crucifixión. Detrás, entre estandartes, los símbolos del deicidio en bandejas bronceadas: los tres clavos, los dados ludópatas de la túnica, la esponjo, la corona de espinas, el martillo, las tenazas, la matraca con su ruido seco de madera golpeada. Por la calle Portería, blasonada y recoleta, llegan a San Esteban. Todos dejan los faroles agrupados, a cada lado, como si fuera la bocamina y todos entra en imposible y ordenada espiral. Se cierran las puertas. Tres centinelas encapuchados guardan como columnas, el secreto secretismo de un secreto secretado. ¡Pero yo sé lo que hacen! ¡Yo pregono el dolor de los Ángeles, el poder de un Dios que muere salvando bandoleros!

 

Va a terminar el último acto de la tragedia divina. Como dice Jorge Guillén en su poema ‘Viernes Santo’:

 

Esta vida suprema exige muerte.

Ha de morir el Hijo.

Tiene que ser el hombre más humano.

 

Antonio Ojanguren Areces. Pregón de la Semana Santa de 1996.

 

 

[Img #28562][Img #28560][Img #28563]

 

 

Desde su niñez, a Salvador Espriu le acompañó el sufrimiento: enfermedad, la muerte de familiares y amigos, la guerra civil y la dictadura franquista, la demencia y degeneración moral en el mundo entero. Todo ello puede explicarnos su intensa preocupación por el sentido de la vida y su expresión en la Pasión de Cristo y en la Semana Santa. El poema XXXI expresa muy bien esa situación postmorten de los allegados por los lugares donde convivió con el finado.

 

 

XXXI

 

Nada comprendo del fondo del pleito

¿Culpas de quién? Velos de secreto

van encubriendo la verdad.

Hoy me aproximo al lugar yermo.

Desde lo alto del caballo de mi saber,

hurgo tinieblas con placer.

Vuelvo por donde fueron alzados,

juntos, los tres palos de los condenados.

El cuerpo del rey ya está guardado

en el sepulcro por él recién estrenado.

Raros cortesanos desnudos,

los otros dos crucificados

mueren con las rodillas rotas.

Perros con hambre roen pies,

hasta los tobillos hinchados de los reos.

La tierra se mueve. La luz del relámpago

me abate de golpe en este campo.

 

[Img #28564][Img #28565]

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress