Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 17/10/2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tomás-Néstor Martínez Álvarez 
16/04/2017

La sombra persigue a la luz ¡¡Qué espectáculo!!

 

Teatro de sombras, Fermín López Costero. Editorial Nazarí. Granada                     

 

 

     

[Img #28645]

 

              

No, no escribe Fermín para contar historias en grageas, -minicuentos los llama José María Merino en el prólogo-; él, asalta la realidad y la bifurca con derivaciones hacia la ficción, hacia lo veraz, hasta dejarlo todo arrumbado en lo verosímil: nace así su relato, cuento o microrrelato, tan elaborado que recuerda a esos cocineros de restaurantes de estrellas amichelinadas, -plato irregular sin contorno geométrico, contenido provocador de sensaciones encontradas-  siempre capaces de dejarnos boquiabiertos. [DIOS] “Desde hace años, va de taberna en taberna contando a quienes quieren oírle cómo creó el mundo… Sólo los más jóvenes, … , le invitan a alguna ronda… cuando el último garito ya está a punto de cerrar, de manera sigilosa se mezcla entre las sombras y desaparece”. Y prosigue el teatro su acción.

 

En La soledad del farero y otras historias fulgurantes (2009) el escritor cacabelense ya muestra su maestría al escudriñar lo inexplicable para mostrarlo como algo sucedido, expuesto a la mirada de cuantos sigan creyendo en las posibilidades de la creación literaria. Sabe adentrarse y percibir la magia del entorno misterioso en el noroeste peninsular, atento, a la búsqueda de la palabra que espera ser escuchada. No extraña que López Costero aparezca en numerosas antologías del microrrelato publicadas en esta o en la otra orilla atlántica.

 

Atraen sus textos la complicidad del malabarista para que el espectáculo continúe sin necesidad de un final. [El accidente] “… pedaleaba con ímpetu sobre la bicicleta estática, en el cuarto de baño. De pronto, al salir de una curva con escasa visibilidad, me encontré  de frente con una furgoneta de Correos…”.  Si se espera emoción visionaria nada mejor que acudir, entre otros, a la lectura de 'La visita'; que el lector-espectador prefiere zambullirse en buen ambiente, persiga la barahúnda y alboroto de fotógrafos, autoridades, científicos, mercachifles asomados a  'El eclipse'; al finalizar, el aplauso antes de la caída del telón.

 

 

[Img #28644]

 

 

La extensión de los textos no abarcará enormes superficies, mas el remate de cada uno de ellos se expande más allá de la palabra última; esta solo conduce hasta un final interruptus que nunca será barrera para la imaginación del lector; no quedará embarrancada.

 

Entre ironía inteligente, el humor simulado, un preciso, flexible y económico lenguaje Fermín López Costero lleva al lector con giros inesperados hasta ese final volandero de despiste buscado: arte como confusión fantástica. Y, como sugiere P. Andrés Escapa -escritor imprescindible en cuento y novela corta- “los libros acaban dando la razón a quien confía en ellos". Vivimos y nos viven en la imaginación, territorio, afortunadamente, fuera de la ley.

 

                                                                                

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress