Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 13/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Mercedes G. Rojo
20/04/2017

María José Requejo (Boisán de Somoza): Cuando el barro se vuelve arte

 

[Img #28733]

 

 

No es la primera vez que hablamos del influjo de las tierras que nos rodean para atraer hacia ellas a gentes, gentes creadoras concretamente, buscando en ellas el clima adecuado para desarrollar su arte y, desde ellas, llevarlo a muchos puntos distintos de nuestra geografía nacional. Y dentro de ese influjo está sin lugar a dudas el ejercido por el monte Teleno, quizá, sin saberlo ella, el responsable de que nuestra protagonista de hoy, Mª José Requejo Pérez, ceramista de profesión y de intención, llegara un día de 1992 para instalarse en Boisán, uno de los pueblos situado en sus faldas, proveniente de la vecina comarca del Bierzo.

 

En esta pequeña localidad, donde ya lleva la mitad de su vida, encuentra Mª José esa casa que le permite tener a la vez residencia y taller y desarrollarse por los caminos artísticos de la cerámica, caminos que ya había iniciado en sus bercianas tierras natales pero que en Boisán adquieren toda la dimensión que la ha hecho crecer como artista a partir de una decisión que  “fue uno de los cambios más importantes de mi vida”. Y es que considera que si bien, quienes se dedican al arte, lo van a desarrollar de todas formas vivan donde vivan,  porque es algo que se lleva dentro, Mª José está firmemente convencida de la influencia del entorno en la obra de cada uno, al menos en los artistas plásticos, “el entorno, así como las personas que están a tu alrededor, van a influir en lo que haces, van a cambiar formas, colores, intensidades de luz, inspiración, y a mí me pasó.””Mis obras se empezaron a hacer más claras, con arcillas más claras, incluso con más colorido. La luz de Maragatería me influyó en eso…”

 

 

[Img #28732]

 

 

Técnico superior en Artes aplicadas por la Especialidad de Cerámica, con premio extraordinario al mejor expediente académico y proyecto final, Mª José Requejo completa su formación práctica asistiendo a cursos específicos para ceramistas, sobre diversas técnicas, con importantes artistas y profesionales tanto nacionales como internacionales que le van proporcionando conocimientos más específicos a partir de los que seguir investigando sus propios caminos, proceso que se une a la profunda curiosidad por la presencia de la cerámica a lo largo de la existencia del ser humano y su importancia en la misma que le lleva también a graduarse en Historia del Arte por la UNED.  De esta forma consigue no solo los recursos técnicos, si no también el soporte teórico, conceptual, para convertir su trabajo en cerámica en un arte que va mucho más allá del mero ejercicio de la artesanía, creando piezas únicas de gran valor estético que le dan una impronta muy especial a su trabajo artístico, trabajo que va mostrando asiduamente, desde 1988, en algunas de las ferias de cerámica y artesanía más importantes del territorio español (Argentona, Córdoba, Santiago de Compostela, Zamora, León, Salamanca, Valladolid, …), así como en numerosas exposiciones – colectivas e individuales – tanto dentro como fuera de nuestro país.  Largo recorrido durante el cual ha obtenido varios galardones en Certámenes de carácter nacional e internacional.

 

Persona de trato tímido y sencillo, vive enamorada de su arte y del paisaje que la acoge y participando siempre que puede en las actividades culturales de la zona, especialmente en las de su entorno más próximo, viviendo su pasión por la cerámica y tratando de inculcarla en las gentes que viven alrededor de ella, a través de propuestas didácticas para adultos, pero también para los más pequeños. Nos cuenta que no fue ella quien eligió  la cerámica para expresarse, antes al contrario “… la cerámica me eligió a mí cuando era niña, en el mismo momento en que introduje las manos en la arcilla húmeda en una fábrica de ladrillos donde trabajaba el padre de una amiga (…) sentir la arcilla en mis manos fue como si de pronto se empezaran a acumular preguntas en mi cabeza ¿cómo se hace?  ¿cómo se cuece? ¿por qué queda resistente? …”  Y ya desde aquellos primeros momentos comienza a regalar a los demás con su arte “… en la ladrillera empezaba a hacer con la arcilla pequeños objetos artísticos que colocaba entre los ladrillos que se iban a cocer y los operarios de la empresa se encontraban pequeñas sorpresas entre ellos…”  tarea que ha convertido en su profesión y en su pasión.

 

En relación con su actividad, Mª José se define como persona apasionada por el arte y por su trabajo que ha convertido la cerámica artística en su forma de vida. Considera  que son tales aspectos los que hacen que su existencia sea más creativa y  se define, además, como una persona muy involucrada no solo en sus propios proyectos, también  “en la defensa y reivindicación de los oficios artísticos”. Para ella “el arte cerámico es mi forma de vivir y expresarme. Los cambios más importantes de mi vida los he realizado por mi taller. Dejé un buen trabajo, me cambié de lugar de vivir y, también gracias a la cerámica, he conocido a personas estupendas de las cuales he aprendido mucho. E incluso el arte me ayuda a salir de los momentos malos de la vida”. Y si reconoce que la cerámica es a veces muy dura ( “…el proceso de cocción siempre es un sin vivir por si todo sale bien …”) y que no siempre es fácil vivir económicamente de ella, también nos cuenta que el arte que ve y que crea en su vida es tan importante y le origina tantas sensaciones y emociones que la empujan a seguir avanzando, siempre.

 

 

[Img #28734]

 

 

 

Nos interesa mucho conocer su opinión sobre lo que la potenciación del arte puede aportarle tanto a una ciudad como a unas comarcas como las nuestras. En este sentido considera que “el arte siempre aporta visibilidad a una zona” y nos pone como ejemplo el desarrollo de Bilbao a través de una apuesta como la del Guggenheim, que transformó mejorando infinitamente la ciudad y potenciando con ello un turismo de calidad. Y cree que si Astorga y sus comarcas, que ya tienen su arte, edificios, calles, plazas, pueblos que visitan los turistas, que es cruce de caminos, cuidaran más a sus artistas, dándoles más apoyo, la oferta cultural y artística se ampliaría “beneficiando a todo el mundo, haciendo más visible la zona y sintiéndonos más orgullosos de lo que se hace aquí”, como ocurre en otros lugares. “Una ciudad como Astorga, con una gran cultura artística que va desde los romanos hasta un edificio tan emblemático como el de Gaudí, debería reconocer más a los artistas de la zona potenciando exposiciones, talleres de iniciación, jornadas artísticas participativas que dieran a conocer la diversidad de los artistas plásticos que viven en la comarca, algo que hoy en día está abandonado por las instituciones”.

 

Como cabecera de comarcas que es la ciudad ve su relación con los artistas de las comarcas aledañas como una relación muy lejana. Ni se les conoce suficientemente ni, por supuesto, se les reconoce. Pareciera que no estuviéramos orgullosos de lo que tenemos y que siempre consideremos mejor lo que nos llega de fuera. Aunque también considera que éste es un mal endémico en el que influye también el hecho de que al poder político no solo le guste el arte sino que también lo considere importante. Y ve con preocupación la desaparición en nuestro sistema educativo de la enseñanza del arte y las humanidades que van perdiendo importancia en el currículo. Incluso reflexiona sobre alguna de las causas de este fenómeno que se extiende desde el poder, y es que “… el arte también es una forma de protesta y reivindicación y el pensamiento no interesa a los estamentos públicos. Ya vemos lo que está pasando ahora mismo, cualquier expresión artística te puede traer consecuencias judiciales”. Y lamenta que ahora mismo en la ciudad no haya por parte de las instituciones condiciones que animen a valorar tanto el arte en general como la cerámica en particular, y que estén siendo pequeñas asociaciones y particulares quienes se muevan por y para la cultura, pero casi olvidando a la población infantil de donde habrían de salir los futuros artistas.

 

 

[Img #28736]

 

 

Hablando de sus proyectos artísticos que han sido tantos y tan importantes a lo largo de su vida profesional, reconoce que varios de ellos le han aportado mucho. Sin embargo se decanta por hablarnos de uno de los últimos, el proyecto “Kanya en femenino”, auspiciado por Fran de Kanya Enmarcación y por la artista multidisciplinar Charo Acera, una exposición itinerante  con la que, tras su incorporación,  ha recorrido lugares como Vigo, Langreo, León o La Robla. “Un proyecto muy intenso en sensaciones y muy gratificante por todo lo que me aportó a nivel personal y de aprendizaje”, una exposición de carácter itinerante a la que durante un año se han ido incorporando distintas artistas de distintos lugares y disciplinas “algo que crecía a medida que se desarrollaba, en donde las artistas no nos conocíamos. Eso aportó miedo, expectativas, ilusión por conocernos y hablar de las distintas artes”. Otro de sus proyectos más inmediatos es la reincorporación, después de muchos años de parón en este campo, al aspecto docente, dando clases de cerámica para diversos colectivos. Y de los proyectos futuros nos reconoce que tiene varios que están comenzando a fraguar  y por ello (tal vez siguiendo el influjo de la cerámica que hasta que no ha superado con éxito todas las fases de su proceso no podemos considerar que hemos obtenido un trabajo satisfactorio)  no puede hablarnos todavía de ellos. Así que habrá que estar pendientes de lo que ese futuro nos vaya deparando en torno a esta magnífica ceramista artística.

 

Para finalizar, quiero hacerlo poniendo de manifiesto dos preocupaciones de Mª José en relación con el ejercicio de su disciplina. Por un lado la falta de relevo generacional que observa en campos como la cerámica y otras artes tradicionales que, de no poner remedio, pronto verá su desaparición definitiva. Por otro la dura realidad a la que se enfrentan las mujeres que trabajan en el mundo del arte, que ven considerablemente mermada su visibilidad con respecto a sus compañeros. “…siempre tenemos que luchar más y ser muy buenas, la visibilidad siempre parte de la unión en asociaciones o amigas que se juntan y empiezan a moverse para que se las vea”, dos hándicaps muy presentes en el mundo del arte hoy y contra los que es necesario luchar. 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress