Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 21/02/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Samuel Yebra Pimentel
20/04/2017

Justicieros de patio astorgano

Guardar en Mis Noticias.

 

 

[Img #28743]

 

 

En una tertulia de compañeros de café se podían decir infinidad de tonterías sin que tuviesen consecuencias. El contexto atestigua lo informal, la ligereza frívola, el puro extremismo de la opinión propia sin pretensión rigurosa. Suelen ser los lugares comunes del chiste: que si los chinos, que si los gangosos etc. A menudo se cae en el mal gusto, pero la dialéctica de la situación atenúa el sentido, el mal sentido.


Con las redes sociales, en un contexto que pareciera similar, el auditorio ante el que se usan esas palabras gravosas se ha amplificado, puede que ni siquiera esté acotado a los amigos. Parecía que íbamos a hacer gracias al mundo entero, a todas esas nuevas amistades electivas, cuando de repente un extraño en un mundo extraño hace un recorte de la conversación y la saca del contexto de la red para llevarla al mundo de la seriedad. Lo dicho podía haber sido afrentoso o simplemente en un lenguaje poco recomendable o incluso ofensivo para alguien (siempre podrá haber alguien que pueda ofenderse ante cualquier lenguaje).


Es en este fuera de contexto donde el maledicente interesado realiza ‘su recontextualización’. Algo que venía del aire de la ligereza se incrusta en el del crimen, como si aquello dicho casi al paso se hubiera proferido en declaración institucional en pantalla de plasma. -¿Jura usted decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad? –No; digo sí, lo juro.


Lo que no era más que un chiste, una 'boutade', una broma, dos años más tarde se difunde a pesar del emisor con una intencionalidad nueva, la del ‘reemisor’ (Téngase muy en cuenta que quien lo difunde es el reemisor y quien en Astorga se hizo eco con intención maledicente, como si tal cosa no fuera con él : “El edil de IU Rodera salta a los medios nacionales por decir(…) etc”, decía el titular de ese digital astorgano, siendo todos esos 'medios nacionales' únicamente el ‘OKdiario’, algo muy amarillesco y plural como bien se ve.)

 

Joel Simón denomina ‘democradores’ a aquellos sistemas que solo tienen de demócratas los ropajes de que se revisten. Consiguen sus objetivos dictatoriales mediante la manipulación, la difusión selectiva e intencionada de lo secreto, de lo privado incluso; mediante la torsión y contorsión institucional de la publicidad que premia a los amiguitos del alma y castiga a los díscolos y tantas otras medidas que se edulcoran de integración social y terminan en caza de brujas.

 

De aquella conversación poco más que inocente y algo chisposa en facebook, de hace dos años, dos palabras disparaban la prevención: ‘estrellas porno’. Todas las alarmas de los fariseos saltaron al verlas ligadas a las procesiones de Semana Santa. Uno de tantos justicieros del país al saber que estas ‘hermosas palabritas’ habían sido dichas juntas por un concejal de IU, no quiso ya saber ni en qué orden ni contexto. ¡Para qué más? Esa conjunción de palabras: ‘estrellitas, porno, Semana Santa’, que podría haber sido entresacada de un sesudo libro de sociología de Baudrillard o de Bauman, resultaba ahora pecaminosa en los labios del concejal astorgano. ¡Vaya, vaya! ¡Quién pudiera averiguar los improperios de café de los directores maledicentes!


Hay una corriente en internet de lo correcto que es totalmente casquivana e idiota; que hace de la tolerancia de la red el campo de batalla para su intransigencia con lo otro (tal vez lo divergente sea lo de ellos). Lo más grave es que se presentan como apaciguadores, guardianes de la verdad y de la libertad y, como no, de la fe. Pueden decir lo que les venga en gana, pero siempre desde la agresividad a las palabras que decretan enemigas, a las expresiones que no son las suyas o que son las suyas desde la estrechez de miras.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress