Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 12/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
M.A. Reinares
4/05/2017

El tesoro de un viajero uruguayo llamado Néstor Yuguero

Néstor Yuguero llegó este miércoles a Astorga después de haber recorrido en los últimos dos años 16.000 kilómetros encima de una vieja bicicleta que él mismo se encargó de restaurar. Aquella bici usada que rescató del balcón de un amigo en Barcelona hoy transporta todas sus posesiones que caben en tres alforjas. Visto así, a Néstor la sociedad lo colocaría en la fila de los pobres, sin embargo este hombre nacido hace 51 años en Uruguay es inmensamente rico porque sabe que no necesita más.

[Img #29107]

 

 

Néstor Yuguero llegó el miércoles a Astorga pedaleando a través del puerto de El Manzanal y este jueves a lomos de su bici se ha ido camino de Benavente. El viaje que ha comenzado en Ponferrada le llevará hasta Marruecos en un periplo solidario de 1.500 kilómetros que le ha denominado 'De Las Médulas... a las Medinas por la donación de médula ósea'. Su meta no consiste en recaudar dinero, ni en lograr un donante para algún amigo o familiar, no. Su objetivo es servir de vehículo de comunicación allí por donde va del mensaje que quieren transmitir las 5.000 personas que cada año son diagnosticadas de leucemia u otras enfermedades de la sangre en España.

 

Ahora entendemos por qué comenzó su último viaje en Las Médulas. Se trata de un juego polisémico para hacer visibles a los diagnosticados que "necesitarán un trasplante de médula ósea para superar la enfermedad. La población en general desconoce que el procedimiento para ser donante es relativamente sencillo y que no supone ningún riesgo destacable ya que la médula se regenera al 100%. Estoy difundiendo la necesidad y el modo de donar médula ósea así como desmitificar creencias erróneas", asegura el viajero que remite a la página web de la Fundación Josep Carreras para lograr una información más precisa.

 

La carrera contra la enfermedad a la que se enfrentan a diario miles de españoles es la que va marcando en esta ocasión a Néstor Yuguero, un mensajero que dejó el arte de los pinceles sobre los lienzos para dibujar "una utopía" que "desde hace dos años me la llevo en bicicleta. Bajo la bandera de un proyecto solidario, el mundo tiene más sentido y la dureza del viaje se vuelve más soportable", señala este hombre que camina por la vida "sin prisa, sin nada que me retenga, sin nada que me llame salvo esa utopía que me he lanzado a perseguir tantas veces".

 

 

[Img #29106]

 

 

Cinco mil esperanzas transportadas en tres alforjas

 

Una vez conocido el objetivo de su viaje, las tres alforjas colgadas de su vieja bici parecen insuficientes para transportar la esperanza de las 5.000 personas que este año puede que necesiten un trasplante de médula ósea. Llevar de un lado para otro semejante peso sólo puede hacerlo alguien que ha aprendido a desprenderse de lo superfluo en la vida. Cuando salió en el primer viaje de 2015 desde Barcelona para hacer 10.000 kilómetros por la esclerosis múltiple, "dejé ocho cajas con cosas para la vuelta. Estuve ocho meses viajando por toda Europa y cuando volví me dije: 'si en ocho meses no necesité nada de esto quiere decir que me sobra', así que lo que hice fue regalar lo que servía para algo y lo que no lo fui tirando. Me quedé finalmente con una maleta con recuerdos para tener un pasado", relata Néstor al lado del Palacio de Gaudí.

 

En las tres alforjas le caben la comida (no mucha porque un paquete de pasta y bote de lentejas le llega para tres días), la ropa (con tres camisetas es suficiente, la puesta, la lavada que se le va secando por el camino y una tercera de repuesto por si acaso) y la tienda de campaña (para dormir en caso de que en el final de alguna etapa no tenga una casa de alguien que conoce su periplo y le ofrece una cama). "Con eso tengo todo cubierto. Estoy viviendo como un prehistórico pero tengo de todo. No tengo gastos fijos de ningún tipo, para mí es muy fácil viajar así".

 

 

[Img #29114]

 

 

"El tesoro más valioso del mundo"

 

Y así, desprovisto de todo lo material que nos aturde al resto de los hombres y mujeres de este mundo con prisas, viaja Néstor Yuguero en su bici, en la primera y única bici que ha tenido en su vida, porque hasta que hace tres años no descolgó del balcón de su amigo en Barcelona la bicicleta con la que recorre el mundo, nunca antes había dado una pedalada. Desde entonces lleva 16.000 kilómetros acumulados en sus piernas. Por cierto, los últimos 6.000 kilómetros los recorrió bordeando España llevando el mensaje de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en defensa de la vivienda digna.

 

Es cuanto menos curioso imaginar a un viajero sin casa, a quien le encanta dormir en los bosques, trasladando la voz de los desahuciados, aunque quizá escuchando sus palabras se pueda entender su empatía: "desde que empecé a viajar en bicicleta he pasado hambre, he pasado frío y he recibido más muestras de solidaridad de las que podría agradecer, incluso por parte de personas que ni siquiera hablaban mi idioma. Esta es una rueda que debemos mantener girando", concluye este hombre cuyo valor, "en estos tiempos de materialismo enloquecido", radica en defender sobre dos ruedas que los sueños siguen siendo "el tesoro más valioso del mundo".

 

[Img #29108]

 

 

Para seguir el viaje de Néstor Yuguero:

 

www.grandeshazañas.com

Facebook: Grandes Hazañas Solidarias

Instagram: grandeshazanas

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress