Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 11/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Astorga Redacción
6/05/2017

El viaje alrededor de sí de Abel Aparicio

Este viernes la Biblioteca de Astorga acogía la presentación de 'La Ruta del Tuerto', el último libro de Abel Aparicio. Han sido dos años de trabajo sobre el recorrido que le llevó desde la desembocadura del Tuerto en el Órbigo a la altura de La Bañeza hasta su nacimiento en los Barrios de Nistoso

 

[Img #29137]

 

 

Inició la presentación Amando Casado por ser el autor de las 65 fotografías que acompañan los textos y por ser amigo de Abel Aparicio. Del libro dijo que se trataba de una historia novelada de la experiencia vital de Abel, que va más allá de la guía turística al uso, ya que el territorio de 'La Ruta del Tuerto' coincide con el territorio de la niñez de Abel: “por lo que no es de extrañar que en el libro se cuenten historias de su infancia”. El libro, por lo tanto, recorre un itinerario físico donde se realizan otros viajes por el tiempo: el de la infancia de Abel, y por el pasado y el presente de los pueblos por los que transita el río. También señaló Amando que es un libro muy entretenido en donde el autor toma partido con polémicas pasadas y actuales. Por último dijo del libro que está escrito de manera muy sugerente y poética. 

 

De la maquetación y de la fotografía indicó que había intentado la máxima simplificación, “algo muy parecido al viaje en bicicleta, que es no llevar nada; llevarte a ti y llevar la bicicleta. La idea ha sido quitar más que poner todo aquello que sobraba.”

 

Seguidamente Abel Aparicio remarcó lo dicho por Amando ya que este viaje supuso además de un recorrido por los parajes físicos un transitar por la historia reciente de los pueblos cepedanos; así el hilo de Oliegos puede tensarse hasta Foncastín, “a donde llevaron a la gente que vivía en el pueblo cubierto por el pantano.” También este recorrido le obligó a conocer los pueblos que están aguas abajo de San Román de la Vega, su pueblo, hasta la desembocadura del Tuerto en el río Órbigo. San Félix, Villarnera. Pueblos en donde cambian las costumbres e incluso los cultivos propios de la Cepeda Alta.

 

 

[Img #29140]

 

 

La idea de este libro surge, explicaba  Abel, de la infancia: “surge de una tarde cuando niño en que estaba yo paseando a la vera del río de San Román y me vino a la cabeza la pregunta: ¿este agua de dónde vendrá? ¿El agua en la que me estoy bañando de dónde vendrá? El agua con la que junto a mis padres regábamos las tierras, ¿de dónde vendrá? ¿Dónde nacerá el río Tuerto? Esa pregunta quedó ahí latente, hasta que en 2015 resurgió como de pronto y me impulsó a buscar la respuesta.”

 

Este viaje supuso para Abel una constatación de la despoblación de los pueblos de La Cepeda, desde los Barrios de Nistoso hasta San Román de la Vega. Como ejemplo aduce que en el colegio de Sueros de Cepeda en el año 1992 había más de 100 niños y ahora no llegan a los 20.

 

“Parece que en los años 60 caló -comentaba Aparicio- el mensaje de que el mundo rural era paleto y que había que huir de él, aunque ahora parece hacerse un poco de luz con la llegada de nuevas gentes con ideas a estos parajes. Se están haciendo casas rurales mientras que los agricultores que se quedan están diversificando la producción a la vez que se extiende el mundo de la apicultura”. “No todo está perdido, sino que se pueden hacer cosas”, terminó comentando desde su optimismo existencial, Abel.

 

El viaje supuso para el autor una nueva conciencia sobre las luces y las sombras, le llamaron la atención los muchos silencios que todavía perviven. “La gente mayor tiene mucho que contar, pero siempre está esa vergüenza, por ejemplo, al preguntar por la Guerra Civil, aquí en San Justo que hay una fosa de unas cuarenta personas, solo me respondían con el silencio. Otra forma de silencio -continuaba Abel- es la de La Cepeda Alta, que no me proporcionaban los nombres de los pagos, porque sentían vergüenza de hablar mal.”

 

 

[Img #29141]

 

 

“El libro que casi empieza hoy a nacer surge de la experiencia de un recorrido, acompañado de mi amigo Álvaro, de dos días río arriba por el Tuerto, y es más que un viaje, mucho más; en todo caso es también un viaje alrededor de sí”, terminó diciendo Abel Aparicio.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress