Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 19/10/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ileon.com
8/05/2017

Comienza el juicio contra una red de venta y distribución de carne ilegal

Entre los implicados se encuentra una empresa de Pradorrey. El procedimiento arranca este jueves y los nueve acusados se enfrentan a penas por delitos contra la salud y de falsificación continuada.

[Img #29202]

 

 

Los nueve implicados en una trama dedicada a la distribución y venta de carne en mal estado serán juzgados a partir de este jueves, 11 de mayo, en el Juzgado de lo Penal 1 de León. Están acusados de nueve delitos contra la salud  y de uno de falsificación continuada.

 

Según el escrito de calificaciones provisionales al que ha tenido acceso ileon.com, los nueve acusados, propietarios de empresas cárnicas y de un restaurante, están acusados de vender carne y otros productos alimenticios que ocasionaban "un grave riesgo para el consumo humano".

 

Los nueve acusados son propietarios y gerentes de empresas ubicadas en León capital, en municipios del alfoz, y también de localidades del resto de la provincia como Pradorrey, Mansilla de las Mulas y Valdevimbre.

 

El principal acusado es el propietario de una empresa cárnica ubicada en San Andrés del Rabanedo. Según la Fiscalía, contaba con una carnicería y unas dependencias anexas dedicadas al sacrificio de ganado ovino que realizaban sin contar con la pertinente autorización administrativa y sin observar las míninas garantías de salubridad.

 

Además, para aparentar que la carne sí contaba con todos los requisitos legales y sanitarios necesarios, utilizaba un sello que imitaba al oficial del matadero de León, aparentado que el ganado había sido objeto de sacrificio en dichas instalaciones de sacrificio. También distribuía carne de animales destinada al consumo humano a sabiendas que no contaba con las mínimas garantías sanitarias.

 

En varias inspecciones realizadas en 2011, 2012 y 2014, se detectó que el acusado tenía almacenada carne de animales destinada al consumo humano sin las mínimas garantías sanitarias como etiquetado, caducidad y registro sanitario, así como corderos congelados con sellos oficiales del veterinario del matadero de León falsificados. Se decomisaron 1.247 kilos de carne en mal estado.

 

La Fiscalía solicita para él una pena de siete años de prisión, cuatro por un delito contra la salud pública y 3tres más por otro de falsificación continuada, además de una multa y la inhabilitación para ejercer alguna profesión relacionada con alimentación durante seis años.

 

También están acusados los responsables de otras siete empresas de distribución de alimentos cárnicos y de un restaurante, ubicado en Valdevimbre. Todos ellos están acusados de  distribuir carne de distinta naturaleza sabiendo que carecía de las mínimas garantías sanitarias y, en algunos casos, caducada.

 

Otro de los presuntos implicados en esta trama, otra empresa cárnica también ubicada en San Andrés, colaboraba con la carnicería y matadero ilegal en el mismo municipio.

 

En total, se han decomisado más de 14 toneladas de carne y embutidos en mal estado. Para el resto de acusados, la Fiscalía solicita para cada uno de ellos penas que van desde los cuato a los a los dos años y cinco meses de prisión.

 

Las defensas niegan los hechos

 

Las defensas de los nueve implicados han negado los hechos que se les imputan y se muestran disconformes con el relato de la Fiscalía.

 

Así, los acusados de distribuir la carne afirman que desconocían que se trataba de alimentos caducados y sin permisos legales ni sanitarios.

 

Por otro lado, la defensa del principal acusado, propietario de la empresa cárnica ubicada en San Andrés, asegura que no existen hechos probados ni concluyentes para acusar a su representado a siete años de cárcel. Afirma que el inicio de la investigación es fruto de "una denuncia anónima y telemática" presuntamente interpuesta por una persona "que no existe". También asegura que nunca se ha podido demostrar la existencia de un matadero y que en las instalaciones de esta empresa no se sacrificaba ganado, sino que los sacrificios se realizaban en mataderos autorizados.

 

Del mismo modo, niegan que existiera una falsificación del sello del matadero de León.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress