Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 23/05/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ileon.com
11/05/2017

Ocho de los nueve acusados de vender carne sin control sanitario reconocen los hechos

Los ocho implicados han llegado a un acuerdo con la Fiscalía tras reconocer que vendían y distribuían carne que podía ocasionar un grave riesgo para el consumo humano.

[Img #29272]

 

El Juzgado de lo Penal 1 de León ha celebrado este jueves la vista contra los nueve implicados en un trama que se dedicaba a la venta y distribución de carne sin ningún control sanitario y, en algunos casos, en mal estado.  De los nueve implicados, ocho han reconocido los hechos ante el juez para lograr el acuerdo con la Fiscalía, que les ha permitido rebajar considerablemente las penas que se solicitaban para ellos.

 

De esta forma, los propietarios y gerentes de siete empresas cárnicas y un restaurante de la provincia han admitido en sede judicial que vendían carne y embutidos que ocasionaban un grave riesgo para el consumo humano y que no contaban con las mínimas garantías sanitarias, como etiquetado, caducidad y registro sanitario.

 

La Fiscalía pidio una pena más elevada para el propietario de Cárnicas Cantábrica, una empresa ubicada en San Andrés del Rabanedo, que contaba con una carnicería y unas dependencias anexas que se dedicaban al sacrificio de ganado ovino, algo que se hacía sin contar con la pertinente autorización administrativa y sin observar las míninas garantías de salubridad.

 

Además, para aparentar que la carne sí contaba con todos los requisitos legales y sanitarios necesarios, utilizaba un sello que imitaba al oficial del matadero de León, aparentado que el ganado había sido objeto de sacrificio en dichas instalaciones. También distribuía carne de animales destinada al consumo humano a sabiendas que no contaba con las mínimas garantías sanitarias.

 

En un primer momento, la Fiscalía solicitaba para él siete años de cárcel, cuatro por un delito contra la salud pública y otros tres por un delito de falsificación continuada. Además, seis años de inhabilitación para ejercer cualquier profesión relacionada con la alimentación.

 

Tras el acuerdo al que se ha llegado este jueves, ha sido condenado a un año y dos meses de cárcel, más una pena de inhabilitación de un año y medio tras aplicársele los atenuantes de dilación indebida del procedimiento y de reconocimiento de los hechos y arrepentimiento.

 

En el caso del responsable de Cárnicas Babia, que ya ha sido condenado por hechos similares en la provincia de Zamora y se encuentra en prisión, también ha reconocido que se dedicaba a distribuir carne de distinta naturaleza sabiendo que carecía de las mínimas garantías sanitarias. Ha sido condenado a 11 meses de cárcel y a un año y seis meses de inhabilitación para ejercer cualquier profesión relacionada con la alimentación. Se le han aplicado los mismos atenuantes.

 

También han sido condenados los responsables de Cecinas Carrera, Servipast, Rodriporc, Cárnicas Pío y Lofrileón, acusados de los mismos hechos y a los que también se les han aplicado los atenuantes de dilación indebida y de reconocimiento de los hechos. Han sido condenados a cinco meses de prisión y a nueve meses de inhabilitación.

 

Por último, el gerente de la Cueva Miñambres, de Valdevimbre, también ha sido condenado por un delito contra la salud pública a tres meses de prisión y a nueve meses de inhabilitación. No obstante, en este caso, la Fiscalía se ha mostrado favorable a la suspensión de la pena de inhabilitación y a la concesión del indulto por tratarse de "un hecho puntual". Además, la cantidad de carne que almacenaba en mal estado era de apenas nueve kilos.

 

El resto de los procesados tenían en su poder casi 14 toneladas de carne y embutidos en mal estado.

 

Uno de los acusados defiende su inocencia

Pese a que la mayoría de los implicados en este procedimiento ha reconocido su culpabilidad, uno de ellos sigue defendiendo su inocencia. Se trata del propietario de un matadero, que está acusado de almacenar más de 4.719 kilos de carne sin ningún control sanitario.

 

La Fiscalía solicita para él 2 años y 5 meses de cárcel y a 4 años de inhabilitación. El juicio para determinar su responsabilidad en los hechos ha comenzado este jueves.

Noticias relacionadas
Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress