Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 24/06/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
UJCE Astorga
16/05/2017

Casposo machismo en el IES de Astorga

Desde el colectivo de la UJCE en Astorga queremos denunciar los tristes hechos acontecidos recientemente en nuestro instituto público. En los últimos días nos hemos enterado de que hay ciertos profesores y profesoras del centro que le han llamado la atención a alumnas por vestir con “ropa indecorosa” por llevar una ropa “demasiado corta” o con la que “iban enseñando demasiado”, llegando incluso a plantear una norma que recoja qué se puede llevar y qué no.

[Img #29435]

 

 

Dentro de nuestra sociedad patriarcal existe una forma inapropiada de vestir, lo llaman vestirse de forma “provocativa”. No se trata de una norma de conducta, ya que no se aplica de modo equitativo en ambos géneros y son ellas las que deben moderar el largo de la falda, de la manga o del escote y deben moderarlo en función de lo que un grupo de privilegiados dicten. Esto no es más que una vil forma de tapar el casposo machismo que asume erróneamente que como se vista una mujer tiene que ver directamente con el disfrute de los hombres de su alrededor, no de su propia elección. Si un profesor le dice a una alumna que “a clase no se puede ir con esa ropa” está ejerciendo violencia y coartando su libertad a la hora de elegir su atuendo.

 

La gravedad de este suceso radica en eso mismo, en que impone a las mujeres una decisión que sólo les corresponde a ellas mismas elegir cómo vestirse. Esto resulta impensable aplicado al género masculino, que puede y elige como vestir sin exponerse a una situación violenta; un lujo que NINGUNA mujer a día de hoy puede permitirse. Esto también es violencia de género y perpetúa directamente la cultura de la violación. Si existe un modo de vestir impuesto por el patriarcado que me convierte en un ser humano respetable, en el momento en el que deje de hacerlo, quedo completamente sometida a la cosificación y paso a ser un objeto, pensado para el mero disfrute de los hombre.

 

Habiéndose dado estos hechos en un instituto, por parte de educadores y educadoras, quizás debamos pararnos a preguntarnos qué tipo de educación se les está dando a nuestros adolescentes, y no qué funciona mal en la mente de un hombre para insultar, pegar, violar o matar a una mujer.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress