Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 18/08/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Samuel Yebra Pimentel
25/05/2017

Soportales del milagro

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #29651]

 

 

El milagro ya está hecho, y es el milagro tecnológico. Con la instalación de la fibra óptica que permitirá incrementar la velocidad de internet hasta los 300 megas empezarán a llegar los datos: lo que ingresa Peyuca por su ardua labor en el Ayuntamiento, lo que recibe en pago el concejal Ortiz y el sueldo y complementos de ‘el mejor Alcalde’, -a este rey la transparencia lo ha dejado en pelotas-. También sabremos de esos contratos opacos, sin publicidad, que reparten suculentas obras a concretos constructores, aquí la igualdad de género pasa desapercibida. Sabremos entonces de primera fuente de los 7.000 euros apoquinados a NER (Noroeste en Red), -sin publicidad ni taquígrafos- por un trabajito de conclusiones deleznables, cuyo fin declarado es el de mejorar la  imagen del Consistorio, que, ya vamos sabiendo, es la imagen de quienes viven instalados en él. Y todo por esa confusión de lo astorgano con lo propio tan común en la actual coalición que gobierna el Ayuntamiento.

 

Sería la primera vez que el milagro de la tecnología opere el milagro de la santa voluntad.

 

Otro milagro santo y de tan gran calado como el anterior es el de la ‘Operación Religión en las Aulas’, un milagro instrumental e instrumentado que no precisa de publicidad como en lo de la declaración de la renta, (Yo he visto a muchos curas en sus predicaciones… etc.) un milagro que sucede espontáneamente, sin intercesión numinosa ni pecuniaria: los jóvenes que iniciarán el primero de Bachillerato en el próximo curso están eligiendo de forma preferencial la asignatura de religión, bien es cierto que las alternativas que se ofrecen frente a esta son tan solo una segunda lengua extranjera e informática; asignaturas que tendrían que trabajar duro para conseguir un ocho, no digamos un diez.

 

¿Es que de repente les ha entrado a nuestros jóvenes castellanos, leoneses escrúpulos de fin de mundo, o es que han hecho la cuenta de Pascal sin haber pasado por filosofía ni ética? ¿Acaso estos alumnos han vuelto al redil que abandonaran tras la primera comunión? No, que va, han oído hablar del milagro, de la magia cotidiana que acaece en esas clases, transpiran el desencanto del mundo sin tener ni idea de quien fue Max Weber. De las clases de religión esperan la venida del 'homo imaginario', del 'ludens mesías’; en fin, del cine sin fin. Y por encima de todo adoran la chistera de los magos llegados del oriente, de la que, además de mirras y palomas, (perdón, paloma solo una) afloran calificaciones de excelencia. Notas pentecostales como babas de fuego que adjuntan certificados de sabiduría. Notas de birlibirloque que en la nueva prueba de selectividad simulan ser de verdad; verdaderas falsas notas que perjudicarán a los alumnos más honestos. Pero, qué harán estos falsarios con sus falsas verdaderas calificaciones cuando tengan que expresarse en lengua ignota o con procedimientos informáticos. No harán nada. ¡Volverá la paloma salida de la chistera y serán 'de trilingüe y Babilonia'!

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress