Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 18/08/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Samuel Yebra Pimentel
8/06/2017

Las especialidades del Ayuntamiento de Astorga

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #29955]

 

 

La carretera que huiría de León a Bragança, como la guerra de Troya, no sucederá; lo cual es un alivio, pues evitaremos el ruido de escape de lo que atravesaría nuestra vecindad. De paso se ralentizará la marcha de la juventud a esas ‘tierras mal bautizadas’. Llenar las carreteras que aún nos queden de baches es nuestro cometido para detenerlos. ¡ Maldición eterna a quien los recebase!

 

Lo que no sucederá tampoco, alabado sea el Señor, es la instauración de las especialidades para las que fue construido tan magno edificio, ni la remodelación de la estación de autobuses que prometió la Junta ni la renovación de la carretera de Murias y Castrillo. Vías de escape y de bullicio.

 

Seguiremos enterándonos a golpe de inacción de los grandes proyectos del Consistorio para esta más que mediada legislatura -hasta ahora creíamos que no había ninguno-. El descubrimiento de que la nonada podría ser algo parece desde ahora la consigna que triunfa y arrebata. 

 

La psicología de los ediles es un tema de escaso interés. Los factores institucionales que constriñen sus acciones y creencias es lo que merece nuestra atención, sus estrategias.

 

Y parece que la estrategia del ‘edilato’ para tanta ‘no-nada’ era el silencio, tan paradójico que, en cuanto lo mencionas, desaparece. Nada sabíamos hasta la semana pasada de la negativa de la Junta a las demandas de los astorganos. Tan callada era la respuesta como la que tenían por costumbre para los ruegos y preguntas de la oposición en los plenos. Hay que asegurarse de que la voz pública sea 'la conveniente', que formule las ‘cuestiones correctas’, considerándose un problema el que la opinión de la gente se llegara a saber. (Esta es la paradoja de un hablar que requiere el silencio)

 

Ahora ha tenido que salir el alcalde a airear su callada, a desvelar a sus ciudadanos lo que el consejero de la Junta había querido decir: “La oferta de especialidades existentes en el centro de atención primaria y especialidades de Astorga es superior al resto de centros del área de salud de León”. De momento se paliará el susto con un servicio de asesoramiento a los médicos. Eso es todo. ¡Qué ‘palabricas’ tan hermosas!, lo que sospechábamos era tan solo un juicio de intenciones. Como colofón hemos escuchado la voz desnuda de nuestra autoridad edilicia dándonos la ‘interpretación correcta y conveniente’, ¡oh hermenéutica,! ¡oh metonimia aúlica!; pues la afirmación del consejero de la Junta no significaba la negación de la posibilidad de las especialidades; ¡oh palabra benemérita!, ¡oh laceolados estigmas!, ¡oh delirio de besos!. A qué seguir…

 

¿Cuáles son los factores institucionales que constriñen las acciones de nuestro gobierno municipal? Entre otras cosas la pertenencia al mismo partido que gobierna en la Junta de Castilla y León y que también lo hace en el gobierno de España, aunque esté en minoría. Hay otros factores más pedestres: compadreos, servidumbres locales, ya hemos hablado… En la campaña electoral se escuchaba el rumrum de que esa afinidad resultaría beneficiosa para Astorga. A estas alturas ya hemos constatado que no ha sido así. Un equipo apocado, valetudinario, que no ha sido capaz de defender lo conveniente para Astorga en las diversas instituciones de poder, que acata sin una voz tantas decisiones que como astorganos nos ofenden, merecería una pitada colectiva.

 

La plataforma recién constituida para la reclamación y exigencia de especialidades para Astorga les va a pasar por delante de las narices, hagan el favor de subirse a ella, aunque estuviera  ya en marcha. Se trata de luchar por los intereses de Astorga, no de los de su partido. Pero tal vez prefieran seguir esnifando en la nube de smog, o las pedorretas de los karts (en el supremo misticismo del no saber, de la nonada) con las que una semana sí y otra también nos deleitará el alterno o subalterno de la Alcaldía; (pan y circo que decían los romanos). Acabábamos de descubrir la lentitud y el encantamiento de la Astorga tranquila y silenciosa, cultivada; pues al  paso que vamos, lento, temulento, en nada terminaremos con el manantial aurífero, o en el cacareo.

 

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress