Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 26/07/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Aidan Mcnamara
22/06/2017

Conversación no deseada en un autobús rumbo a la capital irlandesa de los abortos

 

[Img #30290]

 

 

 

-¿Adónde va usted, joven?

-Voy a cambiar de sexo.

-¿Usted cree en el progreso?

-Sí, naturalmente.

-Bueno, no nos precipitemos. Ese tono de suficiencia…hay mucha gente que es conservadora. ¿Qué quiere decir con 'naturalmente'?

 

 

-Pues yo soy muy conservador también. Conservo mis libros, por ejemplo, y por otra parte Quevedo (ya que está de moda aunque sea por boca de algunos políticos que, gracias al tochón Mi Gran Libro de Citas Famosas Para Todos Los Apuros (ya disponible para sus yo-phones, sus señorías), pueden fingir haber leído alguna vez en sus vidas quizá en una playa cerca de Tacos Fáciles o Insultos Machistas), habría progresado bastante menos sin el uso de esas magníficas gafas suyas. Es decir, veo el progreso como un rasgo constante en la evolución de la humanidad. Hasta la maldad progresa. En vez de matanzas liosas con espadas y machetes ya podemos organizar genocidios a base de gases tóxicos. Somos la de Dios -y nunca mejor dicho- y eso sin llegar a mencionar nuestras bombas atómicas que dejan hongos dignos de los cuadros de, ejem, Roy Lichtenstein en el cielo durante días como anuncios cósmicos con una sola consigna que reza cuanto más quema: Menos Mal Que Pronto, Gracias A La Misma Tecnología Cuántica, Habremos Descubierto Otro Planeta Que Soporte Vida Humana Porque Éste Está A La Mereced De Siete U Ocho Pavos Con Botones Rojos… y mi tono no ha querido ser grosero, sino distante, porque primero: no me ha preguntado usted si quiero conversar, y segundo: al contestarle, equivocadamente creyendo que mi respuesta le asustaría al romper los protocolos convencionales en este tipo de viajes y así darme el descanso necesario para mi operación al evitar un intercambio de bobadas durante cinco horas (que no me llamo Mario, ¿eh?), me ha salido el tiro por la culata y encima usted ha cambiado de tercio en seguida sin dirigirse a mi afirmación inicial que sí, confieso, alude al propósito de mi viaje, y no al destino, ya que me ha parecido una pregunta tonta dado que el autobús marca claramente en un gran letrero digital  Liverpool, la ciudad inglesa a donde van las mujeres irlandesas a…

 

 

[Bien, tras el fracaso del plan A (ser lacónico) el plan B ha funcionado. Soltar un discurso le ha dormido.

Pero se detiene el autobús abruptamente al encontrar en el camino una manifestación de cebras en contra del prejuicio estigmatizador que les tacha de criaturas maniqueas, y mi compañero de viaje se ha despertado.]

 

 

-Me he dormido.

-Ya ¿Quiere que le repita todo?

-No. Ya me acuerdo. ¿Por qué quiere cambiar de sexo?

-Para enganchar a los lectores con un truco efectista literario de toda la vida y protestar contra el estado irlandés y su hermanastro pequeño, el bastardo malparido de Irlanda del Norte, que no dejan a sus ciudadanas gobernar sobre sus propios cuerpos, y las obligan a viajar a Gran Bretaña para terminar sus embarazos por los motivos que sean.

 

 

- Bueno. El aborto es un tema muy polémico. Y no creo que le vayan a dar un útero de verdad.

- No estoy de acuerdo con usted en la primera y en la segunda tal vez tenga usted razón. Es una columna de opinión. No me he puesto a investigar la ciencia actual. Solo la moralidad rancia. Pero ya tengo sueño. ¿A usted le gustaría vivir en un país regido por amazonas marcianas que decidan por usted cuando toca eyacular?

- ¡Es usted un radical!

-Gracias. No hay nada como un cumplido no buscado. Y ahora, si me permite, y para dormirme bien, voy a leer un capítulo de la autobiografía de Rafael Hernando que se titula Vivir En El Año 666: Entre Pelotazos Y Muchas Geishas De Pies Malformados Pero Da Igual Porque No Juegan Al Golf(o) Con Jesús Gil, Que Descanse en Paz, María, Paloma, jejeje SOY La Hostia De Gracioso A Ver Si Trump Me Da Un me gusta En Feisbuks.

 

 

- ¡Está usted loco!

-No. Sólo cabreado y avergonzado y, para más inri, Theresa Brexit quiere formar un gobierno con el partido Unionista de Irlanda del Norte, que además de prohibir el aborto, defiende el creacionismo.

- Vaya isla, la verde Irlanda. Pero tiene menos paro.

-Claro. La mitad de su población ha marchado. Al siglo veintiuno.

-Bueno, pero por lo menos la república ya permite los matrimonios 'maric', digo, gays, y de hecho, hablando de mari, digo homosexuales, su nuevo primer ministro es 'mar', quiero decir, no es heterosexual.

- Sí. Pero piensa que Simone de Beauvoir es una tasca en París.

- ¿Quién?

 

 

[Me duermo ya.]

 

 

-Oiga, joven, estamos llegando.

-Sí. Poco a poco pero muy poco a poco.

-Se refiere al progreso ¿verdad? Ya voy pillando la ironía. Pero no creo que su protesta sirva de mucho.

- Yo tampoco. Había querido experimentar los fuertes dolores de regla cuando me presentara a una oposición sin posibilidad de cambiar la fecha. Había querido quedarme embarazada para descubrir que a las x semanas el feto no tiene extremidades y le falta la mitad de su cerebro y someterme, independientemente de la enorme tristeza y decepción, a la cruel actitud de un estado guiado por la institución más machista del mundo, la iglesia. (O templo monoteísta de su gusto: sinagoga, mezquita etc). Había querido decir al mundo que un hombre no tiene ni idea de cómo es una mujer si no es mujer… pero soñé con Celia Villalobos y me he puesto muy nervioso.

- Oiga, sea coherente. Ese tipo de coña suena a lo que usted denuncia.

- Tiene usted razón. Se me ha escapado por ser un pobre hombre, supongo. Bueno, hemos llegado.

 

 

[Los dos se estrechan la mano mientras Quevedo presta sus gafas a John Lennon y Las Spice Girls confiesan que todo fue por la pasta y que tampoco saben quién es Simone de Beauvoir.]

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress