Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 25/07/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Un maragato en el exilio
29/06/2017

Vivir lejos del aire del Teleno

En un momento de reflexión de mi vida, he decidido dedicar unos minutos a trasmitir el sentimiento que guardo de mi ciudad a la población que me vio nacer y que ha asfaltado el camino de mi hasta ahora corta vida.

 

Cultura, amistad y valores, tres palabras que me he llevado de Astorga. En este sentido solo tengo palabras de agradecimiento a todas aquellas personas que lucharon para que nuestra generación tuviese un fácil acceso a la sabiduría y la enseñanza. En una ciudad de tan pocos habitantes disponer de un conservatorio de música profesional y una escuela de idiomas es un reto muy difícil de cumplir.

 

Desde el punto de vista actual, desgraciadamente la gran mayoría de esas personas hemos tenido que abandonar nuestro hogar para poder entregar al mundo lo que Astorga nos ofreció en el pasado. Desafortunadamente, desde la distancia la única visión que se ha ido generando de esta gran ciudad es la de estancia estival y escapadas en fechas señaladas. Pero mis preguntas son, ¿Cómo ha sido posible que esto sea así?, y ¿realmente nos conformamos con ver la ciudad llena en determinadas fechas?

 

Es difícil dar una solución a tal problema, pero creo que la mejor solución no es actuar con medidas banales cuyo fin es crear una imagen local y conformista, el problema es estructural. Como siempre se mostró, Astorga es una ciudad con visión hacia grandes retos. De la mano de la cultura Astorga ha conseguido estar presente durante muchos años en grandes salones y desde luego ha conseguido ser referencia internacional.

 

Es un hecho que el problema demográfico no es solo de Astorga y la Maragatería, pero sí que hay que responsabilizar a las personas que se encargan de gestionar la imagen en los diferentes ámbitos de no mantener los valores históricos de esta ciudad.

 

No quiero que todo fluya como un caudal de críticas, si no que sea una lectura constructiva. Se sienten durante unos minutos y reflexionen de dónde venimos y hacia dónde queremos ir realmente. Hay que saber elegir el camino, y no es fácil.

 

Mi único deseo es que dentro de dieciocho años la nueva generación recorra las universidades de este país y se sientan orgullosos de identificarse con Astorga. Que la gente siga teniendo una imagen de Astorga de ciudad grande dentro del noroeste peninsular. Una ciudad noble y respetable.

 

Los maragatos que tenemos que vivir lejos del aire del Teleno seguiremos predicando las buenas canciones que aguarda Astorga y su gente, intentaremos que siga manteniéndose en la cumbre desde cada uno de nuestros puntos. Y siempre tendremos la esperanza de poder volver y tener una vida laboral prospera como la tuvieron nuestros padres.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress