Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 21/09/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tomás Valle Villalibre
7/07/2017

 Seamos exigentes

 

[Img #30587]

 


                                                   
En numerosas ocasiones suelo contemplar, no sé si de forma divertida o todo lo contrario, esa parte del papel de nuestros políticos y politiquillos aficionados a salir en los periódicos con cada movimiento que hacen, a la vez que con mucha insolencia hacen gala de ‘sus logros’ como gestores, exhibiendo con ridículo disimulo el logo de su partido, tarea en la que se empeña una corte de electos y sacristanes, que conforman la decoración. La mayoría de las veces estos palmeros lo son esperando compensaciones de lo más variopintas o mantener las que ya están disfrutando.


Nosotros vivimos en una ciudad más bien pequeña, en un país que ha sido esquilmado inexorablemente por todos sabemos quiénes, en los últimos años. Esta situación junto a erróneas políticas locales, han dando como resultado un escenario descorazonador, que han sumido a los pueblos de la comarca en un erial y por ende a nuestra ciudad en un lugar envejecido, con una tasa de personas jóvenes que me atrevería a calificar como de las más bajas del país, y sin visos de una renovación sostenible de la población.


Cuando estamos a la mitad de la legislatura, me he tomado el interés de repasar uno por uno los programas electorales de los partidos que acudieron a los comicios municipales en nuestra ciudad y debo confesar que de entrada los considero unos auténticos ‘plastas’, por lo largos que son. Un programa electoral tendría que ser un ejercicio de honestidad y transparencia ante los electores y no algo similar a una carta a los Reyes Magos con elementos  imprecisos  y abigarrados que casi nadie lee.


No he logrado entender después de leer todas sus promesas, si éstas estaban planteadas  para los cuatro años que pudieran estar en el Ayuntamiento cada uno de ellos o si eran propuestas para varios lustros. Viendo el ritmo de incumplimiento que están llevando a cabo los dos partidos que rigen los destinos de esta vieja urbe y escuchando las declaraciones de nuestro regidor haciendo balance de los logros conseguidos durante el tiempo que llevan, considero que para llevar a cabo todo lo que nos prometieron ellos y el partido que les apoya, harán falta al menos tres legislaturas.


O sea que si hacemos un repaso a sus panfletos nos daremos cuenta que la Oficina de Gestión para recuperar la inversión en la ciudad, el Plan General de Urbanismo, el Plan Director para la Muralla, el fomento y la atracción de inversores a la ciudad, a través del apoyo económico directo para  la cultura y el turismo que permitan impulsar la Marca Astorga, quedaran seguramente  como promesas para las próximas elecciones junto, por ejemplo, un largo  listado  en el apartado de asuntos sociales.


Intentando ser justo debo reconocer eso sí, que la concejalía de obras y jardines está desarrollando una importante labor, que debe ser aplaudida.


Respecto al Partido que apoya al P.P en el gobierno de la ciudad  casi es preferible no perder el tiempo. Todos estamos viendo en qué se basa su forma de crear industria y potenciar la Ciudad, algo que les quedó muy bien sobre el papel pero que una vez al timón, se pierden en la mar.


Pasarán los cuatro años y nos darán todo tipo de argumentos para justificar el incumplimiento de sus promesas. Nos dirán que ellos tienen puesta la mirada en otros cuatro años y volverán a pedirnos un voto de confianza. “Hoy no han podido cumplir su programa pero solo que las cosas mejoren lo harán”. Nos pedirán paciencia, porque la política es contingente e imprevista y no les ha quedado más remedio que adaptarse a las circunstancias.


Cuando la gente se rasga las vestiduras por los incumplimientos del equipo de gobierno en nuestro Ayuntamiento me parece que antes se debe hacer un pequeño examen de conciencia. ¿Nos dijeron que iban a traer empresas para  crear empleo y dinamizar la ciudad? ¿No iban a solucionar el que nuestros jóvenes abandonen la ciudad? ¡Dijeron que fomentarían el empleo para la mujer, a través de talleres de búsqueda de empleo, especialmente para mujeres víctimas de violencia de género! A ver, me parece que si alguien se creyó esto durante la campaña electoral, el que compró la enciclopedia también tiene algo de responsabilidad en el asunto.


Lo único cierto es que Astorga se está quedando atrás, se han dejado pasar varios trenes por anteriores corporaciones y si no se hace pronto algo serio por parte de la actual, no solamente no mejoraremos sino que iremos perdiendo. Necesitamos que nuestros políticos sean lo suficientemente honestos como para valorar lo que pueden o no realizar, y hacer promesas que consideren que serán capaces de cumplir. No deben engañarnos haciendo macro programas a largo plazo, ya que en principio nos están pidiendo el voto para cuatro años. Debemos ser mucho más exigentes y aplicar lo que es habitual en los países anglosajones: la mentira política no debe salir gratis.
 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress