Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 19/09/2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Arnaut Daniel
23/07/2017

La palabra heredada

Recientemente, con motivo de la Feria del Libro de La Bañeza, se presentó la segunda parte de 'La palabra heredada', un libro que intenta reunir las tradiciones orales en las Tierras de La Bañeza en un momento en el que estas parecen estar declinando

 

José Luis Puerto. La palabra heredada. Tradiciones orales en las tierras de La Bañeza (2). Fundación Conrado Blanco. La Bañeza

 

 

[Img #30652]

 

 

 

La palabra heredada es un trabajo de recuperación, recogida, catalogación y transcripción de las tradiciones orales en las tierras de La Bañeza.


En estos dos volúmenes de ‘La palabra heredada’ José Luis Puerto ha abordado la recogida  de las tradiciones orales en tierras de La Bañeza, en unos 50 pueblos, entrevistando a más de 100 informantes de las distintas áreas de las comarcas bañezanas.

 

En esta segunda entrega aparecen distintos tipos de tradiciones orales recogidos en una veintena de pueblos, como son, Alija del Infantado, Calzada de la Valdería, Castrocalvón, Castrocontrigo, Corporales, Destriana de la Valduerna, Felechares de la Valdería, Jímenez de Jamúz, Losadilla, Mansilla del Páramo, Morla de la Valdería, Palacios de Jamúz, Pinilla de la Valdería, Pobladura de Yuso, Quintana del Marco, Robledo de Losada, San Felix de la Valdería, Tabuyo de Monte, Torneros de la Valdería y Villanueva de Jamuz. A los que hay que sumar Castrotierra, pues incluye, como se dice en el prólogo, dentro del núcleo relativo a los cantares, algunos relativos a la Virgen del Castro. Es la primera vez que se recogen de un modo relativamente sistemático las tradiciones orales de una comarca leonesa, como es esta del suroeste. Aunque existe el precedente de Don Manuel Fernández Núñez  (verdadero patriarca en tierras bañezanas en el asunto de las tradiciones orales), que por pertenecer a una saga de pioneros  no indicaban la procedencia de la tradición que se editaba ni el pueblo, ni quiénes eran los informantes…


El libro, comenta el autor en el prólogo del volumen segundo, se ha realizado a partir de un trabajo de campo intensivo, en los últimos cuatro años. En una situación de intensa despoblación y envejecimiento de los pueblos, nos da cuenta de la actualidad de la memoria colectiva rural en torno a los distintos tipos de tradiciones orales.

 

La Bañeza es un centro de varias comarcas, con características muy distintas. Por una parte está el Páramo una comarca más en contacto con lo moderno donde ya resulta muy difícil recoger tradiciones orales; hay por otra parte comarcas más arcaizantes, como pueden ser la  del Valle del Jamúz, la de la Valdería y la de la Valduerna, donde todavía a pesar  del proceso de pérdida de la memoria en el que estamos, pueden encontrarse tradiciones muy interesantes. 


Las tradiciones orales no son meros pasatiempos, aclaraba José Luis Puerto el día de la presentación y ofrecimiento del libro al pueblo de La Bañeza: “las tradiciones orales cumplen siempre una función ritual y sobre todo la de transmitir la memoria del mundo, la memoria que las gentes tienen de su mundo; por eso tantas de las tradiciones orales hunden sus raíces en el mundo antiguo; algunas nos han llegado por vía oriental, otras vinieron por cauces semíticos y algunas más por vía clásica.”

 

 

[Img #30653]

 

 

 

Comentaba José Luis Puerto a su auditorio bañezano que de repente uno está recogiendo un cuento narrado por un campesino y según nos lo va contando parece que despertara en nosotros un recuerdo; hasta que nos percatamos de que es algo leído en la Eneida de Virgilio. Las tradiciones orales, seguía diciendo ‘Puerto’, “no son un elemento meramente superficial o de entretenimiento. En el cancionero, el pueblo canta en los nacimientos, en las bodas, en los ritos de paso, en el trabajo, cuando celebra las distintas fiestas, en las estaciones del año. Ahora mismo, comentaba, hay un fenómeno nuevo dentro de las celebraciones; con motivo de las bodas de oro las gentes cantan, con lo que se está gestando un cancionero específico de bodas de oro. En ‘La palabra heredada’ se dan unas cuantas muestras de esos cánticos.”


Qué sucede cuando se recogen las tradiciones orales: Que estamos recogiendo algo muy resbaladizo, algo propio de la cultura inmaterial, algo que se guarece en la memoria, hermana del olvido y por eso si no llegamos a tiempo se diluye y lo perdemos.

 

José Luis Puerto contaba que ha ido recogiendo por todas estas tierras oraciones populares deliciosas, de un gran interés. En algunas de ellas encontramos ‘ensaladas de oraciones'; oraciones que se van hilando unas a otras como las cuentas de un rosario. Este invierno pasado, recordaba José Luis, que la señora Plácida, de 85 años, le contó y cantó una ensalada de oraciones que podemos revivir en la página 73 del libro.

 

Hay muchos tipos de romances, de cuentos. En el tomo I publicaba una serie de cuentos de encantamiento recogidos en Quintana del Marco a la señora Basilisa que resultan muy escurridizos y difíciles de recoger.

 

Manifestó Puerto que una de las asignaturas pendientes que tenía por esta zona de La Bañeza era recoger tradiciones en Destriana. Un día de septiembre del año pasado encontró a un grupo de ancianos que le empezaron a contar cuentos, ‘chistes’ que decían ellos . Antes de venirse a la Bañeza a presentar el libro fue a Destriana con el fin de regalarle a cada uno de los cinco informantes el libro, pero solo pudo regalar dos; algunos no estaban, otros estaban con sus hijos o sufrían un proceso de Alzheimer que se había agudizado. La memoria es delicada, insistía, y se escurre fácilmente en el regazo de su hermana, el olvido. Estas 'recogidas' son algo que hay que hacer, porque posiblemente estemos ante el último eslabón, en nuestro mundo rural para poder llegar a tiempo.


Otro tipo de ensaladas se dan en los romances. A veces los informantes hacen una historia, un romance que proviene de dos o más romances, hacen una síntesis, un sincretismo romanceril. Comentaba José Luis Puerto que “yendo por la Valdería, en Calzada de la Valdería, hablando con varias mujeres, una de ellas me dijo: pues mi marido se sabe una poesía antigua que nos ha recitado, pero ahora no está en el pueblo, si viene usted después… Y yo volví de Felechares a Calzada, a la hora que había quedado en el portalillo de la iglesia. Allí, a las seis en punto se presentó el hombre en una bicicleta y me recitó un romance que en realidad es una secuencia de tres romances, del romance del prisionero, del romance del Conde niño y el romance de Gerineldo”.

 

 

[Img #30654]

 

 

Los nucleos que vertebran la obra son los mismos que en la primera entrega (refranes, fórmulas rimadas, adivinanzas, dictados tópicos, oraciones, cantares, romances, cuentos y leyendas), a los que ahora se añaden los trabalenguas.

 
Con estos dos libros de 'La palabra heredada', con lo que son las tradiciones orales que hay recogidas de toda la provincia, además de los dos tomos del Seminario Menéndez Pidal que contienen romances de todas las áreas de La Bañeza, con los cuentos de Julio Camarena, con el cancionero de Miguel Manzano que también atiende al área bañezana y el libro de Leyendas de León del propio José Luis Puerto, quedaría bastante preservada la memoria oral de la zona de La Bañeza.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress