Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 21/02/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Samuel Yebra Pimentel
21/07/2017

Lapsus de la Alcaldada de Astorga

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #30879]

 

 

En el Ayuntamiento de Astorga impera el paternalismo, la brusquedad repentina y tal vez gloriosa (Graham Greene). Quienes están instalados en la gloria con intención de permanencia (con una oposición del PSOE desmenuzada y al parecer en deriva a lo A. Gordon Pym) se sienten y actúan como árbitros a su arbitrio, arbitrarios de concesiones y pactos unilaterales a los que llaman consenso.


El llamado sentido común la más de las veces es común a una comunidad que lo decreta, lo que ocurre es que da carta de naturaleza, de realidad única, a lo que se piensa que no puede ser de otra manera, con las inmediatas exclusiones de los discrepantes, sea el loco, sea el gitano o la ramera.


Pero incluso, si hubiera habido diálogo y se hubiera llegado a acuerdos y tuvieren razón, a los mandamases de Astorga les perdería la manera de administrar esa razón.

 

En el conflicto de los colores LGTBI sobre la fachada del Ayuntamiento de Astorga, con algunos colores más que el verde establecido, el alcalde manifestaba el consenso habido con la oposición u oposiciones para no colocar signo ni bandera que no fuesen las institucionales. Tal vez el verde sea emblema propio de la ciudad de Astorga y se dé por hecho el consenso para su uso como emblema de un equipo que en lo deportivo la representa, pero no sería tan difícil suponer un consenso igual para con quienes todavía socialmente son objeto de desprestigio y burla. ¿O no?

 

Tal vez para llegar a ese uso, un bergantín pirata coloreado de arcoíris entre borrasca y tormenta, habría que haberlo dialogado y pactado, cosa que no se hizo. Mal lo no hecho.


Ante la negativa de IU de no dejarles entrar a su despacho a quitar el arcoíris, los mamporreros del Ayuntamiento violaron la cerradura. Ya saben, a puros güevos, con el ariete machito la descerrajan. Ya ensuciada el alma y la venganza cumplida ocultarían el cadáver cambiando la cerradura. Un apaño psíquico de mentes embreadas y nerviosas, poco o nada sensatas, que olvidan el objeto de sus desvelos intacto: la bandera LGTBI que habían venido a hurtar.

 

El dialogo que predican desde la poltrona, hecho de hieles, de tormenta, de gargajo trisulco y por cojones, desemboca en este tipo de lapsus (no han leído la ‘Psicopatología de la vida cotidiana’ de Freud, algunos ni la leerán jamás, 'never more'. No podrían con ella). Es el diálogo de la intransigencia, solo que travestido, como diría Raffaele Simone, de ‘monstruo amable’. Cuando la amabilidad declina chirrían los dientes de la intolerancia, el ruido de sables, el ordeno y mando, la voz ventrílocua del derecho de pernada.


Pero el objeto oscuro del deseo quedó donde estaba, a la luz más pura de la fachada del ayuntamiento durante la fiesta multicolor; quedó a la luz dando más luz, pero dejó también ese poso de sombra de la luz violada, ese paso de sombra, esa mácula permanente en una intimidad violada.


Aunque tal vez esté equivocado y la bandera la dejaron en su sitio por tenerla en su corazón impresa, en el corazón del carnet de su partido, por su carácter travestido (similia similibus) entre lo que dicen y lo que hacen, que aún querrían disimular pese al punto de evidencia.


Cuando se produce el diálogo es de boquilla e instrumental para un resultado favorable a sus tesis u ocurrencias. 


Mediada la legislatura el alcalde desfilará en la fiesta de locos, en el carnaval veraniego que se avecina, con su transparencia ‘minimax’, diseño de advenedizos y fraudulentos sastres, con el colorido traje de reverbero arcoíris sobre su piel broncínea. Un rey que dice lo que no hace y que hará lo que no diga. Muy de acuerdo con las maneras de ocultación del partido en que se encuentra.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress