Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 12/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tomás Valle Villalibre
21/07/2017

Orgullo LGTBI

 

[Img #30882]

                                                                

 

Deliciosa, irreverente, fresca y divertida. Para María el mejor momento de la semana llega cuando puede servirse un vaso de vino blanco y sentarse junto a su pareja a escuchar música de Beatles. Tienen gustos parecidos, comparten los mismos hobbies y ven la vida de manera muy parecida. Como todas las parejas, tienen sus discusiones, pero su comunicación es respetuosa y pueden dialogar hasta llegar a un punto de encuentro y dejar a un lado el tema.

 

“Nada tienen de especial dos mujeres que se dan la mano, el matiz viene después cuando lo hacen por debajo del mantel, luego a solas sin nada que perder tras las manos va el resto de la piel”. Como en la canción de Mecano, Begoña y María han tenido que pasar por situaciones poco agradables en las que incluso dándose la mano por debajo del mantel, se han visto insultadas y humilladas. Ahora son pareja, lo son desde hace varios años y como dice la canción “lo que opinen los demás está demás.”

 

La bandera arcoíris preside el salón minimalista en el que nos tomamos unas frías cervezas mientras María nos enseña fotografías del último World Pride Madrid 2017, la gran fiesta mundial del Orgullo LGTBI a la que asistieron 'con orgullo'. Expresión que intenta definirnos Begoña: “no debemos avergonzarnos por nuestra orientación sexual. El amor propio, la estima que cada uno tenemos de nosotros mismos como merecedores de respeto y consideración, ese es nuestro orgullo”.

 

Mucho ha llovido desde aquella madrugada del 28 de junio de 1969 en la que se produjeron los disturbios  de Stonewall, un bar situado en el barrio neoyorquino de Greenwich, donde la policía llevó a cabo una redada persiguiendo a los homosexuales, lo que provocó una protesta espontanea multitudinaria, que se ha dado en conocer como la primera en la historia de Estados Unidos, en la que la comunidad de LGBTI luchó contra la persecución de este colectivo.

 

María y Begoña admiten que los avances en este sentido han sido muy importantes, aunque no suficientes. Según Begoña, el acto sexual consensuado entre adultos del mismo sexo todavía es ilegal en setenta y nueve países. En Arabia Saudí, Irán, Yemen y Sudan se castiga con la pena de muerte según la ley Sharia o ley islámica. En Nigeria y Somalia sólo se aplica en algunas provincias, que también se rigen por la misma ley.

 

En Irak y Siria, esta condena se lleva a cabo en los territorios ocupados en ambos países por el grupo extremista Estado Islámico. Incluso se han difundido videos en las redes sociales donde yihadistas arrojan a hombres, acusados de ser gays, desde lo alto de edificios, tal como, aseguran, señala la ley islámica.

 

Aunque en Afganistán, Qatar, Pakistán, Mauritania y los Emiratos Árabes Unidos la pena de muerte por mantener relaciones homosexuales está recogida en la ley, esta no suele ser aplicada.

 

En nuestro país aunque se acepta con cierta normalidad la homosexualidad, todos los años se registran incidentes violentos contra este colectivo por parte grupos radicales que los  han puesto en su punto de mira.

 

Superadas las leyes que en gran parte del mundo penalizaban las prácticas sexuales, el colectivo LGTBI en la actualidad  sale a la calle cada año para celebrarlo y reivindicar la despenalización en los países donde persisten esas leyes, luchando además por los derechos inherentes al matrimonio que le son negados por su orientación sexual, como por ejemplo la legalización de  la adopción de hijos por parejas homosexuales o el respeto a la identidad sexual de las personas transexuales.

 

El que fuera secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon dijo en su día: ”todos deberíamos estar indignados cuando vemos cómo hay personas que sufren discriminación, agresiones e, incluso, asesinatos por ser lesbianas, gays, bisexuales, transexuales o transgénero. Todos deberíamos alzar la voz cuando alguien es arrestado y encarcelado por a quien ama o por la apariencia que tiene".

 

Begoña nos dice que pese a todo la mayor parte del planeta sigue sumergida en oscuras aguas donde predominan las mentiras, que por ridículas nos podrían hacer reír pero en realidad lo que provocan es daño, mucho daño. Cómo se puede decir, como dijo el político Evo Morales, que si los varones comen pollos hormonados tienen desviaciones en su sexualidad. María sonríe y nos  cuenta que según un medico de Texas si escuchamos canciones de Adele podríamos volvernos gay. En Rusia  dicen que han desarrollado una vacuna basada en inyecciones de testosterona, para prevenir la homosexualidad.

 

En este mundo global, nos dice María, todos debemos aprender a controlar nuestro orgullo y superar nuestros prejuicios, siempre desde el respeto hacia el otro ya que aunque ha habido muchos avances conseguidos por el colectivo LGTBI, por desgracia queda mucho camino por recorrer por parte de todos.

 

Como diría la canción de Mecano: “No estoy yo por la labor de tirarles la primera piedra, se equivocó la ocasión y las halló labio a labio en el salón…quién detiene palomas al vuelo, volando a ras de suelo…”

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress